LAS DESGRACIAS QUE TRAE LA LOTERÍA

Cuando ganar la Lotería puede convertirse en tu peor pesadilla

La adicción a los juegos de azar es más frecuente de lo que pensamos, y cuando detrás de un premio se esconde un trastorno de este tipo los resultados pueden ser imprevisibles

Foto: Mejor que no te toque el Gordo: 4 historias en las que el dinero se convierte en la peor pesadilla
Mejor que no te toque el Gordo: 4 historias en las que el dinero se convierte en la peor pesadilla

Quedan muy poco tiempo para el sorteo por excelencia de nuestro país, la Lotería de Navidad. Comienzan a formarse colas en las administraciones de la Gran Vía madrileña, las cámaras de los programas de sociedad empiezan a llegar a la leridana localidad de Sort y la prensa publica sus tradicionales historias sobre los números más vendidos. La lotería se vive como un sueño, pero pocos se plantean que puede acabar siendo una pesadilla.

Como apunta el psicólogo Félix Zaragoza, de la clínica Activa Psicología, la adicción a los juegos de azar es más frecuente de lo que pensamos, y cuando detrás de un premio se esconde un trastorno de este tipo los resultados pueden ser imprevisibles: "El dinero pasa a un segundo plano. Se genera un deseo mucho antes siquiera de jugar, sobre el cual la persona no tiene control”. Y al ganar todo va a peor: "La primera inclinación es seguir jugando pues, como se ha ganado, desaparece el sentimiento de culpa". Esto le puede ocurrir incluso a las personas que no juegan habitualmente, que ven desbordadas sus expectativas de la noche a la mañana y no reflexionan sobre cómo invertir su dinero.

La historia está llena de grandes afortunados que lo perdieron todo por no haber sabido levantar el pie del acelerador a tiempo. Un reto al que se enfrentan estos días dos ciudadanos estadounidenses que se repartirán el segundo premio de lotería más grande de la historia de su país, que acaba de fallarse y tiene una dotación de 587 millones de dólares

Sobre los afortunados, que aún permanecen en el anonimato, solo se sabe que compraron sus boletos en los estados de Misuri y Arizona, pero pronto se harán públicos sus nombres, pues es un requisito necesario para recoger el premio. La propia lotería recomienda que los agraciados cambien de número de teléfono pero, además de esto, los afortunados harían bien en repasar la prensa, tomar apuntes, y evitar que les pase como a los protagonistas de estas historias de fracaso.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios