En los últimos días se han repetido la aparición de supuestas ofertas sobre jugadores del Real Madrid. PSG, Bayern, los dos equipos de Manchester y el mismo Tottenham han sido los presumibles autores de ofertas irrechazables. Las propuestas han aparecido en los medios de comunicación, pero ninguna de ella ha llegado a la zona noble el Santiago Bernabéu.

Los dirigentes madridistas creen que todo obedece a diferentes estrategias de los agentes para obtener mejoras de contrato de sus clientes. Varios jugadores del club blanco han pasado por la zona noble y todos han salido como llegaron, es decir, sin subida de sueldo. Özilfue el primero y continúa anclado en los siete millones de euros que pidió allá por el mes de abril.

La situación está llegando al límite. Florentino Pérez y el resto de directivos están por la labor de terminar con estos movimientos que se han convertido en costumbre. La solución pasa por el traspaso de alguno de esos jugadores si finalmente alguna de las 'ofertas' se convierte en forma de propuesta. A más de un jugador de los que han pasado por el despacho oval se le ha repetido el mismo mensaje:”venga con la cláusula de rescisión”. Por el momento no hay lugar a mejora alguna de contrato, tal y como han confirmado fuentes madridistas a El Confidencial.

Esta fiebre llega como consecuencia de la aparición del PSG, Mónaco e incluso el City, aunque el equipo inglés ha echado el freno desde la llegada de Ferrán Soriano y Begiristaín. Lossueldos desproporcionados que reciben algunos jugadores de segundo nivel, han sembrado inquietud en el vestuario blanco, que pide más dinero, algo que los dirigentes no están dispuestos a aceptar.

Incluso las cifras de las que se están hablando en el posible fichaje de Bale también han sembrado incertidumbre en algún peso pesado. Comparan y se sienten perjudicados, algo que repiten cuando se comparan con Kakáy sus diez millones de euros que cobra por temporada.