Es noticia
Fernando Sánchez Dragó: "No volveré jamás a El Gran Debate"
  1. Televisión
TELEVISIÓN

Fernando Sánchez Dragó: "No volveré jamás a El Gran Debate"

Que Sánchez Dragó no tiene pelos en la lengua y siempre ha hecho lo que le da la gana es de sobra conocido por todos. Este

Que Sánchez Dragó no tiene pelos en la lengua y siempre ha hecho lo que le da la gana es de sobra conocido por todos. Este sábado volvió a demostrarlo con creces, además de provocar uno de esos momentos televisivos que, en estos tiempos, son carne de ‘viralidad’ . El Gran Debate, programa en el que colabora, iba a realizarle una entrevista a él y a su hija, Ayanta Barili, con motivo de la publicación de Pacto de Sangre. Vidas Cruzadas, libro con formato epistolar firmado por padre e hija. Sin planearlo y tras ver el vídeo de introducción que suele emitir el programa para anunciar una entrevista, tanto padre e hija se fueron sin pisar siquiera el plató. Un sorprendido Jordi González trataba de explicar a los telespectadores la ‘fuga’, en último momento, de Dragó y su hija. El escritor afirma tajante a Vanitatis que no volverá “jamás a El Gran Debate”, programa para el que también colaboraba.

“Por lo que se ve, Sánchez Dragó y su hija han considerado que el extracto de la carta que está en este libro... para ellos es falsificar el contenido del libro. Esta carta está en este libro y ellos no están de acuerdo con el enfoque que se ha hecho con esta entrevista” dijo Sandra Barneda en directo para anunciar la ‘espantada’ del escritor y de su hija. Según Sánchez Dragó, ya existían reticencias tanto de él como de su hija, a la hora de presentar el libro en el popular programa de Telecinco. “A lo largo de la semana nuestros amigos más cercanos nos habían advertido de que era una trampa. Hablé con la directora de la redacción y me dijo que la entrevista sería amistosa y que, si yo quería, me enviaba las preguntas que se iban a hacer. Nunca me las mandó”, afirma.

El vídeo que mostraron en el programa, y que desencadenó que tanto Sánchez Dragó como su hija se negasen a realizar la entrevista, mostraba una carta de reproche de esta hacia él basada en un recuerdo de la infancia. Según el escritor, está “sacada de contexto”. “Empezaron con sus trampas, con sus famosos cebos, cuando el libro es exactamente lo contrario a lo que ellos querían reflejar; es una crónica familiar llena de afecto”

Fernando Sánchez Dragó, que no piensa volver al programa de Telecinco porque “más vale honra sin barcos que barcos sin honra”, cuenta que cuando estaba sentado viendo el ‘cebo’, el vídeo introductorio de la entrevista que le iban a realizar a él y a su hija Ayanta, fue enseguida a hablar con su hija para irse: “Estaba sentado en una silla y ella estaba en otra sala. Fui hacia mi hija al ver el vídeo y le dije “¿Nos vamos? Y ella me contestó que sí”, asegura. “Mi hija y yo hemos pecado de ingenuidad. Nosotros hablamos de literatura, no de cotilleos de corrala”, añade.

Muchos se preguntan si el autor no sabía de antemano el tipo de vídeo que haría el programa, máxime teniendo en cuenta que él colabora en El Gran Debate. La presentadora, Sandra Barneda, llegó a decir después: "¿Esto no habrá sido una estrategia para vender más? No sé, porque aprovechan un programa en directo....". Dragó se muestra ofendido ante aquellos que se plantean si todo no responde a una estrategia de marketing: “Yo a mis años nunca me rebajaría a argucias como esa. Escribo por vocación, nunca por dinero. Si luego el libro vende, genial, pero yo ni siquiera me entero de las tiradas que se hacen de mis libros”. Además, le ofende que algunos de sus propios compañeros pusiesen en duda su marcha del programa en directo: “Es ofensivo para mí y para mi hija. Por lo visto, Sandra Barneda se refirió a ella como ‘esa chica’. Esa chica lleva años trabajando en EsRadio o con Federico Jiménez Losantos”.

Según cuenta, Sánchez Dragó odia su poder de convocatoria mediático. “Odio aparecer en televisión. No me agrada ir a esos debates. Mi mujer sabe que siempre que iba a El Gran Debate iba desesperado. No me gustan esos programas porque, en primer lugar, acaban muy tarde, es como ir a Japón y volver; y porque yo soy un hombre un poco ajeno a la actualidad. Además, son programas en los que es imposible decir lo que quieres decir porque hay mucho griterío y los turnos de réplica son una trampa”. Además, afirma que muchos de sus amigos, lo felicitaron por su decisión de abandonar el programa: “A mi hija y a mí nos llegaron mensajes diciéndonos ‘¡Ole! Y ¡Ole!, incluso de colaboradores del propio programa, pero no puedo dar nombres”.

Jordi González dijo en algún momento del programa que Sánchez Dragó podía aparecer para decir qué le había parecido mal del libro, pero fue Ayanta la que se negó a que lo hiciera: “Quizá hubiese salido a explicarlo todo. Me presionaban para hacerlo. Intentaron convencerme pero mi hija no quería salir y yo les dije que sin ella tampoco salía”. El autor acabó “rompiendo en dos pedazos” el contrato que tenía con el programa y, a partir de ahora, se lo pensará dos veces a la hora de acudir a “espacios de este tipo”.

En cuanto a Pacto de Sangre, narrado en forma de correspondencia personal entre un padre y una hija que no son sino él mismo y Ayanta, asegura que todo lo que se puede interpretar como reproches está contado “desde el amor”. “Parece ser que cuando era niña le robé una patata frita y me la comí y, desde entonces, cada vez que veía un plato de patatas se la robaba para bromear. Para un niño esas cosas que a los adultos nos parecen triviales, son más dramáticas. Anécdotas como esa son lo más cercano al reproche que puede haber en el libro”.

Ahora, y tras la ‘espantada’ de Dragó, habrá que ver si se traduce en más ventas para ese libro que él asegura que es de “amor, buenos sentimientos, escrito por dos buenas personas que a lo mejor, eso no tengo que decirlo yo, pueden ser buenos escritores”. 

Fernando Sánchez Dragó