EXISTEN CRIADORES ESPECIALIZADOS

Sanguijuelas como mascotas: la última moda para que nos chupen la sangre

Estos parásitos pueden llegar a medir más de medio metro de longitud y permanecer un año entero sin alimentarse

Foto: Muchas personas están criando sanguijuelas y las usan para que les chupen la sangre (Reuters/Regis Duvignau)
Muchas personas están criando sanguijuelas y las usan para que les chupen la sangre (Reuters/Regis Duvignau)
Autor
Tiempo de lectura2 min

La mayoría de las personas detestan a las sanguijuelas, esos parásitos que nos chupan la sangre y que se arrastran a velocidades extremadamente lentas en su día a día. Por eso, sorprende encontrarse con la noticia de que hay quienes no sólo no aborrecen a esos ‘bichos’, sino que, incluso, han decidido criarlos.

Vaya por delante que existen más de 600 especies distintas de sanguijuelas y que no todas chupan la sangre. Las hay como las Pharyngobdellida, una especie de sanguijuela que destaca por ser depredadores que se tragan, directamente, a sus presas, siempre invertebrados y con los que puedan en tamaño; u otras especies consideradas como detritívoras, ya que se alimentan de desechos orgánicos.

Pero las que conocemos habitualmente que se alimentan de chupar sangre son sanguijuelas que pueden sentir el calor corporal que desprende su presa para acercarse y succionar tanto con su boca como con su cola ya que son capaces de hacerlo con ambas extremidades. Tras el mordisco inyectan su saliva, que contiene agentes anticoagulantes y anestésicos, y pueden pasarse horas chupando sin que nos enteremos, ya que no produce apenas dolor ni molestia.

Criadores de sanguijuelas

Ariane Khomjani, criadora de sanguijuelas, señala a Science Direct que algunas especies pueden vivir hasta un año desde que se alimentan hasta que vuelven a conseguir alimento, aunque para las especies de tamaño más grande recomiendan “alimentarlas cada 3 o 6 meses” y, a ser posible, no con su propia sangre, ya que pueden provocar infecciones, aunque hay personas que lo hacen constantemente. En todo caso, siempre es mejor consultar antes a un médico.

Antiguamente, el uso de la sanguijuela medicinal (Hirudo medicinalis) estuvo muy extendido, tanto que estuvo a punto de desaparecer tanto en Europa como en Asia y ahora es una especie protegida. Actualmente sigue presente en muchos países e, incluso Estados Unidos las ha aprobado legalmente catalogándolas de “dispositivos médicos”.

Pero, ¿qué lleva a las personas a hacerse con una sanguijuela que puede llegar a medir más de medio metro de longitud para convertirla en su mascota? Según Mackenzie Kwak, parasitólogo de la Universidad Nacional de Singapur, “las sanguijuelas mascotas son una manera maravillosa de aprender sobre los parásitos y, en un nivel más amplio, apreciar lo intrincado y extraño que puede ser el mundo natural".

Las sanguijuelas mascotas son una manera maravillosa de aprender sobre los parásitos

Pero la criadora Ariane Khomjani cree que las personas no deberían reaccionar tan negativamente ante las sanguijuelas: "¿Te imaginas la indignación que se provocaría si alguien habla de los perros y los gatos de la forma en que los ves hablar de las sanguijuelas?" Puede ser un simple cambio de mentalidad o que, quizás, estemos ante una nueva forma de tener mascotas en casa.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios