Los fichajes millonarios de presentadores fallidos
  1. Televisión
TELEVISIÓN

Los fichajes millonarios de presentadores fallidos

Se ha denominado 'robo entre cadenas', 'mejoras de contrato' o ‘talonazo’. Muchos de los rostros más populares de las cadenas decidieron en su momento cambiar su

Se ha denominado 'robo entre cadenas', 'mejoras de contrato' o ‘talonazo’. Muchos de los rostros más populares de las cadenas decidieron en su momento cambiar su destino  por cansancio o por afán de conseguir más protagonismo. Algunos superaron el reto. Otros, sin embargo, han visto como sus carreras no han alcanzado nunca el éxito anterior.

Pilar Rubio es, sin duda, una de las presentadoras con mayores fracasos en televisión desde que dejase su carrera como reportera. Sé lo que hicisteis le dio el éxito que necesitaba para ser conocida a nivel nacional. Bien valorada en laSexta, ahora sólo está relacionada con los grandes fiascos.

La popular presentadora fichó por sorpresa por Telecinco en noviembre de 2009. Desde ese momento, han pasado por sus manos proyectos de entretenimiento y como actriz –una de las exigencias de Rubio-. Sin embargo, ninguno ha destacado excepto Más que baile, que contaba con Belén Esteban entre sus filas. Un gran proyecto como Operación triunfo, una ficción como Piratas, un concurso como XXS y ahora un talent como Todo el mundo es bueno, cancelada este mismo miércoles. Todos ellos trastocaron las audiencias de Telecinco.

Sin embargo, ella no ha sido la única que se ha visto en un pozo de share sin fondo. María Teresa Campos era la reina de las mañanas en Telecinco con Día a día. Sus audiencias alcanzaban el 27% de cuota, pero ella prefirió probar suerte en la competencia directa. La presentadora fichó por Antena 3 en julio de 2004 con un gran cheque bajo el brazo. Una mala jugada que llevó a la cancelación de Cada Día, su posterior continuación en la cadena con Lo que inTeresa y al triunfo de Ana Rosa Quintana. Telecinco le tuvo que volver a dar la oportunidad de regresar para conseguir datos aceptables en la tarde del fin de semana.

Mercedes Milá le dio la espalda a su propio ‘Gran hermano’. El programa que tanto defiende la presentadora fue el culpable de que se cancelase su Queremos saber más en Antena 3 al enfrentarse de forma directa. La periodista decidió no ponerse al frente de la tercera edición del reality tras aceptar un contrato con la cadena de Planeta. Ella también tuvo que volver con la cabeza agachada a su anterior y asegurado éxito.

Ellos fueron los atrevidos, y no fueron los que triunfaron. Ramón García cambió su éxito en TVE por varios concursos en Antena 3 que nunca funcionaron. Santi Acosta dejó los sábados por la noche en Telecinco para vender sus programas de reportajes a Antena 3. Son sólo algunos ejemplos que demuestran que la cara no lo es todo. Sin embargo, a veces, la suerte ha jugado a favor del presentador.

De la última fila al primero de la clase

Sin duda alguna, Telecinco ha sido la cadena que más se ha fijado en rostros poco conocidos de otras cadenas para convertirlos en estrellas. Tania Llasera consiguió su propio programa en Cuatro (Fama) después de ser reportera en laSexta. De esta cadena también salieron Sara Carbonero, uno de las caras más productivas para la cadena, o Lara Álvarez.