Triunfan las grandes voces en la primera semifinal de Eurovisión
  1. Televisión
  2. Eurovisión
Rusia, Albania y Bélgica, entre los favoritos

Triunfan las grandes voces en la primera semifinal de Eurovisión

Las apuestas más arriesgadas como las de Finlandia o Moldavia no logran el apoyo del público europeo que participó a través del televoto

Foto: Semifinal de Eurovisión (Gtres)
Semifinal de Eurovisión (Gtres)

Poca sorpresa entre las quinielas de la primera semifinal de Eurovisión 2015. En la competición de este martes se presumía que pasarían a la gran final de este sábado las grandes apuestas musicales, más allá del espectáculo o la peculiaridad aportada por cada país. Así, Albania, Armenia, Rusia, Rumania, Hungría, Grecia, Estonia, Georgia, Serbia y Bélgica pasan a la final para medirse directamente con Edurne en una apuesta por las grandes voces femeninas y baladas pegadizas e incluso marchosas.

Por el contrario, Moldavia, Países Bajos, Finlandia, Macedonia, Bielorrusia y Dinamarca no pasan a la final, quedándose a las puertas de participar en el festival de música más importante del mundo. Esta semifinal no se anunciaba como el plato fuerte de los tres eventos musicales que componen el Festival porque ya había claros favoritos desde el principio. Además, según los expertos, el gran espectáculo se vivirá el próximo jueves en la segunda semifinal ya que el resto de países que faltan por calificarse para la final distan de poca distancia en apuesta musical, lo que sumará más emoción a la gran final del sábado.

Eliminados que pasaron de puntillas

La gala de ayer comenzó conConchita Wurstinterpretandola canción que le hizo ganar el pasado año. A continuación, la austriacadio la bienvenida a los 16 países que concursaron para unirse despuésal trío de presentadoras compuesto por Mirjam Weichselbraun, Arabella Kiesbauer y Alice Tumler.Juntas midieron el pulso de los concursantes en la llamada "Green Zone", donde esperaban antes y después de salir al escenario.

El espectáculo comenzó con unas de las actuaciones más variopintas de la noche; una divertida Moldavia se presentaba con el tema I want to love en el que el cantante, Edurard Romanyuta, era coreado por policías vestidas con sugerentes uniformes que no lograron convencer al público eurovisivo.

Lo mismo ocurrió con Finlandia, quien, haciendo uso de su habitual atrevimiento para llevar apuestas arriesgadas presentando a un grupo de artistas discapacitados de punk-rock, no logró convencer a nadie con la que ya es la canción más corta de la historia del Festival: no llega a los dos minutos.

Sorprende la candidatura de Holanda, que tampoco pasó a la final a pesar de contar con credenciales: la cantante, Trijnte Oosterhuis venía auspiciada por una canción compuesta por Anouk Teeuwe y por más de 20 años de carrera musical en jazz y soul.

En una edición con tanta calidad de voces y puesta en escena, Países Bajosno logró destacar demasiado a pesar de contar con una buena voz y con el precedente del pasado año, cuya candidatura se quedó en segundo puesto. Calm after the storm de los Common Linnets acabó siendo el año pasado la canción más vendida de Eurovisión, por encima de Conchita Wurst y su Rise like a Phoenix.

A pesar de llevar uno de las cancionesmás alegres de la noche y que pone de buen humor al escuchar, Dinamarca tampocolograron hacerse con el voto del respetablecon el grupo de jóvenes casi-veinteañeros que rescataron del armario sonidos sesenteros para el 60 aniversario de Eurovisión. De nada les valió a los "Anti Social Media" rescatar el estilo beattles con su The Way You Are, aunque estamos seguros que será uno de los hits más escuchados de la edición de este año de Eurovisión.

Rusia, Bélgica, Albania y Serbia: de favoritas a "más favoritas" con su pase a la final

Llevan sonando desde hace días como las rivales más directas que puede tener la representante española porque estos tres países reúnen varios de los elementos necesarios para ganar la final: una puesta en escena llamativa, una buena calidad en la voz y canciones que enamoran desde el primer acorde. La rusa Polina Gagarina y su A million Voices logró arrancar uno de los aplausos más sonoros de la noche en una canción que es un himno a la tolerancia ya la unión para sobrepasar fronteras, muy en la línea del mensaje del festival de este año. Gagarina mostró fuerza en el escenario en una canción que fue subiendo de intensidad a medida que avanzabacon un juego de luces en su propio vestido que la hacía resplandecer sobreel escenario.

Bélgica también sorprendió con su Rythm Insideen el que las luces también cobraban protagonismodibujando líneas verticales que contrastaban con el coro que acompañó a Loïc Notter, un artista con mucha personalidad, compositor de su propia canción y autor de la "robótica" coreografía que realizó junto al conjunto durante toda la actuación.

También era de esperar que Serbia pasara a la final con Bojona Stamenow, una cantante que es comparada con Aretha Franklin, y quien llevó ayer a la semifinal una de las canciones que logró arrancar el entusiasmo de los eurofans con la energética canción Beauty Never Lies.

Por último, Albania, a pesar de llevar una puesta en escena sencilla, prevaleció la potencia y versatilidad de la voz de Elhaida Dani -que recuerda mucho a Mariah Carey- para pasar una final que se anuncia muy reñida. Fue impresionante ver a la albanesa crecerse en el escenario llegando a un final apoteósico donde sacó su garra demostrando intenciones de ponérselo muy difícil a nuestra representante española, Edurne.

Edurne volvió a radiar en el Stadthalle de Viena

Nuestra cantante vivió este martes la gala en directo junto a todos los participantes desde la barrera, disfrutando del privilegio que supone pertenecer al selecto club de los "Big Five" junto a Francia, Reino Unido, Alemania e Italia. Nuestro país, a pesar de no participa ayer, tenía derecho a voto junto a Francia y Australia, que este año es el invitado.

Pudimos ver a Edurne en el momento de las votaciones siendo entrevistada por una de las presentadoras en español, momento en el que defendió el idioma con la que iba a cantar Amanecer el próximo sábado: "El mensaje de este año de Eurovisión es muy importante, 'construir puentes'. Si la música es buena, te llegará al corazón: es un lenguaje universal", respondió Edurne.

Esperemos que el próximo sábado los eurofans de toda Europa entiendan ese mensaje universal que la representante española cantará en la gran final y hablen de la única forma que deseamos: con el móvil en la mano y marcando un gran "12 points".

De momento, nos queda por delante la segunda semifinal, que retransmitirá mañana la 2 de TVE a partir de las 21,00 de la noche. ¿Estás preparado para conocer a los próximos rivales de Edurne?

Eurovision 2015 Serbia RTVE Conchita Wurst Musical
El redactor recomienda