Fastly, el 'fontanero' de internet que ha dejado miles de webs KO en todo el mundo
  1. Tecnología
Un 'acelerador' de webs

Fastly, el 'fontanero' de internet que ha dejado miles de webs KO en todo el mundo

Fastly es uno de los mayores CDN (content delivery network) del mundo. Su labor es fundamental para que puedas visitar webs en segundos. Pero si algo sale mal, todo se viene abajo

placeholder Foto: Salida a Bolsa de Fastly en 2019 en el NYSE. (Foto: Faslty)
Salida a Bolsa de Fastly en 2019 en el NYSE. (Foto: Faslty)

Es muy probable que hasta hoy no hayas oído hablar de Fastly. Es normal. Este proveedor tecnológico cotiza en la Bolsa de Nueva York pero es un gran desconocido para el público en general ya que su labor es, precisamente, mantenerse en la sombra. Es uno de los 'fontaneros' de la red. Se trata de un CDN o red de distribución de contenidos ('content delivery network'), cuya misión principal es acelerar los tiempos de carga de una web cuando accedes a ella. Funciona mediante una red de servidores en todo el mundo. Si hay algún problema grave en esa red, como ha ocurrido hoy, todo se viene abajo. Es el gran riesgo de la creciente centralización de internet.

Fastly, fundada hace 10 años por el programador Artur Bergman y con 1.000 empleados, es uno de los grandes proveedores de infraestructura tecnológica con miles de clientes en todo el mundo, desde Deliveroo o PayPal a The New York Times pasando por Atresmedia en España. Uno de sus competidores, Cloudfare, sufrió un problema similar el año pasado e internet se vino abajo durante casi una hora. También le pasó a Amazon Web Services, otro de los grandes 'fontaneros' de internet, de cuyos servidores dependen miles de empresas. En el 2017 sufrió un fallo técnico y buena parte de Estados Unidos se quedó sin acceso a miles de webs durante horas. Hoy ha vuelto a ocurrir.

Foto: Foto: Reuters.

Fastly, Cloudfare, Akamai o Cloudfront, el servicio de CDN de Amazon, sirven para no tener que esperar decenas de segundos al visitar una web. Si estos servicios no existieran, al entrar en Twitch, Spotify o la CNN, algunos de los clientes afectados hoy, los usuarios más cerca geográficamente de los servidores que alojan las webs accederían mucho más rápido que los que están en la otra punta del planeta.

Para evitarlo, estas empresas crean nodos de servidores distribuidos por todo el mundo y redirigen el tráfico online. Estas redes funcionan almacenando en caché contenido de las webs de sus clientes, de forma que cuando un usuario pincha en la página, será el nodo de Fastly o Cloudfare más cercano el que sirva ese contenido, en lugar de la infraestructura propia de Twitch o Spotify ubicado a miles de kilómetros de distancia.

placeholder (Reuters)
(Reuters)

Estos CDN son ya en parte indispensable de las tripas de internet. Y eso tiene grandes ventajas... e inconvenientes. Proveedores como Fastly permiten que la experiencia de navegar por internet sea homogénea en todo el mundo, tanto si estás en un ordenador como en el móvil. Además, evitan el problema de los picos de tráfico (tan difícil de gestionar en medios de comunicación), al poder redistribuirlo por diferentes nodos. Y hacen que el negocio 'online' sea viable económicamente: nadie podría mantener su propia red de servidores por toda la geografía. Es el secreto del éxito de Amazon Web Services, ofrecer su tecnología en la nube a un precio asequible a miles de empresas consolidadas y 'startups' que, de otra forma, no podrían operar.

Los CDN tienen también otra ventaja: su propia naturaleza descentralizada hace que, si ocurre un fallo como el de hoy, el impacto del mismo dependerá también de la ubicación geográfica de cada usuario. Se puede caer un nodo concreto y afectar, por ejemplo, a ciertos países en Europa, pero no a todo el continente. Todo depende de dónde se ubique el fallo en el sistema. Lo mismo si hay un ciberataque: se podrían comprometer algunos nodos del CDN, pero 'hackear' toda la red al completo sería mucho más complejo.

placeholder Artur Bergman, fundador de Fastly.
Artur Bergman, fundador de Fastly.

La gran desventaja, sin embargo, ha quedado hoy patente: el funcionamiento de la red depende de cada vez menos proveedores, un puñado de gigantes que, en caso de sufrir un fallo interno grave, provocan caídas globales de internet. Fastly aún no ha explicado en detalle la naturaleza del fallo, de momento solo alude a un error en "la configuración del servicio". Cuando le ocurrió a Cloudfare el año pasado, el problema fue un error puntual en la actualización de un 'router' de la zona de Atlanta (EEUU). Eso hizo que todo el tráfico mundial se redirigiera a ese nodo, lo cual colapsó el sistema. Un mínimo cambio hecho por un ingeniero en Atlanta hizo que se apagara internet en todo el planeta durante casi una hora. Esto da una idea del riesgo aunque, paradójicamente, a Fastly le ha sentado muy bien el batacazo: se ha disparado en Bolsa hasta un 16% (su mayor subida en los últimos meses). Lo han resuelto rápido y ahora todo el mundo conoce a esta empresa.

La realidad es que prácticamente cualquier página web que visites ahora mismo depende de Amazon Web Services, Microsoft Azure o Google Cloud para alojar sus servidores en la nube, y de Fastly o Cloudfare para servir sus webs al instante. Internet nunca ha sido tan potente y frágil a la vez.

Tecnología
El redactor recomienda