Un Adán de Guinea, una Eva bisexual y una tradicional, juntos en el Paraíso
  1. Televisión
ASÍ FUE EL ÚLTIMO 'ADÁN Y EVA' EN CUATRO

Un Adán de Guinea, una Eva bisexual y una tradicional, juntos en el Paraíso

Quién le iba a decir a Coman, el Adán negro de ojos verdes, que su búsqueda del amor en el Paraíso de Cuatro podría dar un giro tan inesperado

La última entrega de Adán y Eva arrasó. El dating registró un espectacular 13,8% con 2.631.000 espectadores, que no perdieron detalle de la historia entre el Adán de Guinea y sus dos Evas, una bisexual y otra tradicional.

Coman, un vasco de origen guineano y cuerpo escultural, llegó a la isla para buscar a su mujer ideal.Esther, su posible pareja, llegó con intenciones similares pero su carácter era bastantemás atrevido: para ella“una mujer no es completa hasta que un negro no se la meta”. Al respecto,Coman reconocióque los de su estirpe tienen suerte: “Tenemos el dragón negro muy desarrollado”.

Después de las presentaciones oficiales, Esther perdió todala vergüenza y le dio a su Adán unas pequeñas clases de Capoeira. Para devolverle la instrucción, Coman le enseñó el baileElectro Jungle,durante el cualla bella Eva estuvo "todo el rato mirándole al mismo sitio”. Tras ello, le preguntósi le gusta hacer tríos. Coman, que está buscando en la isla a la mujer de sus hijos, se quedótotalmente descolocado.

Cuando Coman creía que la vida no podía ser más maravillosa, Ana,una nueva y bella Eva, llegó al Paraíso. A Adán se le rompieron todos los esquemas, pues las chicas se atrajeron mucho entre ellas. Los tres lo pasaron muy bien, sobre todo con el juego de la comba.

Desde el momento en que la vio, Esther tuvo mucha química con Ana.Las dos Evas tuvieronuna cita en privado para conocerse mejor. Esther lo intentó con Ana, pero finalmente no pudo ser, ya que se fue con Coman.

Adán y Eva Cuatro
El redactor recomienda