Los 'streamers' se han creado un nuevo 'Gran Hermano' y va camino de negocio redondo
  1. Tecnología
El rol (virtual) vuelve a estar de moda

Los 'streamers' se han creado un nuevo 'Gran Hermano' y va camino de negocio redondo

El mundo los servidores privados de los videojuegos lleva años entre nosotros, pero vive un nuevo 'boom' gracias a que se han convertido en los 'realities' de los 'influencers'

Foto: Foto: YouTube.
Foto: YouTube.

Tarde del pasado domingo 17 de octubre. A eso de las siete, un grupo de 25 'streamers', liderados por Auronplay, pero cada uno con su canal emitiendo en directo, coinciden en una partida del videojuego Minecraft. Hablan, ríen, empiezan a dar vueltas por la ciudad y reciben las instrucciones de las personas que les han puesto ahí. Deben ir a una nueva ciudad, todos juntos, hacer una misión especial y encontrar un objeto único. ¿Cuál? Pues una versión para Minecraft del último modelo de teléfono plegable de Samsung que se promociona en directo a todo trapo. La compañía coreana se ha convertido en la última marca en sumarse a uno de los fenómenos de moda en la red y que, viendo iniciativas como esta, va camino de negocio redondo: los 'Gran Hermano' virtuales para 'influencers' basados en servidores privados.

En los últimos meses, casi todos los grandes creadores de contenido de España, y los no tan grandes, han pasado por alguno de estos servidores convertidos en una especie de 'reality' versión internet y que han sido creados o al menos impulsados por los propios 'youtubers'. Desde Egoland (jugado a principios de enero), que fue el primero en esta tendencia y que generó un terremoto a nivel global apoyado por gente como Alexby o El Rubius (jugando en ese servidor desveló su marcha a Andorra), a Tortillaland (se juega ahora mismo), pasando por Marbella Vice (obra de Ibai), o Arkadia (lanzado por Willyrex y Vegetta). Una mina de oro para estos usuarios que ofrece una mezcla de entretenimiento y 'gaming' con miles de posibilidades en un momento en el que todo ellos intentan rivalizar con la producción clásica.

Foto: Jordi Torras y Xavi Robles, al poco tiempo de crear Vizz Agency. (Cedida)

Si todo esto le suena a chino no se preocupe, no es algo demasiado extraño, pero puede que sea el momento de conocer este 'Gran Hermano' evolucionado. Haciendo un pequeño resumen y sin entrar en demasiados detalles, la base de estos nuevos 'realities' por los que incluso hay codazos por entrar, se basan en algo que existe desde hace años y le añaden su propio toque. Los sitios como los citados Egoland, Tortillaland o Marbella Vice, son en esencia servidores privados de videojuegos 'online' en los cuales entran unas decenas o cientos de 'streamers' y otro tipo de personalidades con la idea de participar en los mismos mientras dure el programa.

Igual que cualquiera puede montarse su propio servidor para jugar con amigos o con todo tipo de extraños con unos detalles específicos, ellos lo hacen para estar entre creadores y en ese mundo cerrado van generando contenido que ya sea en directo o en diferido se acaba mostrando a sus seguidores. Una suerte de 'reality' virtual en el que aunque todos juegan en el mismo mundo, cada uno muestra su punto de vista, sin ser una historia lineal e igual para todos y cualquier espectador puede elegir al creador que más le guste para seguir, o saltar de uno a otro.

A esto hay que añadirle más variables. Lejos de ser un servidor, digamos, al uso, se trata de diseños muy trabajados y creados a conciencia, con una personalización muy importante, como si de una gran modificación (un MOD) del juego se tratase, y que se financia en casi todos los casos en el dinero de los propios 'streamers' interesados en que salga adelante como si de una inversión se tratase. Y con el extra de que no solo debe servir para jugar, sino que debe ser dinámico y dar posibilidades para generar historias, situaciones entretenidas, redondeando un producto final perfecto para este tipo de usuarios que luego les traiga beneficios en publicidad o patrocinios.

De ahí que los juegos que más hayan triunfado en estas iniciativas hayan sido con mundos muy abiertos y opciones a raudales como son Minecraft, Roblox y, sin lugar a dudas, GTA Online. Otros, como Rust o Ark: Survival Evolved también se han utilizado, pero sus posibilidades son más reducidas.

Una vez desarrollado, ¿qué hacen los 'streamers' ahí dentro? Dependiendo del título, el juego puede consistir en sobrevivir, conectar con otros creadores, intentar vencerlos, construir una ciudad o simplemente disfrutar del paisaje. Como si de distintos 'realities' se tratase, han hecho hasta programas de radio especiales dentro del juego, emulado títulos como First Dates o realizado todo tipo de contenido. Volviendo a GTA, el título de Rockstar, la última moda entre los servidores modificados de este juego pasa por lo que llaman 'rolear', sí, igual que si jugases a Dungeons and Dragons.

Cada jugador asume un papel dentro del servidor que debe respetar en todo momento, construyendo su historia en base a la personalidad elegida y el juego evolucionará en torno a ella. Además, por encima estarán los líderes del servidor que controlan en todo momento que se respetan las normas. De nuevo contenidos barato, diferente, fácil de seguir en modo serie y entretenido. Eso sí, también necesitas manos técnicas.

Contenido especial, barato y monetizable

Una de esas manos técnicas que mejor conoce el fenómeno de estos servidores es Yisus, un jovencísimo desarrollador español, que empezó con 13 años (hace unos 7) a tocar cosas de Habbo Hotel, creando servidores con mucha personalización de cara al usuario y se enganchó al descubrir lo que se podía hacer Minecraft. De ahí no ha parado, su firma estuvo detrás de Egoland o Marbella Vice (contactaron con él a través de Molecorp, otro 'developer' que triunfa con estos servidores) y además tiene un canal de Twitch en el que muestra cómo modela los servidores. "He llegado a hacer servidores para juegos como Counter Strike, Unturned, Garry's mod, Left 4 Dead, GTA o Rust, entre otros", explica en conversación con Teknautas.

Su caso es un claro ejemplo de la evolución de esta nueva forma de exprimir los juegos. Empezó de la forma más autodidacta posible, ahora se está especializando y se ha convertido en un referente incluso para los 'streamers' que quieren crear su propio 'Gran Hermano'. "No es necesario ser un programar senior, de hecho hace poco que soy "oficialmente" programador junior. Normalmente, todos los juegos que permiten crear servidores privados tienen su documentación y API (Conjunto de instrucciones que ayudan a 'scriptear' sobre, en este caso, el juego) al alcance de cualquiera".

Sobre el secreto de estas iniciativas para los 'streamers' no se pronuncia demasiado, a él le llegaron los encargos y los montó, pero sí ve algunas claves. "Juntar a creadores de contenido es asegurar el éxito, ya que juntas todo tipo de comunidades. Aunque también hay un alto riesgo de generar toxicidad entre ellas. Pienso que los creadores de contenido se suman porque saben que es algo que se va a hacer viral y va a triunfar ósea es contenido 'fácil' a la vez que, divertido". En un entorno como Twitch o YouTube en el que se necesita contenido fresco casi a diario para poder ganar dinero con la publicidad, estas series ofrecen historias sin tener que mirar mucho más allá.

Yisus habla de sensaciones, pero hay datos que lo avalan. Solo Egoland fue retransmitido en directo por más de 70 canales, consiguiendo más de un millón de espectadores en lo que se podría denominar como minuto de oro. Pero es que, además, dispararon las cifras del juego Rust tanto en ventas como en Twitch. El resultado final fue una media de más de 353.000 espectadores al día en Rust durante el tiempo que duró el evento, la gran mayoría en Egoland, según explicaban en el medio Meristation.

Claro que conseguir buenos servidores que encima den opciones para hasta incluir campañas de publicidad no es gratis, y aunque Yisus no da números, sí habla de pagos por el desarrollo. Es más, hace solo unos días, los gestores de Tortillaland, el servidor privado que ahora mismo tiene enganchados a los grandes 'streamers', anunció un nuevo puesto de trabajo solo para desarrollar parte del servidor que están montando en Minecraft.

"No es ningún secreto y aunque algunas cosas se hagan por gusto es cierto que otras se pagan, pero tampoco te vas a hacer millonario creando servidores para 'streamers'. ¿Se puede convertir un servidor de un juego en un negocio? Depende, depende de la gente que juegue y si en sí está permitido, ya que algunos juegos o plataformas tienen normas y condiciones para crear un servidor privado", señala el desarrollador. Y ese debate entre negocio, juego y creación se situa en el siguiente paso del 'boom' de estos servidores.

La duda eterna del negocio

El ejemplo de Samsung y Tortillaland es un claro caso de cómo pueden evolucionar este tipo de desarrollos y cómo podrían encaminarse a un negocio redondo para desarrolladores y 'streamers'. Crean un servidor privado con una inversión inicial y lo llenas de 'streamers' que generan dinero por publicidad y además traen promociones para hacer crecer aún más el 'reality', por lo que el ecosistema se retroalimenta. Pero no es ni tan sencillo ni cuenta con el visto bueno de todos. Frente al espectáculo de los creadores de contenido, hay muchos usuarios que creen que sus actuaciones pueden dar una mala imagen de este tipo de prácticas y podrían incluso acabar con el espíritu original de estos títulos. Es más, hay plataformas que no permiten la monetización directa, aunque luego se haga por detrás.

Un grupo que conoce bien esto es el que gestiona la Comunidad de Roleplay de GTA Forasteros. Este servidor es uno de los más conocidos y con más solera en español. Cuentan, de media, con unos 200 jugadores que juegan a diario en sus calles, una comunidad de Discord de más de 37.000 personas y son claros con su opinión. Ellos lo hacen por 'hobby' pese a que funciona como una empresa, y creen que el boom 'streamer' puede enturbiar sus comunidades. "Nosotros le dedicamos mucho tiempo, somos casi 80 personas gestionando el servidor y aun así nos cuesta repartinos las tareas y tener tiempo, pero es que convertir esto en una empresa, además de no poderse por las normas de FiveM (la plataforma adscrita a GTA que permite los servidores externos), no va con nuestras ideas", señalan.

Ellos llevan desde 2019 con su servidor ambientado en una ciudad de Estados Unidos, hacen entrevistas a todo usuario que quiere entrar, controlan que se cumplan las normas, hacen mejoras de programación y mantenimiento... Y además juegan de forma estricta que el estilo de 'rol' más tradicional. "En el caso de 'streamers' lo hacen como un espectáculo, es otra cosa. Totalmente legítimo y lógico si quieren hacer contenido, pero no se puede comparar algo como Marbella Vice con lo nuestro porque luego viene gente a nuestros servidores y no entiende las diferencias. Aquí claro que se viene a divertirse, pero respetando los roles y las normas del servidor", añaden.

Por último, mientras en Tortillaland buscan programadores y le dedican un espacio gigante a Samsung, desde Forasteros son claros: incluso si quisieran, sería casi imposible mantener un servidor como este como empresa. A no ser, claro que busques otra cosa. "Sí que ves por ahí otros servidores que te cobran por entrar, por comprarte una casa en el juego, por comprarte un coche... Incluso sabiendo que FiveM lo prohibe. Pero es que ni así nos daría para sacar dinero para todo el equipo de Forasteros. ¿Que se puede hacer negocio? Podría, pero tendrías que pensarlo de una forma muy diferente a la nuestra y con otros objetivos". Claro, lo suyo no es un 'reality'.

Samsung Influencers