Sigue esta sección:
SÓLO HAY QUE ELIMINAR UN PEQUEÑO ÓRGANO

Científicos británicos encuentran una cura revolucionaria para la hipertensión

Cuando pensamos en los órganos que hacen funcionar a nuestro cuerpo nos vienen a la mente el estómago, el corazón o los pulmones, pero casi nadie
Foto: La hipertensión afecta al 40% de las personas mayores. (Corbis)
La hipertensión afecta al 40% de las personas mayores. (Corbis)
Fecha

Cuando pensamos en los órganos que hacen funcionar a nuestro cuerpo nos vienen a la mente el estómago, el corazón o los pulmones, pero casi nadie conoce la existencia del glomus carotídeo, uno de los más pequeños. Se trata de un órgano secretor, del tamaño de un grano de arroz, ubicado en cada lado de la atería carótida –la que lleva la sangre al cuello y la cabeza– cuya función consiste en percibir cambios químicos en la sangre.

Dado su cometido, y su ubicación, el glomus carotídeo es el órgano con mayor flujo de sangre del cuerpo, pero hasta la fecha se pensaba que no guardaba ninguna relación con la hipertensión. Un grupo de científicos británicos, dirigidos por el investigador de la British Heart Foundation (BHF), Julian Paton, eliminaron estos órganos en un grupo de roedores con elevados niveles de presión arterial. Tras realizar la operación, la tensión disminuyó y no volvió a elevarse. En definitiva, bastó con remover estos órganos para que los mamíferos dejaran de sufrir la enfermedad.

El hallazgo, que acaba de hacerse público en un estudio de la revista Nature Communications, podría revolucionar el tratamiento de la hipertensión y es tan prometedor que ya se ha puesto en marcha un ensayo clínico con 20 personas, que estará listo a principios del próximo año.

Un hallazgo excitante

Aunque el equipo del profesor Paton lleva estudiando el glomus carotídeo desde principios de los 90, no ha sido hasta ahora cuando ha descubierto que, a pesar de su pequeño tamaño, el glomus carotídeo tiene una influencia decisiva para determinar la presión arterial de todo el cuerpo. “Sabíamos que estos pequeños órganos se comportaban de forma distinta en condiciones de hipertensión”, asegura Paton en la nota de presentación del estudio. “Pero no teníamos ni idea de que contribuían de forma tan determinante a elevar la presión arterial. El hallazgo es realmente apasionante”.  

Los científicos creen que basta con eliminar uno de los glomus para que la presión arterial disminuya de forma significativa

La función del glomus carotídeo consiste en regular los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre. Cuando caen los niveles de oxígeno en sangre, algo que ocurre cuando aguantamos la respiración, el órgano advierte al cerebro –a través de un nervio que conecta a éste con la arteria carótida– y éste se prepara para incrementar la respiración y la presión arterial hasta que la sangre recupere sus niveles normales.

En los pacientes de hipertensión, por razones que aún no resultan del todo claras, la arteria carótida está sobreexcitada y, debito a esto, los glomus mantienen la presión arterial alta en todo momento. Por suerte, todos tenemos dos órganos carotídeos, y podemos vivir sin problemas conservando sólo uno de estos. Los científicos británicos creen que basta con eliminar uno de éstos para que la presión arterial disminuya de forma significativa, lo que podría constituir un tratamiento seguro y efectivo para las personas que no logren combatir la hipertensión por otros medios.

“La plaga silenciosa”

La hipertensión es conocida entre la comunidad médica como “la plaga silenciosa del siglo XXI”, dada la enorme cantidad de personas que la sufren y sus peligrosas consecuencias. En España padecen la dolencia casi 14 millones de personas, lo que representa algo más del 40% de la población general adulta.

Sólo habrá que esperar un año para saber si el tratamiento es eficaz en humanos

La incidencia de la hipertensión aumenta con una serie de factores de riesgo y los cambios en los hábitos de vida son esenciales para combatirla pero, sobre todo en personas mayores, la enfermedad es crónica y sólo se puede contener mediante el uso de fármacos, como los inhibidores de la ECA yo los beta-bloqueantes, medicamentos que, por desgracia, no funcionan en todos los pacientes.

El profesor Jeremy Pearson, director médico asociado de la BHF, que ha financiado parte del estudio, cree que este hallazgo podría ofrecer una solución a uno de cada cinco pacientes de hipertensión que no pueden controlar esta mediante pastillas. “Se trata de un nuevo tratamiento realmente prometedor para ayudar a este grupo de pacientes”, ha asegurado. Los científicos, no obstante, no descartan que su aplicación –dependiendo de cómo reaccionen los pacientes a la eliminación de uno de los glomus– pueda extenderse a todo tipo de pacientes.

El comunicado de la BHF rezuma entusiasmo. “Es un hallazgo muy importante para mi equipo, y del que estamos extremadamente orgullosos, ya que es muy raro que, para este tipo de investigaciones, se organice un ensayo clínico en humanos con tanta rapidez”, concluye Paton. Sólo habrá que esperar un año para saber si el tratamiento es eficaz en humanos.  

Alma, Corazón, Vida
Comparte en:
Sigue esta sección:
#7
Compartir

Hola jibaro.

 

Creo que los médicos ingleses han realizado un trabajo de investigación notable, aunque sus conclusiones respecto de como enfocar la solución de la hipertensión sean equivocadas, según mi opinión. Abundando más en lo que es la solución real al problema cada día veo más claro, cuando aparece una información cientifica como esta, que las prácticas higienicas alimenticias, respiratorias, de ejercicio, de pensamiento positivo, son una herramienta de primer orden para resolver la gran mayoría de los problemas de salud antes de que se produzcan, indudablemente esto no quiere decir que haya que tirar a la basura prácticas médicas que aportan calidad de vida a las personas, pero casi todas son totalmente prescindibles para las personas que siguen prácticas de autoconocimiento e higienicas, como los ejercicios respiratorios de yoga para mantener muy oxigenado el cuerpo, como beber 3 litros de agua diarios para depurar tóxicos, como alimentarse con consciencia del efecto que tienen los alimentos en nuestro cuerpo, o como vivir en positivo y meditar para apaciguarse a uno mismo.

Ampliar comentario
#6
Compartir

Menuda alegria se habrán llevado los laboratorios que facbrian las pastillas pa la tensión!

Ampliar comentario
#5
En respuesta a depaseovoy
Compartir

Estimado de paseovoy.

 

Insisto. Tiene Ud. razón. Debe tener en cuenta que este descubrimiento es la llave que abre la puerta a muchos hallazgos más y a su solución,  no sólo para los enfermos de hipertensión arterial, sino de tantos otros problemas circulatorios que aquejan posiblemente a muchísimos millones de seres humanos.

 

Estamos de enhorabuena, pues se ha descubierto el mecanismo íntimo  que hace que se eleve la presión en las arterias y que causa daño en otros órganos fundamentales del hombre, por ej., el corazón, los riñones, etc.

Ampliar comentario
#4
Compartir

Parece que la solución que plantean los médicos con la extirpación de uno de los glomus, con el fin de que baje la tensión arterial, no es realmente una solución pues si bien baja la tensión arterial, como efecto secundario te encuentras que el cuerpo pierde su capacidad de respuesta en situaciones de bajo nivel de oxigeno en sangre, por lo que evidentemente no es una solución, tan solo un mal parche pues no va a la raiz del problema (falta de oxigeno en el cuerpo), tan solo va a tratar el síntoma (hipertensión), sin solucionar lo que lo produce la falta de oxigeno.

Los ejercicios respiratorios evidentemente si van a la raiz del problema al incrementar el oxigeno en sangre, aunque requieren trabajo habitual y tomar consciencia de que uno mismo es el responsable de su propia salud.

Ampliar comentario
#3
En respuesta a depaseovoy
Compartir

Estimado depaseovoy.

 

Pienso que Ud., tiene razón. Tenga en cuenta que a los grandes fumadores también  se les asocia como candidatos a sufrir de hipertensión arterial. Es seguro que los alquitranes y otras sustancias de los cigarrillos, produzcan un bloqueo en mayor o menor medida del correcto paso del oxigeno de los alveolos pulmonares a la sangre. Y que por ello se produzca la elevación de la tensión arterial.

 

Magnífico el hallazgo de estos científicos. Da grandes esperanzas a la doliente humanidad.

 

Un saludo.

Ampliar comentario
#2
Compartir

¡Como Robocop!

Todavía seguimos completando el puzle...

Los organismos siguen siendo un misterio...

...La Medicina aún tiene mucho recorrido.

Ampliar comentario
#1
Compartir

Si el glomus carotídeo detecta los niveles de oxigeno e incrementa la tensión cuando estos son bajos, basta incrementar el nivel de oxigeno en sangre para bajar la tensión arterial sin necesidad de ninguna operación, la práctica de sencillos ejercicios respiratorios de forma habitual puede ser igualmente efectivo para conseguir el mismo efecto.

Ampliar comentario