Crítica de 'Desaparecidos': la vuelta al servicio público que TVE necesitaba
  1. Televisión
  2. Programas TV
ESTRENO en tve

Crítica de 'Desaparecidos': la vuelta al servicio público que TVE necesitaba

El espacio presentado por Silvia Intxaurrondo renueva con acierto el mítico 'Quién sabe dónde'

Foto: Silvia Intxaurrondo entrevistando a la madre de una víctima.
Silvia Intxaurrondo entrevistando a la madre de una víctima.

Televisión Española presentó ‘Desaparecidos’ en prime time este miércoles, 24 de enero. Un programa de periodismo de investigación conducido por Silvia Intxaurrondo y dirigido por Paco Lobatón. El nuevo formato de la cadena pública es en realidad una renovación profunda de ‘Quién sabe dónde’, el famoso programa de los 90 presentado por el propio Lobatón que trataba de resolver las desapariciones del momento y que, para sorpresa de muchos, lo conseguía en un 70% de las ocasiones.

[LEE MÁS: Los tres motivos por los que TVE ha acertado con 'Desaparecidos'​]

Esta vez, TVE ha vuelto a apostar, como no podía ser de otra manera, por el directo. Un equipo de redactores trabaja para filtrar las llamadas y los mensajes recibidos a través de las redes sociales, lo que imprime en el espectador la sensación de que la máquina funciona a todo motor, con datos y llamadas que entran in situ en ‘Desaparecidos’ para aportar información a medida que avanza el tiempo, pero que solo llegan cuando realmente pueden arrojar luz sobre la investigación (de hecho en todo el programa no entraron más de dos llamadas de espectadores)

Silvia Intxaurrondo. (RTVE)
Silvia Intxaurrondo. (RTVE)


El respeto, principal base del programa

Si algo se nota en el programa, es el respeto, el profundo respeto por las familias y el conocimiento de cada una de las investigaciones que se tratan en ‘Desaparecidos’. Para muestra, una llamada que aseguró en directo haber visto a Jonatan Casimiro (uno de los desaparecidos) desde junio de 2017 y que Silvia Intxaurrondo no tardó ni 3 segundos en replicar: “Disculpe, pero Casimiro desapareció en noviembre, así que no puede ser”, respondió la presentadora.

Es cierto que ‘Desaparecidos’ no es un programa para todo el mundo. Su ritmo es lento, analítico, sin prisa por llegar a ningún sitio, precisamente porque no hay ningún lugar al que llegar. No se busca que el espectador no desconecte del canal, sino que conecte con las historias, con los casos.

Hay historias que necesitan que el público se detenga a escuchar, a escuchar de verdad, no como se escucha en la televisión actual, y es ahí donde el espacio tiene su mayor reto: lograr atrapar y mantener hasta el final al espectador en un programa que no persigue liderar en audiencias, sino en colaboración ciudadana.

Paco Lobatón. (RTVE)
Paco Lobatón. (RTVE)


Un programa hecho para La 1

Es complicado no caer en el sensacionalismo y el morbo con temas tan delicados y que hablan tanto de las emociones de las personas, pero el programa de Lobatón logra mantenerse alejado de las músicas épicas, los excesos de testimonios sin contrastar y la narrativa propia de otras cadenas. Es un espacio que La 1 necesitaba, un canal que no se ve atado a las audiencias para justificar su programación y que además contribuirá muy positivamente a la mejora de la imagen que la ciudadanía tiene​ de la cadena si sigue por este camino (algo que TVE necesitaba y que ha ido consiguiendo con programas como 'Operación Triunfo').

Todo lo anterior refuerza la vocación de servicio público de ‘Desaparecidos’, un programa que ha demostrado en su estreno que hacer una televisión de calidad al servicio de los ciudadanos es posible también cuando se cuentan historias reales, historias con las que el espectador empatice y que ayuden a decenas de familias a conseguir la justicia que tanto necesitan: que la memoria de sus seres queridos no desaparezca nunca.

Desaparecidos RTVE TVE Criticas
El redactor recomienda