ANÁLISIS

'Gran Hermano': de fenómeno social a entretenimiento de clase baja

Este jueves ‘Gran Hermano’ estrenaba su edición número 17. Una cifra que convierte a nuestro país en el tercer consumidor de este formato, por detrás de EE.UU. y Reino Unido

Foto: Mercedes Milá en una imagen de archivo de 'Gran Hermano'
Mercedes Milá en una imagen de archivo de 'Gran Hermano'

Este jueves ‘Gran Hermano estrenaba su edición número 17. Una cifra que convierte a nuestro país en el tercer consumidor de este formato, solo por detrás de Estados Unidos con 18 temporadas, y Reino Unido con 22. Han pasado ya más de 16 años desde que, en abril de 2000, Telecinco estrenase el que se convertiría en el programa revelación del año y en una de las marcas más controvertidas de la cadena. De hecho, pese al desgaste lógico de audiencia a lo largo de todos estos años, ‘Gran Hermano’ se ha consolidado como uno de los buques insignia de su parrilla y el que mayor fidelidad consigue entre sus espectadores.

Ismael Beiro, ganador de 'GH 1'
Ismael Beiro, ganador de 'GH 1'

Sin embargo, mucho ha llovido desde que el reality show por excelencia llegase a España como ‘un experimento sociológico’ capaz de enganchar a públicos de todas las edades y clases. El efecto ‘programa evento’ que lo convirtió en un fenómeno social se disipó tras sus primeras ediciones, y durante estas 16 tandas tanto la percepción del programa como su principal público objetivo han ido variando notablemente.

En Vanitatis hemos analizado esta evolución del espectador de 'Gran Hermano' desde su estreno hasta su última edición, gracias a las cifras facilitadas por la consultora Dos30 sobre los datos de Kantar Media.

'Gran Hermano 1', rompiendo moldes

La primera edición, estrenada el 20 de abril del año 2000, supuso un auténtico antes y después en la historia de nuestra televisión y cambió en muchos aspectos la manera de hacer formatos de entretenimiento, dejando que el nuevo concepto de reality show inundase la parrilla. Los datos de audiencia tras sus 90 días de convivencia televisada confirman este fenómeno, con una media de audiencia del 51,2% y 8 millones de espectadores. Un impresionante dato del que hay que destacar la línea ascendiente desde su arranque (5,2 millones y 36.5%) hasta su histórica final, con 9,1 millones y un 70,1% de audiencia.

Pero ¿cómo era el perfil del espectador de esta primera edición? Según los datos facilitados por Dos30, se trataba mayoritariamente de una mujer, adolescente y de clase media. Sin embargo, el abrumador éxito de audiencia hizo que el formato tuviera una gran relevancia también en la clase alta, mientras que la baja fue la que menos seguimiento hizo del programa. Por edades, además, destaca el auténtico fenómeno que supuso el programa entre el público infantil.

Hombres - 44,7% 
Mujeres - 56,6%
'Target comercial' (público más cotizado por los anunciantes) - 58,3%

Individuos de 4-12 años - 60,3%
Ind. 13-24 - 64,3%
Ind. 25-44 - 56,8%
Ind. 45-64 - 47,5%
Ind. +65 - 33,6%

Clase alta - 49,7%
Clase media - 55,3%
Clase baja - 47,3%

Han, Amanda y Suso en 'Gran Hermano 16'
Han, Amanda y Suso en 'Gran Hermano 16'

'Gran Hermano 8', el cambio de tendencia

Antes de comparar estos datos con los de la última edición, es importante ver cómo se comportaba el público ocho años después de su estreno, a medio camino entre la edición número 16 emitida el pasado año. De este modo, la octava temporada de 'Gran hermano' se despidió en el año 2006 con una media del 23,5% y 3,4 millones de espectadores. Es decir, menos de la mitad respecto a su estreno y, sin embargo, de nuevo todo un éxito al superar la media anual de la cadena en 1,1 puntos. Una vez más, el programa fue mayormente seguido por mujeres (26,6% de cuota entre el público femenino frente al 19,9% en el masculino); por edades, los adolescentes seguían siendo los principales consumidores con una cuota del 32,6% en la franja de edad de entre 13 y 14. Mientras que por clases, empezaba a perder seguimiento entre la clase media frente a la clase baja, con una cuota en cada caso del 25% frente al 26.% respectivamente.

'Gran Hermano 16', ante una nueva audiencia

Ocho ediciones después, se consolidaba la tendencia apreciada tras las primeras ocho temporadas del programa, dando paso a un espectador femenino pero, en esta ocasión, mayoritariamente de clase baja. Algo que llama especialmente la atención teniendo en cuanta que, en el año 2000, fue este sector de la población el que menos seguimiento hizo del reality. Además, el espacio pierde interés entre el público más infantil - entre el que arrasó en la primera edición- y aumenta su cuota de pantalla entre los adolescentes, con un impresionante 38,9%.

En cuanto a las audiencias, el programa puede presumir de haber prácticamente igualado la media respecto a 2006, con un 23,1% y 2,9 millones de espectadores. En esta ocasión, el dato es especialmente relevante ya que supera la media de la cadena en 2016 en 8,3 puntos (14,8%).

Hombres - 17,2%
Mujeres - 28,1 %
'Target comercial' - 25%

Individuos de 4-12 años - 18,1 %
Ind. 13-24 - 38,9 %
Ind. 25-44 - 26,4 %
Ind. 45-64 - 19,5 %
Ind. +65 - 20,4 %

Clase alta -19,4 %
Clase media - 22,7 %
Clase baja - 26,2 %
 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

 
Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios