EN AMÉRICA DEL SUR

Descubren una tortuga gigante extinta que tenía cuernos y un caparazón de tres metros

Su masa corporal alcanzaba los 1.145 kilos y era casi cien veces más grande que cualquier otra tortuga de agua dulce conocida hoy en día

Foto: El caparazón de la Stupendemys alcanzaba los tres metros de longitud (Foto: YouTube)
El caparazón de la Stupendemys alcanzaba los tres metros de longitud (Foto: YouTube)

La tortuga gigante de las Galápagos es la especie de tortuga viva más grande entre las de agua salada. Mide dos metros de longitud y puede alcanzar los 400 kilos de peso. Pero un equipo de paleobiólogos de la Universidad de Zúrich (UZH) ha descubierto ejemplares de una tortuga gigante ya extinta llamada Stupendemys: lo más llamativo es que los machos de esa especie tenían cuernos y su caparazón podía alcanzar los 3 metros de longitud.

Marcelo Sánchez, director del estudio y del Museo Paleontológico de la UZH, ha explicado a Phys que "el caparazón de algunos ejemplares de Stupendemys alcanzó casi tres metros, lo que lo convirtió en una de las tortugas más grandes, si no la más grande, que jamás haya existido". Su masa corporal estimada es de unos 1.145 kilos, lo que supone que era casi cien veces mayor que la mayor tortuga de agua dulce conocida en la actualidad, la tortuga de cabeza grande del río Amazonas.

El primer descubrimiento se realizó en una zona desértica de Venezuela que hace más de cinco millones de años era un humedal, pero también han aparecido ejemplares en zonas de Brasil y Colombia. América del Sur es uno de los lugares del mundo con una mayor diversidad animal y a lo largo de la historia han aparecido fósiles de roedores gigantes, cocodrilos, caimanes, etc.

Tortugas con cuernos

Las investigaciones de los científicos han permitido descubrir algunos elementos tan inesperados como interesantes: los machos tenían cuernos. Marcelo Sánchez explica que "los dos tipos de conchas indican que existieron dos sexos de Stupendemys: machos con conchas con cuernos y hembras con conchas sin cuernos". El paleobiólogo señala que es la primera vez que aparece dimorfismo sexual en forma de caparazones con cuernos para cualquiera de las tortugas de cuello lateral.

El caparazón de algunos ejemplares alcanzó casi 3 metros, lo que lo convirtió en una de las tortugas más grandes que jamás haya existido

Pero el enorme tamaño de esta tortuga no era suficiente para que su vida en el agua fuera tranquila. Así, los científicos explican que la aparición de la especie Stupendemys coincide con los caimanes más grandes, los Purussaurus. Fue, probablemente, uno de los grandes depredadores de la tortuga gigante tanto por su tamaño como por sus gustos. Hay marcas en los fósiles de los caparazones de Stupendemys que sugieren grandes mordeduras que podrían ser de esos caimanes.

Además de los caparazones, los científicos también han descubierto mandíbulas y otras partes del esqueleto de las tortugas Stupendemys, lo que ha servido para revisar la evolución de esta especie. Sánchez señala que, "según estudios de la anatomía de las tortugas, ahora sabemos que algunas tortugas vivas de la región amazónica son los parientes vivos más cercanos".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios