XAVIER DALMAU, PRIMERA VÍCTIMA QUE GANA EN LOS TRIBUNALES

David contra Goliat: la banca pierde el primer asalto judicial de las hipotecas multidivisa

Noches enteras sin dormir. Insomnio, desvelos… Los últimos cinco años han sido una auténtica pesadilla para Xavier Dalmau, la primera víctima de las hipotecas multivisa que ha

Foto: David contra Goliat: la banca pierde el primer asalto judicial de las hipotecas multidivisa
David contra Goliat: la banca pierde el primer asalto judicial de las hipotecas multidivisa
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    Noches enteras sin dormir. Insomnio, desvelos… Los últimos cinco años han sido una auténtica pesadilla para Xavier Dalmau, la primera víctima de las hipotecas multivisa que ha sentado en el banquillo a una entidad financiera, Catalunya Caixa, y ha ganado el primer asalto. David contra Goliat.

    Su pesadilla comenzaba el 27 de noviembre de 2007. Ese día, ya en la notaría, Xavier Dalmau firmó una hipoteca en yenes por 360.000 euros. “Necesitaba financiación y confié en la opción que me ofreció el director de mi oficina ya que había una gran relación de confianza, así que me fié. Tenía un inmueble a nombre de una sociedad de mi propiedad, Ensenada Llafranc, y me subrogué al préstamo. Sin embargo, el mismo día de la firma me enteré de que no era una hipoteca normal".

    "Estuve atento a los temas que hay que repasar antes de firmar, tipo de interés, datos personales, capital del préstamo, comisión apertura, y el tema de la cláusula multidivisa lo recuerdo sin pena ni gloria, como una formalidad para poder tener un tipo de interés bien negociado e interesante. ¿Por qué seguí adelante?, porque confiaba en el director del banco que me dijo que era la mejor opción. Él mismo lo reconoció ante el juez".

    Como la mayoría de afectados por las hipotecas multidivisa -entre 30.000 y 60.000-, Xavier Dalmau contrató este producto en el peor momento posible ya que a mediados de 2008 se produjo un giro en los mercados financieros que llevó a la moneda nipona a pasar de un máximo de 176 yenes por euro a 113. 

    La deuda se duplicó en cuatro años

    Entre julio de 2008 y enero de 2012 el yen perdió un 43,27%, recoge la sentencia, "lo que lleva aparejado como consecuencia que el cliente debe un 57% más de lo estimado por el banco en su simulación inicial y un 49% más del capital solicitado inicialmente en el préstamo hipotecario". Tanto es así que Catalunya Caixa reclama al demandante 600.000 euros. De hecho, la entidad ha recurrido la sentencia alegando que el demandado no estaba abocado necesariamente a la adhesión de las condiciones contractuales pactadas en subrogación, sino que tenía diferentes alternativas para conseguir la financiación que necesitaba.

    La piedra está ahora en el tejado de la Audiencia Provincial de Barcelona, que se pronunciará aproximadamente dentro de 18 meses. Por ahora, la balanza judicial se inclina del lado de Xavier Dalmau, que explica cómo con el cambio del yen, la deuda inicial de 360.000 euros de noviembre de 2007 alcanzó los 560.000 cuando decidió tirar la toalla y dejar de pagar cuatro años más tarde. 

    Cuanto más pagas, más debes al banco

    "La deuda no sólo había aumentado en 200.000 euros, sino que en esos cuatro años pagué aproximadamente 100.000, con lo que estaríamos hablando de un incremento de la deuda de 300.000 euros sobre un capital de 360.000, casi el doble", explica. "Tuve que aportar nuevas garantías para que no me ejecutaran el préstamo y aporté tres inmuebles de mi propiedad libre de cargas. Una de ellas se la han adjudicado y las otras dos están en el juzgado en proceso de ejecución". 

    Dalmau recuerda cómo acabó ‘atrapado’ en una hipoteca multidivisa. "Me di cuenta de que algo no marchaba bien cuando la tabla de las cuotas mensuales que me había dado la entidad no tenía nada que ver con la realidad".

    “Te desesperas porque ves que cuanto más pagas, más debes al banco. Es una sensación terrible. Y esperas. Esperas a ver qué pasa, pero todo va a peor y cuando quieres darte cuenta estás hasta el cuello. No sabes cuánto tiempo más podrás aguantar y cuando te das cuenta ya es tarde para salir”. “Llega un punto en el que pides socorro. Yo llegué a este punto y fue cuando tuve que hipotecar otras cuatro propiedades, todo mi patrimonio. ¿Cambiar mi hipoteca en yenes a euros? Imposible. Ya había perdido cualquier opción de salirme".

    Una demanda pionera en España

    Comenzó entonces su batalla particular. Abogado de profesión, Xavier Dalmau comenzó a dar forma a la primera demanda contra una entidad financiera por la concesión de hipotecas multidivisa. "Me he pasado noches enteras preparando la demanda, buscando información... Sólo encontré jurisprudencia en las sentencias contra los swaps".  “Estaba solo elaborando una demanda que no existía en el país. He tenido que crear una demanda desde cero, sin ningún tipo de precedentes”.  

    El 23 de abril de 2012, el día de San Jordi, todo estaba listo para interponer su demanda ante el Juzgado de Primera Instancia número 44 de Barcelona. Apenas siete meses después, se conocía la sentencia. Después de que el juez escuchara los testimonios de los directores de la entidad -hubo cambios desde que se firmó la hipoteca-, vecinos y peritos, aquel declaró nulo parte del contrato, "en concreto la opción multidivisa y el hecho de haberse otorgado el mismo en yenes japoneses siendo válido en todo lo restante".

    Así, la sentencia pide "que se recalcule el capital que se adeuda una vez descontadas las amortizaciones e intereses pagados tal y como sería un préstamo absolutamente normal que se liquida en moneda propia del país en el que se celebra el contrato. Lo anterior implica que lo que se solicita es una nulidad parcial de un negocio, pues se interesa se mantenga la vigencia del préstamo como si hubiere suscrito en euros desde un inicio".

    "Pedí que declarasen nula la hipoteca y lo he conseguido", comenta Xavier Dalmau. "Sigo debiendo al banco 260.000 euros, pero prefiero que me ejecuten por esta cantidad que por 600.000. Si el banco no quiere concederme una hipoteca por este importe, lo peor que me puede pasar es que pierda la propiedad, pero a efectos de subasta con su venta cubriría la deuda. De la otra manera perdería la vivienda y además seguiría endeudado de por vida”.

    Reconoce que esta puede no ser la mejor solución para todos los afectados. “Al ser la primera estamos ante un proceso de ensayo/error. La demanda ganadora se puede perfeccionar, pero los fundamentos son los mismos. En mi caso pedí la nulidad pero a mí me venía bien. Sin embargo, puede haber afectados que no quieran perder su vivienda".

    Los afectados pierden el miedo a demandar

    Trabajo, en este sentido, no le falta. "Desde que salió la sentencia recibo entre 40 y 80 correos electrónicos diarios y tengo más de 10 demandas preparadas. Hay Mossos d'Esquadra, bomberos y pilotos atrapados por hipotecas multidivisa". "Hay mucha gente con miedo a meterse en juicios , pero quien ya no puede más tiene que demandar antes de que el banco inicie el procedimiento de ejecución hipotecaria. Porque si esto sucede todo se complica ya que el juez encargado de la ejecución no puede entrar a valorar si las cláusulas de la hipoteca son abusivas o no, por lo que el procedimiento seguirá su curso y con toda probabilidad acabará en un lanzamiento".

    Xavier Dalmau ha ganado el primer asalto. Posiblemente el más importante. Pero Caixa Catalunya no tira la toalla y ha presentado recurso. Él se muestra confiado. "Si la Audiencia Nacional de Barcelona la ratifica, no va a quedar en España ningún producto como este. Son derivados financieros, especulativos y complejos. Tienen los días contados. Somos el equipo ganador”.

    Y a quienes pueden acusarle de especulador les contesta. “Cómo voy a especular con mi vivienda, donde vive mi familia. No hice ni un solo cambio de divisas”. 
    Vivienda
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios