EL 75% HAN SIDO CREADAS POR ORDENADOR

¿Por qué los muebles de IKEA no quedan igual en tu casa? Las fotos no son reales

El 75% de las imágenes de los catálogos de IKEA no son reales sino que han sido generadas por ordenador. Sí. Como lo oyen.

Foto: Foto: IKEA
Foto: IKEA
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El 75% de las imágenes de los catálogos de IKEA no son reales, sino que han sido generadas por ordenador. Sí, como lo oyen. Esas habitaciones fantásticamente decoradas y esos muebles y accesorios espectaculares que no siempre quedan como en la foto cuando los montamos en nuestras casas son fruto de la combinación de ceros y unos. 

    Como si de una revista de moda se tratase, repleta de cuerpos perfectamente esculpidos, peinados, depilados y bronceados a golpe de photoshop, la cadena sueca de muebles recoge en sus catálogos imágenes 100% digitales. 

    Fue en el verano de 2004 cuando IKEA decidió cambiar la manera de producir sus imágenes y decidió sustituir las fotografías por ilustraciones creadas a través de un ordenador. Su primera creación fue una silla, el modelo Bertil, y en 2010 apareció la primera imagen 100% digital de una habitación completa. Desde entonces, el banco de imágenes ha crecido hasta tal punto que tres de cada cuatro –ese 75% que aparecen en su catálogo nunca han existido en la realidad.

    En 2012, este porcentaje apenas representaba el 25% tal y como recogió The Wall Street Journal en un artículo “Los nuevos catálogos de IKEA: menos pino, más píxeles”.

    Las paredes, los muebles, la luz… nada es real. ¿Por qué? Resulta más sencillo desde un punto logístico y económico este sistema, puesto que no requiere construir prototipos de todos los muebles. No es necesario, pues, el traslado de los mismos, ni su montaje y la posterior sesión de fotos y retoque fotográfico. Un proceso que no sólo es largo, también costoso y sujeto, en muchas ocasiones, a cambios de última hora que lo retrasarían todo. Gracias a los programas informáticos utilizados, todo es mucho más rápido, barato y flexible, puesto que pueden introducirse cambios en tiempo real. Además, también permite añadir productos que aún no han sido fabricados y comprobar incluso su nivel de demanda antes de que existan en la realidad.

    IKEA cuenta en la actualidad con un banco de unas 25.000 imágenes a máxima resolución, en 3D y a una escala 1:1 que recogen hasta las texturas de los muebles con tal precisión que consiguen engañar al ojo más avezado, incapaz ahora de distinguir una imagen digital de una fotografía tradicional retocada.

    Una de las claves por las que IKEA decidió comenzar a explorar esta alternativa fueron las dificultades que conlleva el proceso de crear un montaje fotográfico de forma tradicional. En primer lugar, hay que construir prototipos de todos los muebles y después reunirlos en un mismo lugar, una preparación que puede resultar cara y larga. Además, cualquier cambio de última hora requeriría volver a construir todo el montaje.

    Foto: IKEA.
    Foto: IKEA.

    La ventaja de apostar por el uso de programas informáticos es que el proceso se vuelve más rápido y barato. Todos los cambios se pueden introducir al momento, y el realismo de las imágenes ha alcanzado un nivel realmente notorio, hasta el punto de que a veces resulta prácticamente imposible determinar si estamos ante un ambiente real o una creación meramente digital.

    “No queríamos que los consumidores vieran o, incluso más importante, sintieran la diferencia con el cambio”, ha explicado en más de una ocasión Martin Enthed, responsable del mismo. Y parece que lo ha logrado con creces.

    Si siempre pensaste que las imágenes de sus catálogos eran demasiado perfectas para ser reales, aquí tienes la explicación.

    Vivienda
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    11 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios