ERA UN FOOD TRACK

Dos pingüinos vuelven a un restaurante de sushi del que les sacó la policía

Habían anidado debajo y el olor a pescado fresco les hizo regresar, aunque tuvieran que cruzar una carretera de cuatro carriles para conseguirlo

Foto: Los pingüinos volvieron al mismo lugar en el que habían anidado (EFE/Nic Bothma)
Los pingüinos volvieron al mismo lugar en el que habían anidado (EFE/Nic Bothma)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Atrincherados. Así podría decirse que han permanecido dos pingüinos azules en un camión que sirve sushi en Wellington, la capital de Nueva Zelanda. Los dos ejemplares habían entrado a primera hora de la mañana en el ‘food track’, colocado cerca de la estación de tren, atraídos por el olor de tan sabroso manjar.

El dueño llamó a la policía, que acudió al lugar y se llevó a los dos pingüinos, depositándolos en un lugar cercano. Sin embargo, ese mismo día, los pingüinos regresaron al mismo lugar: habían estado anidando debajo del camión y es normal que estas aves vuelvan al mismo lugar una y otra vez… sobre todo si huele a pescado fresco cerca.

Esta vez el dueño les ofreció un poco de salmón fresco y, cuando se acercaron, los agarró y los encerró en unas cajas, al tiempo que llamaba al Departamento de Conservación animal (DOC) para que se hiciera cargo de los pingüinos. En declaraciones a RCN, explica que “salieron de debajo del camión y pude agarrar a uno; después salió el segundo, buscando a su compañero, y también lo cogimos. No quería que salieran corriendo y sufrieran daños, aunque me haya costado unos picotazos en el pecho”.

Vuelta al lugar de los hechos

Los animales mostraron mucho valor (o inconsciencia) porque para que los pingüinos pudieran regresar al mismo lugar del que los había sacado la policía, tuvieron que cruzar una carretera de cuatro carriles llena de tráfico. Pero eso no lo detuvo y lograron su objetivo, aunque allí fueron ‘cazados’ a la espera de refuerzos.

Los pingüinos suelen volver al mismo lugar en el que han anidado una y otra vez

Mike Rumble, voluntario del DOC, explica que "es una característica natural de los pingüinos, siempre volverán a donde estaban anidando. Por eso no me sorprendería en absoluto si recibiera una llamada del dueño del bar de sushi diciendo… "¡han vuelto!"

No es el único caso que se ha producido en la capital neozelandesa. Tal y como explica Robert Ashe, miembro del DOC, hay más pingüinos vagabundeando por la ciudad: "En realidad, el sábado por la noche, cuando recibimos la llamada, había otro pingüino suelto en la calle Featherston. La policía llegó primero y le devolvió al mar. Podríamos estar hablando de más de cinco pingüinos en total". De ellos, sólo dos decidieron irse a comer un poco de sushi.

Virales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios