clásico, pero cierto

Lo que de verdad quieren las mujeres casadas en la cama

Ellas se han quejado de cosas parecidas sobre los hombres a lo largo del tiempo, y los aspectos más técnicos no están entre sus prioridades

Foto: El escenario es importante. (iStock)
El escenario es importante. (iStock)

El supuesto sexo débil sigue resultando misterioso para muchos. Las mujeres, dicen, son contradictorias, demasiado sutiles, complejas... ni ellas mismas saben lo que quieren.

Desde luego cada individuo es diferente al resto, pero hay lugares comunes que son de mucha ayuda. Si eres hombre y crees que son tan complicadas puede que sea solo porque caes en uno de los errores que ellas más lamentan: no escuchar. Inevitablemente, creemos que el otro es igual que nosotros, y nos sentimos frustrados cuando lo que hacemos no le satisface por completo. Pero si controlas el primer instinto y superas la contrariedad, el premio merece mucho la pena.

Las mujeres pueden reprimir su propio placer si se ven en medio de una situación de alto voltaje sexual sin haberse desnudado emocionalmente

Un consejo que puede ser interesante es dejarse iluminar por ellas más que por los otros hombres que parecen triunfar en el sexo y el amor. Puede que ellos mismos no sepan explicar por qué les va bien, o que te oculten información que les parezca agresiva o demasiado competitiva hacia ti. Si tienes amigas íntimas, no dudes en preguntar. Te aseguramos que es lo que más pistas te dará y lo que te hará sentir más seguro al relacionarte con las demás. Sobre todo será productivo si notan que tienes auténtico interés y perciben que no es una excusa para flirtear.

Si te parece incómodo hablar de estas cosas cara a cara, los testimonios escritos también pueden ayudarte. Lo que sigue es el resultado de una encuesta con 1.000 personas casadas de los dos sexos estudiadas por una empresa de investigación de mercados por encargo de Pure Romance, tienda de juguetes eróticos.

Verás que, en definitiva, al menos entre los matrimonios, las cosas no han cambiado tanto de varios siglos para acá.

Comunicación

Parece una lección trillada, pero los chicos siguen sin creérsela del todo. Aproximadamente el 62% de las mujeres contestaron que una mejor comunicación probablemente mejoraría su matrimonio. No estaban solas en eso, explican en 'Men's Health': la mitad de los hombres contestaron lo mismo.

Las mujeres, quizá más que los hombres, pueden llegar a reprimir su propio placer si no se sienten cómodas y confiadas, si se ven en medio de una situación de alto voltaje sexual sin haberse desnudado antes emocionalmente. Y eso puede ocurrir incluso con su marido y en una relación larga.

Para averiguar los deseos e insatisfacciones secretas de tu chica, suele ser buena idea hablar de las tuyas propias. Si tiene mucha conexión contigo fuera de la cama, es posible que se vea envuelta en tus fantasías y se deje arrastrar. En cambio preguntar directamente qué es lo que quiere ella puede resultar tenso a veces, y pedir algo (posturas preferidas, sexo oral... etc.) como si fuera un favor que deseas conseguir (en lugar de un pacto por el placer de los dos) tampoco es lo más caliente del mundo cuando se está buscando el camino para mejorar los asuntos de la cama.

Los hombres suelen encontrar excitante que ellas les pidan cosas muy concretas y de forma clara. Si eres una mujer, no te cortes, sobre todo a la hora de la verdad, con él a tu merced en el catre.

Probar cosas nuevas. (iStock)
Probar cosas nuevas. (iStock)

Generalizando mucho, ellas prefieren más bien sentirse comprendidas. Si eres él y echas en falta algo que crees necesario hablar antes, o la ves menos deseosa de lo que querrías, te recomendamos que escojas un momento de relajación para plantear las cosas, cuando estéis teniendo alguna conversación cálida, o después de una buena cena, por ejemplo. Que ella tenga tiempo de darle vueltas a una idea sexy en su cabeza suele ser una ventaja.

Y sé siempre lo más honesto y sincero posible. Notar que ocultas cosas la aleja mentalmente de ti, y minimiza su placer.

Calentamiento

Antes de correr, hay que estirar los músculos; antes de llegar y besar el santo en el sexo, es mejor besarla a ella. Hasta un 58% de las encuestadas marcaron esta opción entre sus preferidas para 'ascender' en su satisfacción en pareja.

Creemos que a ellas les gusta el sexo tanto como a ti, pero cuando están contigo (la masturbación es otra cosa) no buscan por encima de todo un orgasmo relajante y rápido (a veces también). Si la ves menos implicada de lo que podría, quizá te ayude pensar que estás haciendo el amor con ella, no solo con sus genitales, ni siquiera solo con su cuerpo. Las miradas, los susurros, las caricias (incluidas las de la lengua en el sexo oral) son importantes, y el orgasmo, como dice Debby Herbenick, investigadora sexual, es solo "la quinda del pastel".

Esto es así por motivos puramente fisiológicos: está demostrado que la lubricación vaginal está directamente influida por este contacto. También por todo lo que haya venido antes: gestos de interés y cuidado como prepararle la cena, hacerle un masaje... En fin, todo lo que estreche la comunicación.

Juguetes sexuales

Esta recomendación puede ser menos fiable porque el estudio depende, recordemos, de una tienda de objetos eróticos.

De todas formas, no es de extrañar que un 40% de las encuestadas marcaran esta opción, porque algunos hombres son reacios a experimentar con cosas que de alguna forma compiten con su pene. Quizá esto no te alivie si eres hombre, pero asúmelo: si tu pareja es una mujer sexualmente inquieta apostamos a que tu pene es la menor de las diferencias entre sus masturbaciones solitarias y sus experiencias contigo.

Tu pene no se puede sustituir. Deja que llegue al primer orgasmo con un juguete, seguir después puede ser todo un caramelito para los dos

Cuando las mujeres buscan el orgasmo solas a veces ni siquiera necesitan penetración. Usan sus manos, quizá algún foco de calor agradable o el chorro de la ducha... Y sobre todo su fantasía, como haces tú. El hecho de que disfruten mucho más contigo tiene que ver con tu actitud, con tu forma de ser, con lo que eres para ella, o con cómo la tocas. Y eso no se puede sustituir.

Además, entre nosotros: tu pene tampoco. Para ella conseguir tu placer es de lo más estimulante. No restes tus placeres para ella, todo suma. Y un punto enorme a tu favor es que seas capaz de abrirte a desafíos nuevos solo por el placer de ella. Te aseguramos que tras un tiempo de relación y con la llegada del miedo a la rutina, será todo un regalo. No te preocupes y deja que llegue al primer orgasmo con un juguete, seguir después puede ser todo un caramelito para los dos. Y menos cansado para ti.

Fantasías

Un poco de dominación y sumisión, ataros, hablar durante el sexo, vendaros los ojos, interpretar papeles para el otro, juegos en público, tríos reales o solo narrados, intercambio de parejas...

Según este estudio, son un 50% de los hombres los que harían algo de esto y un 40% de las mujeres.

De nuevo, te aconsejamos que te sinceres en un momento relajado. Ya nos contarás...

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios