Edificio 638: la fábrica militar tan secreta como Area 51
  1. Tecnología
  2. Novaceno
La más avanzada del mundo

Edificio 638: la fábrica militar tan secreta como Area 51

Lockheed Martin ha abierto las puertas de su nueva fábrica en el complejo Skunk Works, un lugar donde robots autónomos construyen los aviones del futuro

placeholder Foto: Vista exterior de la nueva fábrica (Lockheed Martin)
Vista exterior de la nueva fábrica (Lockheed Martin)

Este edificio indistinguible de un centro de distribución de Amazon es en realidad la fábrica más avanzada y secreta del planeta. Se llama Building 638 y es la nueva planta de Skunk Works. Un lugar donde robots autónomos construirán los robots de guerra del futuro, aviones y armas ultra-secretos para el Ejército de los Estados Unidos

Foto: Mercedes-Benz Vision AVTR 2021. (Mercedes)

Skunk Works es el grupo de proyectos avanzados del gigante aeroespacial Lockheed Martin y un lugar legendario, tanto como la base Area 51, donde también tiene instalaciones permanentes. Pero esta nueva fábrica está en su base central de Palmdale, California, donde se han gestado algunos de los proyectos más increíbles de la aeronáutica moderna, siempre en el más absoluto de los secretos.

El grupo — que podría perfectamente ser parte de una película de Marvel — comenzó su carrera desarrollando el legendario P-80 — el primer caza a reacción de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Lo fabricaron en sólo 143 días desde que empezaron a dibujar los planos hasta que el avión salió del hangar, una tienda de circo que montaron al lado de una fábrica de papel tan maloliente que sirvió para bautizarlos como el grupo de ‘trabajos de mofeta’ (traducido del inglés original).

placeholder El F-117 Lightning II, un avión de ataque invisible (Lockheed Martin)
El F-117 Lightning II, un avión de ataque invisible (Lockheed Martin)

La lista de aviones icónicos creados por Skunk Works — la conocida, porque hay otros de los que no sabemos nada — es impresionante: el caza-bombardero invisible F-117 Nighthawk, el icónico avión espía U-2 Dragon Ladyel, el legendario SR-71 Blackbird y su antecesor — el A-12 Oxcart que trabajó en secreto para la CIA — o, más recientemente, el F-35 Lightning II.

Un vistazo inesperado

Este último ha sido uno de los factores que ha impulsado a Lockheed Martin a abrir las puertas de este nuevo edificio de 20.000 metros cuadrados, denominado sencillamente como ‘Building 638’. El proyecto F-35 ha sido un verdadero chasco, con un presupuesto disparado y múltiples fallos que lo han mantenido en tierra durante meses.

Por eso, aunque Lockheed es la compañía de defensa más grande del mundo y el mayor contratista del Pentágono (y otras administraciones federales, como la NASA), su prestigio ha bajado debido a esos problemas con el F-35 y otros proyectos secretos que, al parecer, no han salido como esperaban.

La compañía — que se está diversificando cada vez más trabajando en nuevos campos como un proyecto de reactor de fusión compacto — invitó hace unos días a un selecto grupo de periodistas para que conocieran su nueva fábrica. Esto es básicamente el equivalente a ser invitado a ver naves alienígenas en Area 51, aunque los invitados a la ceremonía de inauguración no pudieron acceder al 90% del campus de Skunk Works en Palmdale, California, un lugar tan secreto como la propia Area 51.

Robots que construyen robots

Según Lockheed, es la fábrica más avanzada y futurista de la Tierra. Yo no sé si lo será o no, pero desde luego cumple con una de las premisas básicas de cualquier película de ciencia ficción distópica: en ella, no hay cadenas de montaje, ni obreros, ni ninguna estructura fija. Sólo robots móviles y completamente autónomos que deslizan silenciosmente por su suelo para construir prototipos de aviones y otros robots completamente autónomos, esta vez voladores.

placeholder Uno de los robots trabajando en el avión supersónico silencioso X-59a (Lockheed Martin)
Uno de los robots trabajando en el avión supersónico silencioso X-59a (Lockheed Martin)

Según dice Lockheed, su objetivo es tener una fábrica que pueda construir cualquier cosa de la forma más rápida y eficiente posible. Todas las máquinas están diseñadas para realizar todo tipo de tareas programadas de forma independiente y con la más absoluta perfección. Esto se debe a que todas las superficies de las naves que allí construyen tienen que ser perfectas. Los humanos sólo observan. Por ahora.

Los periodistas pudieron acceder a esta fábrica porque no contenía ningún proyecto secreto. Los robots que se afanaban por hacer agujeros — uno cada 21 segundos, dicen — y crear superficies, estaban fabricando un X-59A, el avión supersónico que eliminará el estruendo provocado al romper la barrera del sonido (una expresión errónea pero entendible por todos).

placeholder El avión supersónico silencioso X-59a (Lockheed Martin)
El avión supersónico silencioso X-59a (Lockheed Martin)

Los robots — y la inteligencia artificial y el resto de software de control — son la pieza clave de este lugar que, según Lockheed, no tendrá ni una mesa atornillada al suelo ni una estantería a una pared. Todo, absolutamente todo, será móvil para poder reconfigurarse de forma dinámica según las necesidades del proyecto en fabricación.

Lógicamente, no todas las fábricas del planeta deben funcionar así. El edificio no ha sido creado para hacer aviones en serie pero, aún así, parece que estamos ante una fábrica del futuro, sea o no sea la más avanzada del planeta.

Nota de transparencia: el autor del artículo trabajó como consultor para la división espacial de Lockheed Martin en proyectos que no estaban relacionados con Skunk Works o el Departamento de Defensa norteamericano.

Aeronáutica Militar Pentágono
El redactor recomienda