Es noticia
Menú
El virtual monopolio chino de materiales que amenaza a la civilización moderna
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Su estrategia a largo plazo cumple objetivos

El virtual monopolio chino de materiales que amenaza a la civilización moderna

El profesor Andrew Barron nos cuenta el cambio sísmico en el poder mundial que trae la electrificación del planeta y cómo China ha ganado ya la guerra antes de que empiece

El Profesor Andrew R. Barron ha sido uno de los colaboradores del episodio 'Viaje a ninguina parte' de la miniserie documental Control Z, abogando por un programa científico al estilo del programa Apolo y otras medidas que anulen el dominio virtual que China tiene ahora sobre baterías y renovables. El Prof. Barron ostenta la cátedra Sêr Cymru de Energía y Medio Ambiente de Bajo Carbono en la Universidad de Swansea, la cátedra Charles W. Duncan, Jr. - Welch de Química de la Universidad de Rice, Texas, y e Profesor de Ciencias de los Materiales en esa universidad. Es experto en la aplicación de la nanotecnología a problemas fundamentales en la energía y los problemas ambientales globales.

Foto: El nuevo descubrimiento puede traer ordenadores un millón de veces más potentes.

Imagina un mundo en el que todos los países no sólo han cumplido el acuerdo climático de París, sino que se han alejado por completo de los combustibles fósiles. ¿Cómo afectaría este cambio a la política mundial?

El siglo XX estuvo dominado por el carbón, el petróleo y el gas natural, pero un cambio hacia la generación de energía y el transporte sin emisiones significa que un nuevo conjunto de elementos será clave. La energía solar, por ejemplo, sigue utilizando principalmente la tecnología del silicio, cuya principal materia prima es la roca cuarcita. El litio representa el recurso clave y limitante para la mayoría de las baterías, mientras que los metales de tierras raras, en particular los lantánidos como el neodimio, son necesarios para los imanes de los generadores de las turbinas eólicas. El cobre es el conductor preferido para la energía eólica, ya que se utiliza en los bobinados de los generadores, los cables de alimentación, los transformadores y los inversores.

placeholder La OPEP tendrá cada vez menos poder, pero otra podría surgir en su lugar.
La OPEP tendrá cada vez menos poder, pero otra podría surgir en su lugar.

Al considerar este futuro es necesario entender quién gana y quién pierde con el cambio del carbono al silicio, el cobre, el litio y los metales de tierras raras.

Los países que dominan la producción de combustibles fósiles serán en su mayoría conocidos:

placeholder Países productores de petróleo. (The Conversation)
Países productores de petróleo. (The Conversation)

La lista de países que se convertirán en las nuevas "superpotencias de las renovables" contiene algunos nombres conocidos, pero también otros. Las mayores reservas de cuarcita (para la producción de silicio) se encuentran en China, Estados Unidos y Rusia, pero también en Brasil y Noruega. Estados Unidos y China son también grandes fuentes de cobre, aunque sus reservas están disminuyendo, lo que ha hecho que Chile, Perú, el Congo e Indonesia pasen a primer plano.

Chile también tiene, con diferencia, las mayores reservas de litio, por delante de China, Argentina y Australia. Si se tienen en cuenta los "recursos" de menor calidad — que aún no pueden extraerse —, Bolivia y Estados Unidos pasan a engrosar la lista. Por último, los recursos de tierras raras son mayores en China, Rusia, Brasil y Vietnam.

placeholder Mina de litio a cielo abierto en Chile
Mina de litio a cielo abierto en Chile

De todos los países productores de combustibles fósiles, son EEUU, China, Rusia y Canadá los que más fácilmente podrían hacer la transición a los recursos energéticos verdes. De hecho, resulta irónico que Estados Unidos, quizá el país más resistente políticamente al cambio, sea el menos afectado en lo que respecta a las materias primas. Pero es importante señalar que un grupo de países completamente nuevo también se encontrará con que sus recursos naturales tienen una gran demanda.

¿Una OPEP de las renovables...

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es un grupo de 14 naciones que, en conjunto, contienen casi la mitad de la producción mundial de petróleo y la mayoría de sus reservas. Es posible que se cree un grupo afín para los principales productores de materias primas energéticas renovables, desplazando el poder de Oriente Medio hacia África central y, sobre todo, Sudamérica.

Es poco probable que esto ocurra de forma pacífica. El control de los yacimientos petrolíferos fue uno de los motores de muchos de los conflictos del siglo XX y, si nos remontamos más atrás, la colonización europea estuvo impulsada por el deseo de obtener nuevas fuentes de alimentos, materias primas, minerales y, más tarde, petróleo. El paso a las energías renovables puede provocar algo similar. A medida que un nuevo grupo de elementos se vuelve valioso para las turbinas, los paneles solares o las baterías, los países ricos pueden asegurarse el suministro mediante una nueva era de colonización.

Dictadores del viejo y nuevo mundo se dan la mano.

China ya ha iniciado lo que puede denominarse "colonización económica", estableciendo importantes acuerdos comerciales para garantizar el suministro de materias primas. En la última década ha realizado una inversión masiva en la minería africana, mientras que acuerdos más recientes con países como Perú y Chile han extendido la influencia económica de Pekín en Sudamérica.

...o una nueva era de colonización?

Con estos antecedentes, se pueden prever dos versiones del futuro. La primera posibilidad es la evolución de una nueva organización al estilo de la OPEP con el poder de controlar recursos vitales como el silicio, el cobre, el litio y los lantánidos. La segunda posibilidad implica la colonización de los países en desarrollo en el siglo XXI, creando supereconomías. En ambos futuros existe la posibilidad de que las naciones rivales corten el acceso a recursos energéticos renovables vitales, tal y como han hecho en el pasado los grandes productores de petróleo y gas.

placeholder La falta de visión estratégica sobre los materiales condenará a muchas economías a una crisis inevitable.
La falta de visión estratégica sobre los materiales condenará a muchas economías a una crisis inevitable.

En el lado positivo hay una diferencia significativa entre los combustibles fósiles y los elementos químicos necesarios para la energía verde. El petróleo y el gas son productos consumibles. Una vez que se construye una central eléctrica de gas natural, debe tener un suministro continuo de gas o deja de generar. Del mismo modo, los coches de gasolina necesitan un suministro continuo de crudo para seguir funcionando.

En cambio, una vez que se construye un parque eólico, la generación de electricidad sólo depende del viento (que no dejará de soplar) y no hay necesidad continua de neodimio para los imanes ni de cobre para los bobinados del generador. En otras palabras, la energía solar, la eólica y la de las olas requieren una compra única para asegurar la generación de energía a largo plazo.

placeholder El Pentágono considera las energías renovables claves para la seguridad nacional los EEUU.
El Pentágono considera las energías renovables claves para la seguridad nacional los EEUU.

La reducción de la vida útil de los coches y los dispositivos electrónicos implica una demanda continua de litio. La mejora de los procesos de reciclaje permitiría superar esta necesidad continua. Así pues, una vez que la infraestructura está en marcha, se puede negar el acceso al carbón, el petróleo o el gas, pero no se puede cerrar el sol o el viento. Sobre esta base, el Departamento de Defensa estadounidense considera que la energía verde es clave para la seguridad nacional.

Un país que cree una infraestructura de energía verde, antes de que el control político y económico pase a manos de un nuevo grupo de "potencias mundiales", se asegurará ser menos susceptible de ser influenciado en el futuro o de ser rehén de un gigante del litio o del cobre. Pero los que se suban tarde a este carro descubrirán que su falta de visión tendrá un alto precio. Por último, será importante que los países con recursos no se vendan baratos al primer postor con la esperanza de ganar dinero rápido, porque, como descubrirán los grandes productores de petróleo en las próximas décadas, nada dura para siempre.

Este artículo ha sido traducido y publicado en Novaceno con licencia Creative Commons. Puede leer el artículo original aquí.

El Profesor Andrew R. Barron ha sido uno de los colaboradores del episodio 'Viaje a ninguina parte' de la miniserie documental Control Z, abogando por un programa científico al estilo del programa Apolo y otras medidas que anulen el dominio virtual que China tiene ahora sobre baterías y renovables. El Prof. Barron ostenta la cátedra Sêr Cymru de Energía y Medio Ambiente de Bajo Carbono en la Universidad de Swansea, la cátedra Charles W. Duncan, Jr. - Welch de Química de la Universidad de Rice, Texas, y e Profesor de Ciencias de los Materiales en esa universidad. Es experto en la aplicación de la nanotecnología a problemas fundamentales en la energía y los problemas ambientales globales.

Eléctricas Energía Energía eólica Energía fotovoltaica
El redactor recomienda