El rival chino de Amazon no era Alibaba: esta empresa ha logrado clonar su fórmula de éxito
  1. Tecnología
DEBERÍA TENER UN OJO PUESTO en ella

El rival chino de Amazon no era Alibaba: esta empresa ha logrado clonar su fórmula de éxito

JD.com, una de las mayores tiendas 'online' de China, sacará este viernes a bolsa su filial logística, la clave para enfrentar a gigantes como Alibaba. Así funciona un negocio que ahora pone un pie en Europa

placeholder Foto: Uno de los centros logísticos de JD. (Foto: JD)
Uno de los centros logísticos de JD. (Foto: JD)

Prácticamente cualquier tecnológica occidental tiene su equivalente 'made in China'. El proteccionismo de hierro que impone el régimen de Pekín sobre un territorio de 1.400 millones de habitantes es el caldo de cultivo perfecto para que estos clones surjan como setas. Ya pueden pensar en una red social como Facebook o Twitter, un buscador como Google... Por supuesto, también existe un Amazon patrio en el gigante asiático. En realidad más. Hasta ahora, cuando se hablaba de ello, las miradas se fijaban en Jack Ma como el Jeff Bezos asiático, un parecido construido tras décadas levantando Alibaba. Ciertos parecidos tienen, porque ahora, además de vender 'online', también andan metidos en el negocio del 'cloud computing', aunque muy lejos de las cifras de AWS. Pero ahora hay una empresa que amenaza con quitarle ese título 'oficioso': JD.com.

Segunda o tercera plataforma de 'e-commerce' en lo que se refiere a volumen de ventas en el mercado interno (según el periodo y clasificación que se consulte), esta compañía pretende sacar ahora, si nada lo impide, su filial logística a bolsa. Lo hará vía Hong Kong, un índice bursátil donde quiere recaudar más de 30.000 millones de dólares hongkoneses, que al cambio supondrán unos 3.200 millones de euros. Se convertirá en cotizada el próximo viernes, 28 de mayo.

Foto: Andy Jassy, CEO de Amazon Web Services. (Reuters)

Uno de cada dos euros que recauden, como ellos mismos han indicado en el dosier de su estreno bursátil, irá destinado a hormonar su red logística en el corto plazo. Algo lógico, ya que esta pieza de su cadena es la que realmente lo diferencia de Alibaba y le permite seguirle el ritmo en la carrera que protagonizan desde hace años.

Mientras la multinacional de Ma se apoya mayoritariamente en empresas externas para vender y enviar sus productos, JD.com los compra, los atesora y comercia con su propio 'stock' gracias a esa malla de almacenes y centros que tiene distribuidos por todo el país, desde donde ellos mismos mueven los pedidos con su propia flota. Un modelo que a la hora de la verdad se aproxima mucho más a lo que hace Amazon en materia logística que lo que hace Alibaba.

JD Logistics es un brazo que la propia JD.com decidió amputarse en 2017 para crear un nuevo negocio independiente, como ya hiciese en su momento con productos relacionados con la salud o las finanzas electrónicas, materias para las que también creó filiales. Esa emancipación no ha impedido tener a JD Group una mayoría absoluta en el consejo de dirección, ya que maneja aún el 79% de la compañía. Entre el 21% restante se encuentran inversores de mucho nombre en el sector tecnológico como Softbank o BlackStone.

Logística para todos

Pero esta compañía no es simplemente una unidad logística al uso. Al independizarse, pudo tener la cintura suficiente como para abrir sus soluciones a terceros clientes y así aumentar ingresos. ¿Se imaginan a Amazon, por ejemplo, poniendo su tropa de repartidores al servicio de Inditex? Pues es precisamente lo que hace esta firma, que trabaja con diferentes minoristas, como marcas de zapatos o de ropa, para ofrecerles toda la fontanería necesaria en aquel país para vender por internet. Aunque en 2018 siete de cada 10 euros que ingresaban todavía eran por la demanda de su matriz, este año más del 47% eran de clientes externos.

placeholder Foto: JD.com.
Foto: JD.com.

Esto puede sonar muy bien sobre el papel, pero puede convertirse en un arma de doble filo. Por una parte, el mercado logístico en China sigue siendo algo ultrafragmentado, que complica mucho adquirir grandes contratos que aten al cliente con su proveedor. Las cinco mayores empresas a las que JD da servicio con su filial apenas suponen un 1,6% de la facturación de la compañía que saldrá a bolsa este viernes.

El otro problema, como ellos reconocían en su propia presentación de resultados, pueden ser los roces que surjan con el resto de empresas del conglomerado, especialmente con la plataforma de comercio 'online', al prestar servicio a posibles 'rivales'. Al fin y al cabo en la venta por internet todos, grandes y pequeños, están comiendo del mismo plato. “Es posible que tengamos diferentes perspectivas de desarrollo o conflictos de interés con JD Group y, debido a la participación mayoritaria de JD Group en nuestra compañía, es posible que no podamos resolver dichos conflictos en términos favorables para nosotros”.

¿Se imaginan a Amazon repartiendo para Inditex? Eso es lo que hace JD Logistics

En 2020, JD Logistics obtuvo ingresos por valor de 9.360 millones de euros, lo que supuso un incremento casi del 50% frente al anterior curso. Sin embargo, las pérdidas se incrementaron hasta los 510 millones de euros. Unos números rojos debido en parte al plan de expansión de sus infraestructuras, que hace tiempo llevaron fuera de sus fronteras natales y que la ha llevado a tener más de 250.000 empleados. Hace un par de años, se empezaron a expandir por países del entorno como Vietnam o Tailandia. Ahora han puesto incluso un pie en Europa con 18.000 metros cuadrados en Venray, en el sur de Holanda, donde construirán su primer 'cuartel general' por estas latitudes.

JD es una de esas empresas chinas que una vez se fundan acaban cogiendo carrerilla y la inercia las acaba convirtiendo en un gigante cuya competencia acaba preocupando no solo a sus compatriotas, sino a todas las empresas. En sus orígenes, hay que remontarse a 1998, era una pequeña tienda física en Pekín llamada Jingdong. En 2004 ya trasladó el negocio a internet y pasó a conocerse con la abreviatura JD.com. A día de hoy, es un gigante compuesto por un puñado de empresas y divisiones valorado en decenas de miles de millones de euros.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Drones y robots repartidores

Una de las cosas en las que también coinciden Amazon y JD es en la aproximación tecnológica al negocio del reparto y del movimiento de mercancías. Un 20% de lo que recauden en bolsa irá destinado a la investigación y el fortalecimiento de sus programas de innovación para seguir avanzando en planes de robotización de almacenes o de entrega con drones. Llevamos años hablando de cómo la empresa de Jeff Bezos tenía intención de hacer uso de un ejército de naves no tripuladas para entregar sus paquetes. Sin embargo, esto no ha recibido aún el impulso definitivo que le haga pasar de ser algo anecdótico. En EEUU, recibió la aprobación para operar con estas máquinas en 2020, tras siete años de pruebas para diseñar 'Prime Air'.

La compañía destinará el 20% de lo recaudado en bolsa a programas de tecnología

Para ese momento, JD Logistics llevaba decenas de miles de kilómetros de vuelo acumulados. Desde 2016, empezó a repartir con drones. Algo que sigue haciendo a día de hoy. La compañía, incluso, diseña y vende sus propios modelos. Muchos de estos ingenios le valieron, por ejemplo, para soportar el aumento de peticiones al principio de la pandemia, cuando ciudades como Wuhan fueron cerradas a cal y canto.

La compañía puso a trabajar 24/7 sus almacenes automatizados, para tener que recurrir al personal humano justo. También puso un ejército de robots a hacer tareas de reparto, como se pudo ver en diferentes vídeos en las redes sociales. Son conscientes de que las actividades típicas de sus almacenes están abocadas a una inevitable automatización. Por eso, JD puso en marcha ya hace varios años programas de formación que van capacitando a los empleados que pueden ser susceptibles de ser sustituidos por una máquina a realizar tareas que los robots no puedan hacer en cada momento.

JD & The Straight Shot Jeff Bezos Blackstone Multinacionales Softbank