Túnel de viento de Madrid Fly: la experiencia de volar sentida como nunca
  1. Viajes
sostén tu cuerpo a 300 km/h

Túnel de viento de Madrid Fly: la experiencia de volar sentida como nunca

En Las Rozas, descansan los ventiladores que harán las delicias de los amantes de las emociones fuertes

placeholder Foto: En el túnel de viento de Madrid Fly es posible volar. (madridfly.com)
En el túnel de viento de Madrid Fly es posible volar. (madridfly.com)

Si Hermes hubiera vivido en nuestra época y hubiera viajado hasta el madrileño municipio de Las Rozas, hubiera sentido envidia del 'invento de dioses' que allí descansa. Tranquilo, sereno, como si estuviera esperando el preciso momento para demostrar su fuerza, un túnel de viento consigue hacer volar a los mortales, equiparando al más común de los humanos con el mensajero griego de aladas sandalias.

A poco más de 20 kilómetros del centro de la capital, Madrid Fly trae el cielo a la tierra... literalmente. Y es que, gracias a la potencia de sus ventiladores gigantes —que mueven el aire a una velocidad de entre 180 y 300 km/h—, los afortunados que prueban la experiencia del túnel de viento son capaces de atribuirse como propias sensaciones muy similares a las que se desarrollan al saltar con paracaídas.

Los afortunados que han probado la experiencia aseguran que es igual que saltar de un avión a cuatro kilómetros de altitud tres veces seguidas

A pesar de lo que pueda parecer a simple vista, la experiencia es apta para todos los públicos: basta con ser mayor de cinco años y tener muchas ganas de pasarlo como nunca en sesiones de un minuto de duración. Los más valientes quizá piensen que 60 segundos no son suficientes para disfrutar al máximo de las sensaciones que proporciona el túnel de viento de Madrid Fly, pero los afortunados que han podido probar la experiencia aseguran que es igual que saltar de un avión a 4.000 metros de altitud tres veces seguidas.

[¿Quieres dar envidia a Hermes? Consíguelo]

La tecnología que nos permite volar se compone de cuatro motores potentísimos que impulsan su fuerza hacia las hélices gigantes que impulsan el aire. Este movimiento genera una corriente vertical que, en función del grado de dificultad que soporte el usuario, puede llevar a los protagonistas hasta los tres metros de altura con total seguridad —Madrid Fly proporciona el traje, casco y gafas necesarios para la puesta en marcha de la experiencia—.

[¿Tú también quieres volar? La experiencia está disponible aquí]

Y no hay que preocuparse por la seguridad, porque todo está controlado. Cada vuelo va precedido de una clase donde un instructor explica todo lo que hay que saber antes de enfrentarse al que, casi con toda probabilidad, será uno de los momentos inolvidables de la vida de los 'pájaros humanos'. ¿A qué esperas para probarlo y convertirte en el Hermes del siglo XXI?

Qué hacer en Madrid Las Rozas Noticias de Madrid Viajes Pangea