NO TE PASES CON EL FRÍO

Cómo sueles arruinar el sabor del champán sin darte cuenta

Metemos bebidas como el vino espumoso y el cava en la nevera pensando que así las conservaremos mejor. Sin embargo, el remedio puede ser peor que la enfermedad

Foto: Sabe mejor fresquito, de eso no hay duda. (iStock)
Sabe mejor fresquito, de eso no hay duda. (iStock)

La mayoría de nosotros asociamos el champán al chinchín de las Navidades, los cumpleaños, los trajes y vestidos y, en definitiva, las celebraciones importantes. No es una bebida muy habitual, pero si algo sabemos es que sabe mejor fresquito, y por eso lo metemos en la nevera, seguros de nosotros mismos, de estar haciendo lo correcto.

El brindis, mejor con champán. (iStock)
El brindis, mejor con champán. (iStock)

Sin embargo, almacenar el champán en la nevera podría estar arruinando su sabor. Y no lo dice una cualquiera, sino Marie-Christine Osselin, la responsable de calidad de Moët & Chandon. Esta afirmación, que también sirve para cualquier vino con espumoso o cava, tiene su particularidad: “Si estás planeando disfrutar de una botella dentro de 3 o 4 días, puedes almacenarla sin problema en la nevera. Pero tan solo consérvala ahí durante unos pocos días porque de lo contrario su característica burbujeante se echará a perder”, señala la experta en el 'Huffington Post'.

A la hora de servirlo, la copa no debe llenarse más de un tercio y debes sujetarla por el tallo si no quieres que se caliente rápido

Si se deja en frío durante semanas, el corcho puede secarse debido a la humedad y, a medida que esto pasa, el sello entre la botella y el corcho se afloja, lo que hace que el líquido se oxide más rápido. En resumen, nosotros que la metemos ahí para que se conserve lo mejor posible, terminamos por cambiar sus aromas sin saberlo.

En su lugar, Osselin sugiere mantener la botella (ya sea de champán, vino espumoso o cava) en un lugar fresco y seco, lejos de la luz directa, y con una temperatura estable. Una vez se deseé consumir, lo mejor será colocarla en un cubo de hielo con un poco de sal durante al menos 15 minutos. Esto se debe a que la sal absorbe el calor de la botella y permite que el frío de los hielos se transmita más rápidamente al contenedor de vidrio. “A la hora de servirlo, la copa no debe llenarse más de un tercio y debes sujetarla por el tallo si no quieres que se caliente demasiado rápido”, añade la experta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios