LA FIRMA CONSPACE FABRICA SEIS UNIDADES AL DÍA

De la cadena de montaje a la obra, así se fabrica un baño en menos de 24 horas

Seis baños al día, 1.200 unidades anuales. Son las cifras de Conspace, la filial de Vía Célere, dedicada a la fabricación, de manera industrializada, de baños y cocinas

Seis baños o cocinas al día, 1.200 unidades anuales. Apenas cinco horas de instalación. Son las cifras que maneja Conspace, la filial de la promotora Vía Célere, dedicada a la fabricación, de manera industrializada, de baños y cocinas.

¿Qué significa esto exactamente? Básicamente, que tanto baños como cocinas se fabrican íntegramente en una cadena de montaje, como si de un coche se tratara, y cuando el producto está completamente acabado se embala, se mete en un camión y se instala en la promoción, antes de que se cierre la fachada del edificio y se levanten los tabiques interiores de las viviendas

"Estamos fabricando dos módulos diarios en un solo turno. Teniendo en cuenta que es una fábrica, ampliando a tres turnos diarios, produciríamos seis unidades diarias. Con fiestas, vacaciones y demás, nos situamos en una producción de hasta 1.200 unidades anuales", explica a El Confidencial Pablo Manuel Gutiérrez, responsable del departamento técnico comercial de Conspace.

[Vea en imágenes dónde se fabrican cocinas en menos de 24 horas]

Lo que hace unas décadas parecía ciencia ficción, industrializar la construcción de viviendas, empieza a cobrar forma en España de la mano de esta compañía y, aunque aún nos encontramos a años luz de ver la construcción de casas enteras en cadenas de montaje similares a las que existen en las fábricas de automóviles, lo cierto es que el sector de la construcción empieza a dar pasos de gigante en esta dirección. 

Por cada 80 baños instalados, el plazo de finalización de la obra se reduce aproximadamente en un mes, mientras que el servicio de posventa, es decir, las reclamaciones por parte de los clientes por defectos o daños en el baño o en la cocina, prácticamente se elimina. "A la promotora le resulta entre un 10%-15% más barato montar las cocinas o baños así que de manera tradicional, mientras que la reducción del coste financiero, al acortarse el tiempo de entrega de las viviendas, es muy significativa", apunta este técnico. 

Foto: Conspace.
Foto: Conspace.

Los beneficios para el trabajador también son evidentes. "Los operarios están menos tiempo en la obra, con lo que se reduce la siniestralidad en un 90%. Además, se evitan los tiempos muertos, es un sistema mucho más limpio y muy poco invasivo en obras, y los operarios no solo tienen todo el material a mano, sino que su manera de trabajar es mucho más ergonómica en todo el proceso, a la hora de alicatar los baños, pintar los techos, etc", explica Pablo Manuel Gutiérrez, que insiste también en los beneficios para el cliente final de la vivienda. "El baño está mejor ejecutado y es de mejor calidad y, puesto que permanece precintado desde que se instala hasta que está finalizada la obra, es totalmente nuevo, a estrenar". 

Se calcula que aproximadamente el 30% de los materiales que se utilizan en la construcción de viviendas se desecha

Con una plantilla actual de 30 personas -empezaron en 2014 con 20-, Conspace se ha convertido en pionera en España en la industrialización de un sector que pide a gritos un cambio. Para que nos hagamos una idea, se calcula que aproximadamente el 30% de los materiales que se utilizan en la construcción de viviendas se desecha. "En otros sectores esto sería impensable. Antes de empezar a construir, lo primero que se lleva es el contenedor para depositar todos los escombros, y nada más levantar una pared la picamos y llenamos de agujeros para meter la instalación eléctrica, tuberías, etc. En el sector del automóvil no se desperdicia material. De hecho. sería impensable tirar el 30% del acero", explica Carles Vergara, profesor adjunto en el departamento de Dirección Financiera del IESE.

En su opinión, "hemos avanzado mucho en cuando a la tecnología de los materiales, domótica, etc, pero estamos muy estancados en la manera de construir". No obstante, asegura, "aunque la industrialización del sector puede resultar utópica, vamos por el buen camino. Basta con ver ejemplos como el del Estadio Olímpico de Londres -el primer estadio desmontable de la historia-. No obstante, para ello es necesario tener tamaño, es decir, acometer un proceso industrial de estas características solo está al alcance de grandes constructoras", añade Vergara. 

Foto: Conspace.
Foto: Conspace.

Apenas cinco horas de instalación

El montaje completo de los baños y cocinas se realiza dentro de los 3.000 metros cuadrados que Conspace tiene en Navalcarnero. "De aquí salen los módulos embalados y se llevan a la promoción totalmente terminados cuando esta es aún una estructura de hormigón y no se han hecho ni las fachadas ni los tabiques interiores. Una vez allí, solo hay que montar los módulos, un proceso que apenas lleva cinco horas. Una vez instalado, nadie entra en el módulo hasta que la obra está totalmente terminada, de tal manera que permite que sea el cliente el primero en estrenarlo", explica Pablo Manuel Gutiérrez.  

El origen de este departamento de I+D de una de las promotoras más potentes en España a día de hoy tiene su origen en la fundación, sin ánimo de lucro, de Vía Célere. "Pasamos de ser un proyecto a una realidad hace un año, con un único objetivo, hacer mejor las cosas y no caer en los mismos errores del pasado. Aún resulta muy complicado hacer todo un bloque de viviendas de manera industrializada, ya que una estructura de acero, por ejemplo, no podría competir con el hormigón que, por costes, es imbatible. De ahí que hayamos decidido empezar con partes de la vivienda. Primero fueron los baños y ahora estamos con las cocinas, que son más complejas porque necesitan más instalaciones, se componen de módulos más grandes... y continuaremos por las fachadas. Pero vamos por el buen camino", concluye.

Vivienda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios