no dependerás de la meteorología

Razones para correr en cinta: cómo puede mejorar el entrenamiento

Aunque para muchos es un 'aparato del diablo' que solo está vinculado al aburrimiento, la cinta puede ser mejor de lo que creías

Foto: Correr en cinta puede ser más entretenido de lo que crees. (iStock)
Correr en cinta puede ser más entretenido de lo que crees. (iStock)

¿Correr en cinta o en la calle? Esta es la gran pregunta que siempre ronda la cabeza de los corredores, tanto de los que se están iniciando como de los que ya llevan muchos kilómetros en sus piernas. Si tuviésemos que elegir, parece obvio que la mayoría de los deportistas escogería salir a correr al exterior, ya sea por el asfalto de la ciudad o por la montaña haciendo 'trail running'. Sin embargo, en ocasiones también es beneficioso utilizar la cinta para poner en marcha los músculos.

Se suele mirar la cinta de correr como una 'máquina del demonio' —¿por qué entrenar sobre un tapiz rodante en lugar de salir a ver mundo?—, pero a veces resulta la opción más acertada. Repasamos algunas de las razones por las que sí es una buena idea hacer 'running' en cinta.

No dependemos de la meteorología

A menos que tengamos la cinta en la terraza o nuestro gimnasio tenga la sala de máquinas en el exterior, una clara ventaja de correr en cinta es que no nos afecta la meteorología: no importa si está lloviendo a cántaros o hace un calor de mil demonios. Correr en interior nos despreocupa de gran parte del equipamiento que vamos a llevar, pues no tendrás que protegerte del sol ni del horrible viento que hace los entrenamientos todavía más duros cuando sopla fuerte.

Por tanto, la cinta se convierte en aliada cuando la meteorología no acompaña y, por supuesto, también ahorra tiempo. Puedes aprovechar la visita al gimnasio para cumplir con el entrenamiento de 'running', o correr en casa en cualquier momento del día sobre la cinta.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Correr en cinta también es más seguro

A la variable del tiempo se puede unir la ubicación. Como decíamos, muchos corredores preferirán correr en exterior, pero eso también dependerá de la zona en la que nos encontremos y, más importante todavía, la hora a la que salgamos. Si se vive en mitad de una gran ciudad, habrá que lidiar con peatones y tráfico hasta llegar a una zona tranquila y adaptada en la que se pueda practicar deporte sin peligros ni interrupciones. Correr en cinta ofrece la posibilidad de entrenar en un entorno consistente y estable, para correr y nada más.

Ahora bien, esto también tiene un punto no tan positivo. Correr por ciudad o montaña, esquivando elementos y pisando terrenos diferentes, también hace que nuestro cuerpo trabaje en conjunto para estabilizarse y adaptarse a las irregularidades, así que lo ideal es combinar entrenamientos en interior y exterior.

Muy útil para entrenamientos específicos

Como comentábamos en el punto anterior, correr por ciudades implica tener que convivir con coches, semáforos, cruces y mil elementos más que nos obligan a tener 'mil ojos' que nos impiden hacer entrenamientos de calidad. Si en el plan de entrenamiento 'running' nos toca un día de series, o de carrera continua a ritmos controlados, o de 'fartlek' y cambios de ritmo, se hace casi imposible cumplirlo en plena ciudad. Ahí entra en juego de nuevo la sesión de 'running' en cinta, ya que correr en la máquina puede ayudarnos a llevar a cabo esos entrenamientos con precisión, incluso pudiendo programarlos en los modelos más avanzados.

Como entrenamiento mental

Es frecuente encontrar a corredores para los que correr en cinta resulta tremendamente aburrido —en cierto modo, lo es—. En las calles o en la montaña vamos contemplando lo que nos cruzamos y eso ameniza el entrenamiento. En la cinta, como mucho, podemos mirar al resto de compañeros de gimnasio o a la propia pantalla de información de la cinta.

Sí, correr en cinta es aburrido y monótono, pero podemos darle la vuelta a ese punto negativo y tomarlo como un entrenamiento psicológico, fortalecimiento mental para prepararnos para esas tiradas en solitario o en carreras de larga distancia. Del mismo modo, si se tiene cinta en casa, se puede aprovechar ese momento para ponerse al día con películas o series pendientes mientras quemamos algunas calorías. Dos en uno.

Analizar la técnica o recuperarse de una lesión

Una razón más para correr en cinta es que es el entorno perfecto para poder correr con comodidad y grabarnos para ver realmente cómo corremos. La técnica de carrera es fundamental para optimizar nuestro esfuerzo, evitar lesiones y, en general, ser mejores corredores. Si podemos ver lo que no hacemos correctamente, podremos aplicar pequeños cambios para ir corrigiendo la técnica hacia una postura más eficiente.

Del mismo modo, la cinta también puede ser una gran ayuda para volver de una lesión, pudiendo aplicar intensidades concretas y ampliando paulatinamente el tiempo de cada sesión hasta estar totalmente recuperados.

[Pedro Moya es autor del blog Palabra de 'runner']

Running

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios