ACUMULA 15 PROYECTOS

Así se ha convertido Ryan Murphy en el dueño de la industria audiovisual

El productor ya es el mejor pagado de todos los tiempos, tras su millonario contrato con Netflix. Analizamos su carrera y los muchos proyectos que prepara para el futuro

Foto: Ryan Murphy posa en la alfombra roja de la Gala Met de 2019. (EFE)
Ryan Murphy posa en la alfombra roja de la Gala Met de 2019. (EFE)

El próximo 27 de septiembre se estrena 'The Politician', la última serie creada por Ryan Murphy, destinada a convertirse en el enésimo éxito del productor. En febrero del pasado año, visitó las oficinas de Netflix para firmar el contrato más abultado pagado nunca antes a un productor televisivo: 300 millones de dólares de cara a crear contenido exclusivo para la plataforma de 'streaming'. Este prolífico creador, nacido hace 53 años en el seno de una familia conservadora de Indiana, ya es oficialmente el profesional de la industria de la televisión más cotizado de todos los tiempos, por encima de la todopoderosa Shonda Rhimes. Pero su camino no ha sido sencillo y ha tenido que luchar por ganarse el respeto de aquellos que siempre vieron en él un director estrambótico y amarillista.

Cansado de ser un apestado para su familia y aguantar el desprecio de su padre, que lo odiaba por ser homosexual, huyó a Hollywood a mediados de los noventa para trabajar como periodista en diarios locales. Sin embargo, su verdadera vocación siempre fue escribir guiones para series de televisión, y tras llamar a varias puertas, su gran oportunidad llegó en 1999, cuando The WB dio luz verde a la serie adolescente que había creado junto a Gina Matthews, 'Popular'.

Ryan Murphy, en los Tony Awards. (Reuters).
Ryan Murphy, en los Tony Awards. (Reuters).

Su estilo abiertamente excéntrico, provocador y lleno de sarcasmo ya impregnaba esta serie, en la que un grupo de marginados luchaban por mezclarse con los líderes del instituto. Condicionado por su propia experiencia, la obsesión por dar el espacio que se merecen a aquellos que nunca lo han tenido ha sido siempre su seña de identidad. La serie fracasó y fue retirada tras la segunda temporada por su baja audiencia, pero le sirvió para mostrar al mundo otra manera de contar historias y sentar las bases de un universo muy personal. Hoy se considera una serie de culto.

El triunfo llama a sus puertas

Su primer éxito llegó en 2003 con la arriesgada y siempre polémica 'Nick/Tuck', la serie con la que se ganó el respeto de la industria. Este drama médico se volvió mundialmente famoso por su caricaturización del mundo de la cirugía plástica y su valentía a la hora de abordar todo tipo de temas espinosos, desde la adicción a las drogas hasta multitud de tabúes sexuales. Lógicamente, Ryan tuvo que enfrentarse a numerosas asociaciones conservadoras, que le atacaron sin piedad. La polémica siempre ha sido una compañera de viaje para él, aunque nunca ha parecido importarle lo más mínimo.

En 2013, Murphy afrontó uno de los momentos más duros de su vida tras el fallecimiento por sobredosis de Cory Monteith ('Glee')

El gran pelotazo de su carrera llegó en 2009, cuando creó para Fox una de las series más emblemáticas e influyentes de los últimos años, 'Glee'. Este 'show' musical arrasó con sus primeras temporadas y se convirtió en una fábrica de estrellas que marcaron a toda una generación. Al margen de la frivolidad de muchas de sus tramas y su decadencia final, 'Glee' siempre funcionó como un homenaje al diferente. Los personajes homosexuales, discapacitados y no normativos, en general, no vivían su realidad desde el victimismo, sino que celebraban la diferencia.

Nuevamente, Ryan usó su altavoz para lanzar un mensaje de lo más contundente: el mundo es de todos. A pesar del éxito que supuso la serie para él, fue también en esta época cuando Murphy tuvo que afrontar uno de los momentos más duros de su vida, el fallecimiento por sobredosis de Cory Monteith, el protagonista de la serie, al que siempre quiso como a un hijo.

Ryan Murphy posa con su estrella en el Paseo de la Fama. (Reuters)
Ryan Murphy posa con su estrella en el Paseo de la Fama. (Reuters)

Después llegó la franquicia 'American Horror Story', que le terminó por consagrar como uno de los creadores más originales e interesantes del momento. Esta serie resucitó el concepto de antología, con un formato en el que cada temporada los mismos actores interpretan a personajes diferentes en historias independientes, aunque conectadas de algún modo.

En 2016, con la historia de O.J. Simpson en 'American Crime Story', logró las mejores críticas de toda su carrera

La franquicia, todavía en activo, enamoró rápidamente al público y sirvió para relanzar las carreras de veteranas como Jessica Lange, Angela Basset o Kathy Bates. Monjas satanizadas, brujas vestidas de Balenciaga, payasos terroríficos, condesas que en realidad son vampiros o siamesas de dos cabezas: todo es demasiado bizarro, pero todo funciona en este universo de Murphy.

La crítica, también a sus pies

Está claro que el público estaba de su lado, pero la prensa especializada no siempre era tan benevolente con sus producciones. Eso cambió con su miniserie para HBO sobre la epidemia del sida en la comunidad gay de Nueva York, 'The Normal Heart', que alcanzó la gloria en la temporada de premios, llevándose un Emmy a casa y el aplauso unánime de la crítica.

Su etapa más laureada acababa de comenzar: en 2016 contó la historia de O.J. Simpson en 'American Crime Story' y consiguió las mejores críticas de toda su carrera. Su sucesora, 'ACS: Versace', no se quedó atrás, ganó hasta siete Emmys y consagró a Darren Criss, su protagonista, como un icono de la cultura pop. De pronto, todo lo que llevaba el sello de Ryan Murphy se convertía automáticamente en un rotundo éxito y era elogiado por aquellos que habían criticado su figura en el pasado.

Ryan Murphy, en la entrega de premios de la última gala de los Globos de Oro. (EFE)
Ryan Murphy, en la entrega de premios de la última gala de los Globos de Oro. (EFE)

Tras esta lluvia de premios, alcanzó el estatus que siempre había soñado y no dudó en utilizarlo para lo que mejor sabe hacer: glorificar a aquellos que históricamente han sido marginados, como la comunidad trans. Lo hizo a través de su serie más reivindicativa, 'Pose', en la que lleva a otro nivel su compromiso con la representación del colectivo LGTBIQ+. La serie cuenta con el récord de ser la ficción con más intérpretes transexuales de la historia. Además, gran parte de sus beneficios van destinados a asociaciones que luchan contra la exclusión de estos colectivos.

Sus próximos proyectos

Ryan Murphy ha asegurado que trabaja todos los días de la semana sin descanso, pero ni así se explica cómo es capaz de gestionar su tiempo para coordinar hasta 15 proyectos televisivos a la vez. Repasemos todos ellos.

Este mes estrenará su primer proyecto con Netflix, 'The Politician', que nos trae la historia de un adolescente convencido de que algún día acabará convirtiéndose en el presidente de Estados Unidos y cuenta con Gwyneth Paltrow y Jessica Lange entre su reparto. También prepara 'Ratched', sobre la malvada enfermera de ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’, protagonizada por su inseparable Sarah Paulson, su actriz fetiche y con la que ha trabajado en más ocasiones.

Imagen de la serie 'The Politician', de Ryan Murphy. (Netflix)
Imagen de la serie 'The Politician', de Ryan Murphy. (Netflix)

La cosa no queda ahí. Está adaptando tres musicales de Broadway para transformarlos en películas: ‘A Chorus Linese’, 'The Boys in the Band' y 'The Prom'. Esta última estará protagonizada por nada menos que Meryl Streep y Nicole Kidman, un ejemplo de hasta dónde ha llegado la influencia del productor.

'Hollywood', con Darren Criss, Patti LuPone y Holland Taylor, se estrenará en mayo y tendrá como telón de fondo la industria del sexo. Ewan McGregor interpretará al modisto Halston en una miniserie, mientras que Jessica Lange será Marlene Dietrich en otra. Luego está el documental 'A Secret Love', que tratará sobre una pareja de lesbianas que salió del armario en los ochenta; otro, sobre la cara más desconocida de Andy Warhol, y un último, sobre la gente más estilosa del planeta.

Ryan Murphy, posando con uno de sus premios Emmy. (Reuters)
Ryan Murphy, posando con uno de sus premios Emmy. (Reuters)

No debemos olvidar sus proyectos con Fox, que no dejará atrás, a pesar de su contrato con Netflix: la tercera temporada de 'American Crime Story', que se adentrará en el escándalo de Monica Lewinsky con Bill Clinton; '9-1-1', el procedimental de Angela Basset; la nueva temporada de 'American Horror Story', un homenaje al cine 'slasher' ambientada en 1984, y la tercera parte de la aclamada 'Pose'. ¿Quién da más?

Está claro que Ryan Murphy está llamado a hacer historia y convertirse en el creador con más títulos a sus espaldas. Películas, series, miniseries, documentales… Nada se le escapa a este genio audiovisual que ha convertido a los excluidos en figuras 'mainstream' y se ha propuesto usar su poder para trascender el mero entretenimiento y remover conciencias.

Series TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios