'Ratched' (Netflix): un psiquiátrico de película en muy buenas manos
  1. Televisión
  2. Series TV
CRÍTICA

'Ratched' (Netflix): un psiquiátrico de película en muy buenas manos

El director Ryan Murphy regresa con una serie muy entretenida sobre los orígenes de la pérfida enfermera Mildred Ratched de 'Alguien voló sobre el nido del cuco'

Foto: 'Ratched' (Netflix)
'Ratched' (Netflix)

A nada que uno haya seguido la trayectoria del director norteamericano Ryan Murphy sabe de antemano lo que se va a encontrar cuando se planta delante de una de sus series. El responsable de títulos tan emblemáticos como 'American Horror Story', 'Feud' o las más recientes 'The Politician' o 'Hollywood' nunca falla. Siembra la pantalla de excéntricos, histriónicos y a menudo sanguinarios personajes, que sobreviven entre la risa y el llanto, el bien y el mal, la ira y el sosiego. Y no faltan las más truculentas, terroríficas y rocambolescas tramas.

La constante oscuridad en sus relatos contrasta, sin embargo, con el intenso y fuerte colorido que rodea a todos sus trabajos. Solo Murphy es capaz de que una simbiosis tan antagónica como esta, funcione a la perfección en la pequeña pantalla.

Estos elementos se encuentran también muy presentes, como no podía ser de otra forma, en su última gran producción 'Ratched', la serie sobre los años jóvenes de la enfermera Mildred Ratched, de 'Alguien voló sobre el nido del cuco', una de las mayores villanas de la historia del cine. La serie acaba de estrenarse en Netflix.

Imagen promocional de la serie 'Ratched'. (Netflix)
Imagen promocional de la serie 'Ratched'. (Netflix)

'Ratched' es una historia oscura, aunque teñida de color, en la que no dejan de suceder cosas. Sus ocho episodios son una montaña rusa de emociones, sensaciones y continuos giros de guion. Tan pronto te ríes con unos personajes que rozan el ridículo como te embarga el pavor delante de una lobotomía sin anestesia o te posee la impaciencia por averiguar qué pretende hacer la embaucadora enfermera dentro del hospital.

Lo mejor que tiene es que se trata de una serie fácil de ver (que no simple o mala), nada sesuda y nada intensa. Sin ser una obra maestra, que no lo es, entretiene y mucho. Y eso en los tiempos que corren ya es demasiado.

Sarah Paulson interpreta a la enfermeda Mildred Ratched. (Netflix)
Sarah Paulson interpreta a la enfermeda Mildred Ratched. (Netflix)

Sarah Paulson, actriz fetiche de Murphy, protagoniza la serie y está sublime en la piel de Mildred Ratched. La joven enfermera logra entrar a trabajar en el hospital psiquiátrico en Lucía, al norte de California, donde se encuentra internado -dato importante- un peligroso asesino múltiple. Una vez dentro, y muy sibilinamente, no duda en hacer uso de sus mejores artimañas para manipular meticulosamente a todos los que la rodean, y cumplir así con el objetivo que la ha llevado hasta allí.

Murphy consigue que al final de la temporada uno incluso se encariñe con la enfermera Ratched y olvide su deplorable conducta años después, ya convertida en todo un monstruo. Un comportamiento, este, que no es sino producto y consecuencia de su tenebroso y tormentoso pasado, del que poco a poco y conforme avance la serie iremos conociendo nuevos y escabrosos detalles.

Imagen de la serie 'Ratched'. (Netflix)
Imagen de la serie 'Ratched'. (Netflix)

El que espere encontrar paralelismos con la película, va listo. En primer lugar, este manicomio de Netflix tiene mucho más que ver con un 'resort' que con un loquero. Es cierto que algunos pacientes son sometidos a auténticas torturas y tratamientos inhumanos que, además, se ven ordenados por el director del centro, el doctor Hannover. Sin embargo, por lo general, los internos disfrutan de una sosegada estancia, en medio de ostentosas y coloristas instalaciones.

En segundo lugar, la protagonista, la joven enfermera Mildred no es ni de lejos tan perversa y sádica con sus enfermos como lo será en años venideros. Frágil y férrea, retorcida y sencilla, impulsiva y reflexiva, fría y sensible... esta joven y dicotómica mujer que se ve obligada por las circunstancias a tomar algunas sangrientas decisiones mala lo que se dice mala no es. Si acaso, absolutamente práctica cuando hay que serlo.

Una serie de mujeres

'Ratched' es también y, sobre, toda una serie de empoderadas mujeres en la conservadora sociedad masculina de los años cincuenta. Los personajes femeninos están absolutamente geniales, en manos de grandes actrices: Betsy Bucket, insultantemente bien interpretada por la actriz australiana Judy Davis, es una férrea y loca enfermera jefe del hospital, archienemiga de Sarah Paulson; Gwendolym Brigg (Cynthia Nixon) da vida a una lesbiana capaz de romper su matrimonio y su carrera con tal de ser feliz al lado de la mujer que ama; y la rica heredera Lenore Osgoodgran (Sharon Stone), tan elegante, guapa y carismática como vengativa dama de alta alcurnia.

Los papeles masculinos tienen, sin embargo, mucha menos entidad. Destaca el malvado Dr. Hanover (Jon Jon Briones), un médico medio perturbado que está detrás de los tratamientos psíquicos más aberrante; el asesino en serie Edmund Tolleson, al que da vida Finn Wittrock; y el gobernador del Estado George Wilburn, que interpreta Vincent D'Onofrio.

Traíler 'Ratched' (Netflix)
Series de Netflix Netflix
El redactor recomienda