Los pisos de lujo de Marc Rahola, cuyo germen fue un cadáver inmobiliario en Ibiza
  1. Vivienda
THE WHITE ANGEL, EL ORIGEN

Los pisos de lujo de Marc Rahola, cuyo germen fue un cadáver inmobiliario en Ibiza

Lo que para algunos promotores resultó ser la ruina, la traca final, para otros fue una oportunidad. Y Marc Rahola la supo aprovechar

Foto: The White Angel Cala Comte.
The White Angel Cala Comte.

Corría el año 2013. Los promotores en España aún intentaban recuperarse del estallido de la burbuja inmobiliaria de 2008. Muchas compañías desaparecieron por el camino dejando tras de sí un auténtico reguero de cadáveres inmobiliarios. Muchos de esos cadáveres aún siguen cogiendo polvo en distintos puntos de la geografía española, ya que el frenesí constructor supuso la puesta en marcha de proyectos en ubicaciones impensables ahora. Otros han conseguido, poco a poco, resucitar y ver la luz.

Lo que para algunos promotores resultó ser la ruina, la traca final de la fiesta, para otros fue una oportunidad. Y Marc Rahola la supo aprovechar. Aquel proyecto fue la primera letra de una historia que lleva escribiéndose casi una década, con importantes capítulos, especialmente en el mercado residencial de lujo y dentro de este, en el de Ibiza. Un mercado en plena ebullición.

Marc Rahola, sobrino de Abel Matutes, no era, ni mucho menos, novato en el mercado inmobiliario. En 2012 creó su propia cadena hotelera —OD Hoteles— después de varios años trabajando a las órdenes de su tío en los hoteles Fiesta —ahora Palladium Hotel Group—. Un año más tarde, en 2013, cuando prácticamente nadie quería invertir en España, se presentó ante él la oportunidad de dar el salto hacia la promoción residencial en Ibiza, una isla que conocía a la perfección, y hacerlo, además, en el segmento del lujo.

The White Angel nació de las cenizas de uno de los cadáveres de la burbuja inmobiliaria

El cadáver en cuestión era un proyecto cuya construcción, detrás de la famosa discoteca Pachá de Ibiza, muy cerca del puerto náutico Marina Botafoch y del caso antiguo, había quedado truncada por la crisis, con un promotor arruinado y una entidad financiera que heredaba las consecuencias de la crisis y que no dudó en quitarse un 'muerto' de encima.

Aquel cadáver inmobiliario se convirtió en el primero de los proyectos The White Angel de Rahola. Una marca y una filosofía en torno a la promoción inmobiliaria de lujo que se ha repetido en cinco proyectos más y que se engloba dentro de OD Real Estate, la división inmobiliaria de OD Group.

placeholder Marc Rahola.
Marc Rahola.

Aquellos apartamentos junto a Pachá fueron la primera experiencia y, ocho años después, el más exclusivo de ellos acaba de finalizar sus obras. Y se encuentra también en Ibiza. The White Angel Cala Comte se encuentra en una de las mejores zonas de la isla, junto a la cala de la que recibe su nombre. 10 de sus 15 viviendas unifamiliares, de más de 400 metros cuadrados, ya están vendidas.

En esta ocasión, el proyecto se levanta junto a la que, según los expertos, es la urbanización más lujosa de Ibiza, la única que cuenta con doble perímetro de seguridad y enormes villas que quitan el hipo. Una urbanización que ha atraído el interés de futbolistas como Maldini o Pirlo o directivos como la directora general de Yves Saint Laurent.

Unas propiedades muy codiciadas —y escasas— en un mercado en el que falta suelo y grandes proyectos de superlujo, lo que ha provocado el inevitable incremento de precios. "Estas viviendas se han ido revalorizando a ritmos de 100.000 euros anuales desde que salieron a la venta, pero este último año el aumento ha sido mayor. Para que te hagas una idea, por viviendas que hace cinco años salieron al mercado por 3,5 millones ahora se piden cinco. Hay que entender el mercado, son piezas muy únicas", explican varios expertos del mercado de lujo ibicenco.

Su vecino, The White Angel Cala Comte, ha salido a la venta por entre 2,5 y 3,2 millones de euros, si bien desde que arrancó su comercialización, hace dos años, los precios han subido en torno al 10%, ligeramente por debajo del incremento en proyectos 'más asequibles', donde la subida llega incluso al 20%.

Cala Comte ha salido a la venta con precios entre 2,5 y 3,2 millones y ya ha registrado subidas

"Este proyecto es único y decidimos arrancar por fases, o por pieles, con el objetivo de ir generando interés entre la demanda. Ahora estamos en la fase final, con las últimas cinco unidades por vender, viviendas que el comprador ya no ve sobre plano ni en infografías 3D, sino que ya son una realidad. Y la realidad de la promoción acabada está generando más interés, si cabe, por este tipo de producto que tiene una maduración diferente a la hora de comprar que, por ejemplo, viviendas más asequibles", explica a El Confidencial, Marc Rahola.

"Una cosa es comprar una vivienda de 300.000 euros y otra comprar una de dos millones. El proceso de venta y el canal son distintos, el cliente quiere conocer el producto al detalle, al arquitecto...".

Tras la incertidumbre generada por la pandemia, Rahola reconoce un empujón de las ventas durante los últimos meses, al calor de una mayor demanda por este tipo de productos a raíz, precisamente, de la pandemia. "Las restricciones a la movilidad limitaron la llegada de clientes, y eso fue un hándicap, puesto que este es un tipo de proyecto que el cliente necesita ver. Pero al mismo tiempo es un tipo de producto muy demandado ahora mismo".

Acelerón de las ventas y subidas de precios

Tal es el apetito comprador año y medio después de que se decretara el confinamiento, el mercado residencial en general, y en Ibiza en particular, está que arde. Hasta el punto de que una parte de la demanda se ha trasladado a Menorca, donde la brecha de precios, en algunos casos, puede llegar incluso al 100%.

"El empuje de las ventas en los últimos meses ha sido espectacular", reconoce Rahola. "Salimos al mercado hace dos años a unos precios elevados y ya hemos registrado incrementos del 10%. Pero tenemos otras promociones en Ibiza, un tipo de producto más estandarizado, y podemos decir que el incremento ha llegado incluso al 20%".

Foto: Real Cinema, donde se situaría el hotel de Rahola. (EFE)

El comprador de The White Angel Cala Comte es inminentemente internacional. Suizos, ingleses y holandeses. Solo un español. Todos ellos ya pueden entrar a vivir. Las ventas también van a buen ritmo en The White Angel Talamanca, 54 unidades con precios entre 1,6-1,7 millones de euros, de las cuales tan solo quedan seis a la venta. El comprador, en este caso, internacional, pero también local.

La experiencia inmobiliaria de Marc Rahola no se limita, sin embargo, a Ibiza. Otro de sus proyectos estrella se ubica en Andorra. Un gran proyecto de 200 unidades —18 ya vendidas—, con precios entre 5.500 y 600 euros metro cuadrados, cuyas obras —y ventas— arrancaron este verano y que por tipología se suma a la experiencia de Rahola en Baqueira, 129 apartamentos y 20 viviendas unifamiliares adosadas en la urbanización Vall de Ruda, completamente vendidas.

Fuera de España, el joven empresario se encuentra en proceso de obtención de licencia un proyecto en Londres, con uso mixto de 98 habitaciones de hotel y 44 apartamentos ABC, la segunda marca de OD Real Estate enfocada a otro perfil de cliente, viviendas de calidad pero a precios más asequibles que The White Angel.

placeholder Cala Comte.
Cala Comte.

Todas estas marcas y la propia OD Real Estate se encuentran bajo el paraguas del 'holding' OD Group, que abarca negocios tan variados como el cultivo de almendras (Ocean Almond) o la inversión de capital privado (Ocean Group Capital), cuya inversión en los últimos años asciende a más de 100 millones de euros.

"Hemos desarrollado nuestro propio brazo financiero a través de Ocean Group Capital. Tenemos capacidad de desarrollar este tipo de proyectos, como el de Londres, y en Andorra trabajamos de forma de coinversión con grandes fondos de inversión que quieren invertir de manera conjunta con el gestor del proyecto", explica Rahola. "Eso sí, todos estos proyectos tienen un denominador común. Son proyectos que requieren un proceso de maduración importante, están en muy buenas ubicaciones y en lugares con historia".

Madrid, en el punto de mira

¿Dónde está el futuro inmobiliario de Rahola? Sobre futuras ubicaciones, muy pocas pistas. "Seguimos mirando en Madrid y no descartamos Málaga, ahora tan de moda. Pero no tenemos necesidad de estar en un sitio si no hemos encontrado las oportunidades adecuadas. No descartamos las grandes ciudades y mucho menos la capital. De hecho, nuestro buque insignia será el futuro OD Hotels en el histórico Real Cinema", uno de sus proyectos más importantes.

"Mercados como el de Madrid los estamos mirando constantemente, pero no tenemos necesidad estratégica de estar en este u otros mercados que requieren un conocimiento local importante. No tenemos prisa".

Corría el año 2013. Los promotores en España aún intentaban recuperarse del estallido de la burbuja inmobiliaria de 2008. Muchas compañías desaparecieron por el camino dejando tras de sí un auténtico reguero de cadáveres inmobiliarios. Muchos de esos cadáveres aún siguen cogiendo polvo en distintos puntos de la geografía española, ya que el frenesí constructor supuso la puesta en marcha de proyectos en ubicaciones impensables ahora. Otros han conseguido, poco a poco, resucitar y ver la luz.

Ibiza Sector residencial
El redactor recomienda