Ha intentado disimularlos

¿A qué se deben los temblores de Angela Merkel? El análisis de los neurólogos

El llamado temblor ortostático, que en la mayoría de los casos no está asociado a otras enfermedades y no tiene una causa conocida, encaja con los síntomas de la canciller

Foto: La canciller alemana, Angela Merkel. (EFE)
La canciller alemana, Angela Merkel. (EFE)

Por segunda vez en menos de 10 días, la canciller alemana, Angela Merkel, ha vuelto a sufrir temblores en un acto público. Ha ocurrido este jueves en Berlín en la toma de posesión de la nueva ministra de Justicia. Le temblaba todo el cuerpo y apenas ha podido disimular sujetándose los brazos, exactamente igual que el pasado 19 de junio durante la visita del presidente de Ucrania. En aquella ocasión, el evento era en el exterior y ella misma atribuyó el problema a la deshidratación, pero esta vez no parece una excusa lógica. Aun así, ha seguido con su agenda, camino de la cumbre del G-20 en Japón. ¿Hay motivos para preocuparse por la salud de la líder germana?

Todo apunta a algún tipo de problema neurológico y, de hecho, entre los expertos es un tema de conversación. David Pérez Martínez, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario 12 de Octubre, asegura que establecer un diagnóstico “es una tarea compleja que implica un interrogatorio dirigido y una exploración neurológica detallada”. En este caso, “intentar hacerlo con un vídeo de pocos segundos es, cuando menos, arriesgado”.

¿A qué se deben los temblores de Angela Merkel? El análisis de los neurólogos

No obstante, tiene claro que se trata de un cuadro neurológico. “Si alguien me pregunta, de acuerdo con mi experiencia me inclinaría a decir que es muy similar a los pacientes que sufren de temblor ortostático”, explica a Teknautas. Aunque existen muchos tipos de temblores asociados a diversos problemas, a simple vista esta puede ser la explicación más convincente.

Desde un punto de vista meramente descriptivo, “es un temblor que afecta predominantemente a piernas y tronco, con sensación de inestabilidad en cuando la persona está de pie y que mejora o desaparece al caminar o sentarse”, explica. En ocasiones es tan leve que el paciente puede notar solo una sensación de inestabilidad o extrañeza en las piernas al estar de pie. En otros casos, puede ser muy llamativo con extensión del temblor a la cabeza y extremidades superiores.

Pero ¿qué dolencias se pueden ocultar tras estos síntomas? Podría ser un temblor ortostático primario, sin causa conocida; o secundario, es decir, que esté relacionado con otro proceso. “La mayoría de las veces es primario y no se asocia ni a otras enfermedades ni a fármacos”, señala el experto, que también es presidente de la Asociación Madrileña de Neurología.

"Es un temblor que afecta predominantemente a piernas y tronco, con sensación de inestabilidad"

En estos casos, “el debut es variable pero la media suele ser entre los 55 y 65 años con predominio en mujeres”, lo que encaja perfectamente con los 64 años de la canciller alemana (cumplirá 65 el 17 de julio).

Una enfermedad rara

En cualquier caso, “es una enfermedad relativamente rara y que muchas veces no es diagnosticada durante mucho tiempo, especialmente si no recibe una valoración neurológica. En algún estudio publicado, la media en el retraso diagnóstico es superior a los siete años”, apunta Pérez Martínez.

Y si el diagnóstico es complicado, los especialistas tampoco tienen claro cuál es la terapia más indicada, ya que la mayoría de las pacientes no responden bien a los fármacos. “Se han empleado múltiples tratamientos”, pero el problema es que “no disponemos de información de calidad en forma de ensayos clínicos extensos”, destaca.

En términos generales, se suelen emplear benzodiacepinas, antiepilépticos, beta-bloqueantes y una larga lista de otros medicamentos, que han demostrado ser los más eficaces, según un estudio publicado en 2016 tras realizar un largo seguimiento a pacientes con este problema. A menudo se emplean en combinación ante la falta de respuesta. En definitiva, “si el cuadro es muy llamativo, con frecuencia es difícil de tratar”.

Aunque no es habitual, el temblor ortostático puede ser secundario a la ingesta de fármacos o trastornos parkinsonianos, pero “aparentemente no parece que existan síntomas de este caso”.

Nada que ver con el párkinson

Popularmente, los temblores se relacionan a menudo con la enfermedad de Parkinson, pero en este caso el experto del 12 de Octubre casi se atreve a descartar esta posibilidad, ya que los síntomas son muy diferentes. “El temblor típico de la enfermedad de Parkinson es muy distinto. Aparece en extremidades, inicialmente en un solo lado del cuerpo, y una de sus características es que se produce en reposo. Además, no solo aparece temblor sino otros síntomas que no existen aquí”, señala.

"El temblor típico de la enfermedad de Parkinson es muy distinto. Aparece en extremidades, inicialmente en un solo lado del cuerpo"

No obstante, desde la distancia es imposible determinar más el diagnóstico.La mejor prueba es la exploración realizada por un neurólogo con experiencia. La mayoría de las veces solo con eso se puede establecer un diagnóstico de presunción”, señala. Y si fuera necesario, la realización de pruebas de neuroimagen o analíticas podría descartar causas raras que produzcan un temblor parecido.

Pero hasta donde puede alcanzar un especialista que simplemente vea las imágenes, el temblor ortostático primario es lo más probable. “Habitualmente aparece aislado, sin otros síntomas y sin una causa evidente”, resume Pérez Martínez.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios