CRÍTICA

'El juego de las llaves': sexo sin censura en la divertida comedia mexicana de Amazon

Desnudos masculinos, sexo explícito, tríos, juegos de rol... Todo cabe en esta atrevida serie de Amazon Prime Video sobre el morboso mundo del intercambio de parejas

Foto: Imagen promocional de 'El juego de las llaves'. (Amazon)
Imagen promocional de 'El juego de las llaves'. (Amazon)

No seré yo quien a estas alturas del partido se pare a analizar las razones por las que el cine o la ficción con fuerte contenido erótico o alta carga sexual despierta tanto morbo entre los espectadores. El sexo, fuera y dentro de la pantalla, desata grandes y tórridas pasiones. Bien realizado, cuidado y justificado tiene, además, todas las de ganar, y si no que se lo digan a 'Juego de tronos', donde entre batalla y batalla no había episodio en el que unos y otros no fornicaran sin parar.

[Estrenos de Amazon Prime Video en octubre: todas las series que llegan este mes]

'El juego de las llaves' huele y sabe a sexo. Esta producción mexicana de Amazon, además de atrevida, combina sin censuras prácticas sexuales y escenas de cama de alto voltaje, desnudos integrales masculinos a los que tan poco estamos habituados, elevadas dosis de hilarante y frívola comedia y, por supuesto, un fuerte, marcado e inconfundible acento de aquel país que tanto nos recuerda a 'La Casa de las Flores'.

'El juego de las llaves' no se corta. Es una comedia de sexo atrevida y divertida sobre el morboso mundo del intercambio de parejas

Amazon buscaba en México una ardiente comedia con la que hacer sombra a la emblemática floristería de Netflix y a su inconfundible Paulina de la Mora, que regresa por cierto a la plataforma roja con nuevas historias este 18 de octubre. La compañía de Jezz Bezos ha echado el resto con 'El juego de las llaves', encargando a la productora local Corazon Films este proyecto.

Imagen de la serie 'El juego de las llaves'. (Amazon)
Imagen de la serie 'El juego de las llaves'. (Amazon)

'El juego de las llaves' ni de lejos es tan brillante y divertida como la serie de Manolo Caro, pero tiene su punto. Cuenta con más que atrevidas escenas de sexo, un guion que, aunque no es redondo, lo cierto es que resulta más que convincente y un abanico de megaestrellas de culebrones mexicanos con suficientes tablas como para desenvolverse con soltura en la historia. Hablamos de Maite Perroni, Sebastián Zurita, Marimar Vega, Humberto Busto, Horacio Pancheri, Hugo Catalán, Ela Velden y Fabiola Campomanes. Al frente del proyecto encontramos al reconocido cineasta Fernando Lebrija.

Sexo dentro y fuera de la pareja

La trama gira en torno a cuatro parejas amigas, tres de ellas férreamente sólidas, estables y monógamas. De repente, se enfrentan a un arriesgado y estimulante juego: la posibilidad de experimentar el mundo 'swinger', intercambiando a sus respectivas parejas. Esta decisión les traerá a todos vertiginosas implicaciones personales, emocionales y sobre todo sexuales, a medida que sus feromonas se dejen llevar por sus deseos, impulsos e instintos más primarios.

Imagen promocional de 'El juego de las llaves'. (Amazon)
Imagen promocional de 'El juego de las llaves'. (Amazon)

El escenario sexual, íntimo y emocional por el que navega cada una de las cuatro parejas protagonistas no puede ser más antagónico, reflejo de arquetipos tan tópicos como familiares. A una de ellas ya solo le une el sexo. Justo lo contrario que otra de las parejas, que aunque se quiere muchísimo, no mantiene relaciones sexuales ni por asomo. El atractivo marido, aunque se resiste a admitirlo, es un gay de tomo y lomo.

La tercera pareja en discordia se encuentra sumida en una crisis sentimental tras años de 'aburrido' matrimonio. Su vida sexual se limita a los sábados por la noche y, con suerte, a determinadas fiestas. La cuarta pareja sí que fornica, de hecho, es la verdadera culpable de que durante una cena todos juntos terminen jugando al llamado 'Juego de las llaves'. ¿Y en qué consiste el jueguecito en cuestión? Muy sencillo. Los chicos arrojan sus llaves en un recipiente y ellas cogen una al azar y acaban yéndose con sus dueños a la cama esa misma noche.

Sexo explícito entre hombres, tríos, masturbaciones femeninas, sadomasoquismo... La serie se atreve con todo, pero con mucho humor

Conforme explota ese deseo carnal, aflora simultáneamente todo tipo de tensiones, dudas y connotaciones emocionales. Y es que a ninguno de los ocho, en el fondo, le hace puñetera gracia compartir a su pareja, y con un amigo de toda la vida, menos todavía. El famoso 'swinging', que tanto morbo y curiosidad despierta en la mayoría de los mortales, se antoja desagradable cuando a uno le pilla por sorpresa y sin estar preparado. El juego, que tan divertido parecía, transmuta entonces y propicia tanto o más conflicto que una infidelidad en toda regla.

'El juego de las llaves', que tanto reflexiona sobre el sexo fuera de la pareja, deja en el aire varias cuestiones: ¿me gusta el 'swinging' porque no funciona mi pareja? ¿No quiero a mi pareja porque me encanta el sexo extraconyugal? ¿Deberíamos probarlo todos? ¿Lo deseamos pero no nos atrevemos a experimentarlo? ¿La monogamia es cosa del pasado? ¿Una infidelidad no tiene mayor importancia? ¿La doble moral es la que nos impide tener sexo fuera de la pareja?

Imagen de 'El juego de las llaves'. (Amazon)
Imagen de 'El juego de las llaves'. (Amazon)

A todas estas cuestiones intenta dar respuesta la serie a lo largo de divertidas, atrevidas e incluso exageradas situaciones. 'El juego de las llaves' no es una invitación a probar el 'swinging'. Simplemente, con naturalidad, da buena cuenta de una práctica sexual con la que disfrutan millones de personas en el mundo y que provoca mucha curiosidad y morbo. Evidentemente, en la mano de cada uno está experimentarla... o no.

Imagen de la serie 'El juego de las llaves'. (Amazon)
Imagen de la serie 'El juego de las llaves'. (Amazon)

Lo que más sorprende de 'El juego de las llaves', como ya ocurriera en 'La Casa de las Flores', es la naturalidad con que trata el sexo. La ficción de Amazon es más que atrevida y no se corta un pelo, al mostrarnos determinadas escenas: hombres literalmente desnudos manteniendo relaciones homosexuales, juegos de sadomasoquismo, masturbaciones de mujeres, la eyaculación precoz de un joven, tríos... Se trata de escenas que, si no fuera porque están bien tratadas y rodeadas por guiones estúpidamente cómicos, obtendrían en muchos lugares la calificación de cine para adultos. En definitiva, no hay pudor a la hora de ilustrar el sexo en 'El juego de las llaves'.

'El juego de las llaves' es entretenida, divertida, sencilla y corta (10 capítulos, de 30 minutos). Es lo que es, una comedia absurda, atrevida y punto.

Series TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios