Es noticia
Isabel Coixet: "Soy muy normal. Voy al Mercadona"
  1. Televisión

Isabel Coixet: "Soy muy normal. Voy al Mercadona"

Sabemos o podemos imaginarnos lo agotador que puede llegar a ser la promoción de una película; atiende a cientos de periodistas y responde una y otra

Sabemos o podemos imaginarnos lo agotador que puede llegar a ser la promoción de una película; atiende a cientos de periodistas y responde una y otra vez a las mismas cuestiones, hoy en inglés, mañana en alemán…

Isabel Coixet (cineasta denostada por unos, quienes la tachan de pedante y sensiblera, y alabada por otros, que la tildan de elegante, sensible y llena de historias que contar) aparece con el rostro visiblemente ya cansado. Pero no es un gesto fingido, siempre sonriente.

Vamos a hablar de algo que no sea de la película, hablemos de otra cosa”. Pero la promoción obliga, así pues nos metemos de lleno en desgajar algunas cuestiones de su última película: Mapa de los sonidos de Tokio.

Drama, sentimientos, encuentros y desencuentros, es decir, una película con la firma de Isabel Coixet, hastiada de una imagen que proyecta o que algunos intentan impostarle y con la que nada está de acuerdo.

“No soy esa especie de gafapasta, hipersensible, que está en las nubes, y que va de no sé qué… Soy muy normal, que va al Mercadona. Que prefiere la marca Hacendado (que cunde mucho). No vivo en otro planeta. Está claro que en las películas salen cosas de uno, pero una cosa son las películas y otra cosa es quién soy yo”.

La película, que se estrena esta semana en nuestras carteleras, ha pasado recientemente por el Festival de Cannes (El Festival), y preguntamos por la experiencia a una mujer ya curtida en estos eventos

Voy a los sitios (festivales) sin esperar nada (…) Ya he ido a bastantes, como para saber lo que son”, contesta. Coixet no se llevaría el Gran Premio pero acabó conquistando un premio especial al mejor sonido.

"Todos sabíamos que Haneke iba a llevarse la Palma de Oro", confiesa.“Para mí el sonido es un personaje más de la película y me encantó que el equipo se llevara el premio. Fue un trabajo súpercreativo, y me han obligado a ser muy rigurosa".

Todo un logro

Un premio que le sabe amargo por la poca repercusión del mismo en los medios. Toda una lástima, y aunque suene a recurso manido, ser una de las 20 seleccionadas entre 1500 films presentados ya es un logro, no al alcance de todos, y es un hecho que la gente (medios incluidos) suelen olvidar.

“Algo tendrá”, espeta una Coixet como queriendo que dejemos de hurgar en la herida, repitiendo que no ha de desmerecer su paso por este gran escaparate (las ventas de su nueva cinta en el mercado internacional a buen seguro no hubiesen funcionado de la misma manera sin su paso por la Croisette).

Cannes le ha dado la oportunidad de estar al lado de grandes como Ang Lee, Alain Resnais, Pedro Almodóvar, Haneke, Lars Von Trier, o el mismísimo Quentin Tarantino, quien y como ella misma se encarga de relatarnos, le abrazó efusivamente con un “magnificent, magnificent… so sexy so sexy!".

"Me dejó plantada para perseguir seguidamente a Rinko Kikuchi”, la co-protagonista de Mapas de los sonidos de Tokio, conocida por muchos al ser nominada al Oscar a mejor actriz secundariapor su trabajo en Babel de González Iñárritu.

Coixet destacó la gran capacidad de trabajo y de implicación de Kikuchi en unas secuencias no del todo fáciles y mucho menos cómodas. No menos cumplidos se lleva el otro prota de la cinta Sergi López. El actor de Vilanova i la Geltrú, todo un actor reconocido en nuestro país vecino, Francia, de quien ni corta ni perezosa tilda de “iconosexual".

"Me gusta mucho su carrera, la cantidad y variedad de personajes es impresionante, y tiene esa cosa de tío normal, gordito que está agusto con su cuerpo, que me encanta”.

Un montaje documental

La trayectoria de Coixet es imparable. “No tengo un masterplan de mi carrera. Voy viajando, encuentro historias, las historias te encuentran a tí. Cada película es fruto de un momento puntual”.

Y de momento ya prepara el montaje de un documental sobre la desecación del Mar de Aral, y después del descanso de esta promoción, se volcará con el proyecto del pabellón español en la Exposición Universal de Shanghai 2010.

El cine de la catalana es un cine estilizado que en España, como tendemos al realismo y al feísmo, no se hace; o no es frecuente. Si haces realismo (León de Aranoa, pongamos por ejemplo) malo; si haces cine de autor y que encima sea reconocido en el mundo entero (Almodóvar, obviamente) malo. Y si cuidas la imagen y encima pones y manejas la cámara como pocos lo hacen en este país (Coixet) malo. Le sacan a uno un pasado de publicista, 'sambenito' que acarrea la catalana.

Estoy hasta el moño. Hago publicidad esporádicamente y de puertas afuera nunca me lo han reprochado, por la sencilla razón que nadie sabe que he hecho publicidad”, confiesa. “No me creo lo que se escribe de mí, ni lo bueno, ni lo malo. Si empezase a hacerlo estaría perdida. Que digan lo que quieran”.