Métodos para ser más persuasivo

Cómo convencer en unos segundos a cualquier persona sobre cualquier cosa

Muchas decisiones relevantes se toman en segundos. Saber manejar estas situaciones de tensión es clave para lograr el éxito

Foto: Claves para ser más persuasivo. (iStock)
Claves para ser más persuasivo. (iStock)

La persuasión, según la RAE, es la habilidad o efecto de persuadir y, a su vez, persuadir es inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo. Más allá de las definiciones de la academia podemos considerar que la persuasión es un don que tienen algunas personas para convencer a otras de hacer algo que les beneficia.

La capacidad persuasiva, como todas las habilidades sociales, puede que algunas personas la tengan especialmente desarrollada, pero en general todo el mundo puede entrenarla y mejorar con el paso del tiempo.

En muchas ocasiones la decisión de una persona respecto a ti puede darse en cuestión de segundos y para poder convencerla se ha de optimizar al máximo tiempo, ya que, además, es posible que tenga objeciones sobre todo aquello que escuche.

Los principales inconvenientes que uno puede encontrarse son respuestas como “no tengo tiempo”, “no me interesa”, “no te creo” o “tengo muchas dudas”. Es recomendable partir de esos riesgos que uno corre para tener un discurso mucho más convincente.

Muchas situaciones de especial trascendencia, ya sean del ámbito profesional o amoroso, pueden decirse en cuestión de segundos, como lo que tarda un ascensor en llegar a la planta seleccionada.

El emprendedor y empresario James Altrucher en Business Insider nos muestra una serie de consejos para conseguir ser mucho más persuasivo en estas situaciones de “vida o muerte” en cuestión de segundos.

1. Preséntate

La gente quiere saber con quién habla y, además, has de conseguir que vean que eres una persona honesta y de confianza.

Conseguir algo así en un instante por supuesto que es complicado, por ello es preferible tener ya un método ensayado. La mejor opción es mantener una postura erguida y sonriente, mantenerse encorvado no solo es perjudicial para la salud (causando molestias musculares e incluso dolores de cabeza) sino que además provocará a tu interlocutor una mayor sensación de desconfianza e inseguridad.

2. Evita los tics

Es complicado no caer en estas respuestas ante los nervios pero es importante no repetir siempre las mismas palabras o decir los famosos “eeeeeeeeeh” “mmmmmmmm” y demás sonidos que lo único que van a provocar es una peor imagen.

Altrucher recomienda que antes de hablar esperes uno o dos segundos que sirvan para asimilar todo lo que ha dicho la otra persona y pensar lo que vas a decir, mientras que si te precipitas probablemente caigas en este tipo de tics porque o no sabrás qué responder o no habrás escuchado bien lo que te dice en tu afán por tener ya preparada una respuesta.

3. Las 6 U

Altrucher reconoce que según cada autor hay unas U y aunque por norma general suelen ser cuatro, él añade dos más:

Urgencia: propón un problema y muestra que es urgente solucionarlo.

Único: afirma tener una solución única y que sirva para dejar en evidencia a otras.

Utilidad: explicar por qué, realmente esta solución es útil y va a mejorar las ya existentes.

Ultraespecífica: explica directamente lo que quieres que se sepa y sé específico en ello. No te andes por las ramas porque el tiempo es oro.

Facilidad de uso (userfriendly): haz que todo sea tan sencillo como para decir simplemente sí , explica lo necesario al máximo para que las dudas sean disipadas.

Pruebas indiscutuibles (unquestionable proofs): si hay estadísticas, buenas referencias o datos positivos siempre será más sencillo. Rellenar tu discurso con valores que le den empaque siempre es una buena idea. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios