La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

ENTREVISTA A ROBERTO HERREROS, NACHO VEGAS Y MARC BALFAGÓN, DE FUNDACIÓN ROBO

"Ni somos la banda sonora del 15M ni pretendemos serlo"

Aseguran que ni son "la banda sonora" del 15M ni pretenden serlo, así que digámoslo de la siguiente forma: si el 15M tuviera una banda sonora,
Foto: "Ni somos la banda sonora del 15M ni pretendemos serlo"
"Ni somos la banda sonora del 15M ni pretendemos serlo"

Aseguran que ni son "la banda sonora" del 15M ni pretenden serlo, así que digámoslo de la siguiente forma: si el 15M tuviera una banda sonora, seguramente la pondrían ellos. Son las únicas distancias –obligadas por la prudencia, seguramente–, que la Fundación Robo pone con el movimiento político que surgió en mayo de 2011, cuyo símbolo más reconocible, la máscara de Guy Fawkes, hasta incorpora en la contraportada de su primer disco. No podía ser de otro modo cuando ellos mismos se organizaron a la vez que los indignados para hablar de lo mismo que ellos y hacerlo del mismo modo. Por eso funcionan horizontalmente y acaban de publicar 28 canciones de libre descarga que recopilan ahora en un pack con un CD financiado mediante crowdfunding, cuatro temas inéditos y un DVD con vídeos y un documental. Roberto Herreros, impulsor inicial del colectivo, Nacho Vegas y Marc Balfagón explican a El Confidencial qué es Fundación Robo.

¿Cómo llega uno a la conclusión de que debe emprender un proyecto como Robo?


Roberto Herreros: La idea planeaba de un modo muy difuso sobre algunos de nosotros desde hacía algún tiempo, pero hasta las protestas del 15 de mayo de 2011 no empezó a tomar forma. El 15M ha significado un magnífico resurgimiento de la política. De repente te encontrabas hablando con tus vecinos o compañeros de trabajo sobre el capitalismo financiero. Unos meses antes esto nos hubiera parecido impensable. La gente se manifestó, y sigue haciéndolo, contra el secuestro de la política por la economía y reivindicaba la recuperación del control democrático de la vida pública. Es lógico que esta defensa ante el ataque organizado más amplio que se ha producido nunca contra nuestro bienestar acabara teniendo un reflejo en la música. 



Viven una aventura similar a la del colectivo Wu Ming… ¿Hasta qué punto toman como referencia este proyecto literario?


RH: Cuando empezamos dijimos que Robo pretendía ser una especie de Wu Ming musical porque queríamos que fuera un espacio en el que dejar atrás el narcisismo que todavía domina las canciones populares. En Robo intentamos diluir, dentro de lo posible, el concepto de autoría, privilegiando la importancia de la obra sobre la persona que la produce. Hay algunas diferencias, claro. Por ejemplo, Wu Ming es un colectivo literario totalmente anónimo y Robo no. Pero, aunque se sepa quién está detrás de cada aportación, todas las canciones están firmadas con el nombre colectivo de Robo. Los créditos de cada tema solo son un reconocimiento a las personas que han contribuido de manera desinteresada al proyecto.



Con frecuencia se ha dicho que son "la banda sonora del 15 M". ¿Es una etiqueta justa?

RH: Ni somos la banda sonora del 15M ni pretendemos serlo. Robo solo es una expresión más de las muchas que surgieron a partir del 15 de mayo de 2011.



¿Qué objetivos se marcaron en el inicio del proyecto?

Nacho Vegas: Más que buscar algo concreto esperábamos ir encontrando cosas que nos estimularan y que hicieran crecer la propuesta. En la música la creación individual es solo una parte, y no la más importante. Siempre hay un trabajo de colaboración, de intercambio de ideas y de aprendizaje de los demás. Queríamos poner el foco en esta parte colaborativa y crear un espacio común en el que se encontrara gente tan dispar como Mar Álvarez o Fiera, por poner un ejemplo. Lo que nos une a todos es el cuestionamiento a un discurso hegemónico (social, político y cultural) que llevamos soportando ya demasiado tiempo; a partir de ahí han ido surgiendo no solo canciones, sino encuentros y colaboraciones que definen lo que es Fundación Robo.

¿Esperaban el apoyo de más artistas?


RH: Al contrario, estamos muy contentos con la cantidad de músicos y no músicos que participan en la fundación. Eso sí, como decimos siempre, nos encantaría contar con aportaciones más diversas e incorporar estilos que nos entusiasman como la cumbia, el reggaetón, el kuduro, la champeta o el moombahton, pero al final siempre acabas recurriendo a tu círculo más próximo, que en nuestro caso es el pop y el rock. Con todo, hemos conseguido publicar temas de hip hop o de techno de los que estamos muy satisfechos, pero nos gustaría que fuesen más. 



¿Dónde han quedado esos artistas que en su día fueron la canción protesta?

RH: No esperábamos que se uniera nadie en particular. Robo es una plataforma abierta e intentamos dar cabida a todo el que quiera acercarse a ella. De cualquier modo, la mayoría de los artistas de la canción protesta acabaron fagocitados por la cultura de la Transición, el paradigma cultural hegemónico en España desde hace más de tres décadas. El 15M ha sido la primera gran grieta a esa cultura consensuada y vertical. No creemos que la mayoría de aquellos cantautores se sintieran muy cómodos en un espacio como este. 



Es decir, que tampoco hablamos de canción protesta.

NV: La canción protesta solo es una parte de Fundación Robo, la que reivindica a figuras como Chicho Sánchez Ferlosio o Phil Ochs. Y entendemos que cualquier canción puede ser un grito, una protesta, pero no queremos quedarnos en un concepto que ha sufrido mucho desgaste con el tiempo. De hecho ese grito también lo apreciamos en temas instrumentales (que por tanto no son "canciones" en un sentido estricto) que usan el ruido o la electrónica para expresarse; en el disco hay varios ejemplos.



¿Y lo de canción populista que soléis utilizar?

RH: Cualquier propuesta destinada a mejorar las condiciones de las clases más desfavorecidas es tildada de populista por nuestros gobernantes, así que decidimos apropiarnos del término y resignificarlo. Nunca nos hemos definido como canción protesta. La canción protesta surgió en otro contexto y manejaba otros códigos. Lo de canción populista tiene algo de broma, pero también es nuestra modesta contribución para redefinir el concepto de canción popular.



¿Qué busca Asalto, vuestra facción literaria?


RH: Robo es, por encima de todo, un intento de convertir la frustración en energía política. Unos lo intentan con la música y Asalto con textos literarios. Si lo hemos conseguido o no debe juzgarlo quien dedique un rato a leerlos (no hace falta mucho, son piezas breves). 

En el proyecto de crowdfunding puesto en marcha para financiar el disco consiguieron más dinero de lo solicitado. ¿Hubo mucha prudencia al pedir o el apoyo fue mayor de lo esperado?


Como suele ocurrir en estas campañas, no calculamos del todo bien la cantidad que necesitábamos, pero gracias a que el apoyo fue mayor del que esperábamos hemos conseguido editar el disco sin sufrir demasiado.

Los beneficios de la venta, ¿dónde irán?

No creemos que el disco dé muchos beneficios, pero lo que obtengamos lo emplearemos en la sostenibilidad del proyecto.

Hace poco un miembro de un grupo español me decía que “es muy difícil emocionar con la canción protesta” y que por eso en su grupo solo hacían temas intimistas. ¿Ese es el ombliguismo del que hablan?

Marc Balfagón: Lo que queremos decir se plasma muy bien en la anécdota que comentas. ¿Las canciones con letras de contenido social o político no emocionan? ¿Y las 70.000 canciones con letras intimistas sí? De hecho el mero uso de la noción “canción protesta” ya es una manera sutil de denostar todo aquello que no sea yo/mis cosas/mi amor/mi desamor, etc. Ese ombliguismo del que hablamos puede hacernos pensar que las relaciones personales es de lo único que podemos hablar en las canciones. ¿Por qué? Hay muchos estilos como el primer hip hop, el roots reggae, el dancehall o el grime en los que las letras tienden a hablar de aspectos públicos y problemáticas sociales, además de hablar de relaciones personales. Quizás la cuestión es que algunos de estos grupos no tienen conexión con su entorno social o este es rematadamente pijo. Para los que no es así, les lanzamos una pregunta: ¿podemos hablar de todos esos temas comunes que nos afectan?



“Con esta crisis muchas personas han hecho 'crac' por dentro. Es hora de poner en común la frustración y convertirla en energía política. […] Mejor juntos en la calle que seguir solos en casa insultando a la pantalla del telediario”. Con los ya convencidos será fácil, pero sacar del televisor a aquellos que siguen pensando que no se puede hacer nada, ¿no es una tarea casi imposible?


MB: Desgraciadamente, muchas veces no pensamos en hacer algo hasta que las cosas nos tocan muy de cerca y afecta a nuestro bienestar material. Ahora mismo, la precariedad se está extendiendo y muchas capas de la población están mutando en sus percepciones y sus inercias. Leyendo Tratado para radicales, de Saul Alinsky, un organizador de pequeñas comunidades en lucha en Estados Unidos, te das cuenta de que lo que necesitamos es básicamente herramientas. Si miras las encuestas de opinión, cada vez más, la indignación es generalizada. Los que piensan que no se puede hacer nada solo necesitan algo que les haga cambiar de idea.

Una de las canciones dice algo así como “antes era el primero de la clase y ahora estoy a punto de colocarme el pasamontañas”. Es la indignación en verso, está claro, pero ¿creen que los abusos que vive la sociedad a diario están legitimando una reacción violenta?

NV: Lo curioso es que, a pesar de que la estrategia de los movimientos sociales viene siendo pacífica, las movilizaciones y acciones como los escraches han acabado siendo criminalizados por el Gobierno y la gran mayoría de medios, lo que demuestra que todo esto les está poniendo muy nerviosos, y al menos en ese sentido han funcionado. Es una cuestión de llevar a cabo una estrategia legítima e irreprochable. Pero si piensas en casos concretos, cualquiera entendería que la violencia brutal a la que se somete a los ciudadanos fuera respondida con actos de violencia, siquiera instintivos. La música tiene algo primitivo, en realidad es la manera que tenemos de canalizar de forma pacífica y armoniosa instintos violentos que tendrían justificación. La música a la vez los expresa y los contiene, por eso es tan importante.