Que no te la cuele WhatsApp: cómo evitar que las 'apps' de mensajería sepan todo de ti
  1. Tecnología
El bien más preciado

Que no te la cuele WhatsApp: cómo evitar que las 'apps' de mensajería sepan todo de ti

Cruzar datos entre Facebook y WhatsApp es el gran plan de Zuckerberg, pero en tus manos está no ponérselo fácil

placeholder Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Casi siete años han pasado ya desde que Facebook anunció la adquisición de WhatsApp a cambio de unos 22.000 millones de dólares. No está de más recordar que por entonces la única vía de ingresos de la app de mensajería era el pago de una cuota anual de 0,89 euros, que a veces ni cobraba. De hecho, no mucho tiempo después esa cuota desapareció y con ella Facebook dejaba de ingresar un solo euro por WhatsApp. ¿Se había vuelto loco Zuckerberg? No.

En la clásica frase de “si algo es gratis el producto eres tú”, Facebook está intentando poner en marcha el trasvase de datos entre su app y WhatsApp, porque ahí es donde está el verdadero potencial de la app de mensajería: echar una mano a Facebook a conocer (más aún) a sus usuarios, con tal de servirles la publicidad más personalizada posible. Y es que cada dato que entregamos a Facebook inocentemente es una ayuda más para ellos, que tienen como principal negocio la publicidad.

Foto: (Reuters)

Para hacernos una idea, Facebook ofrece a los anunciantes mostrar anuncios a personas que dentro de poco van a celebrar su aniversario de bodas, a los que tengan hijos, a expatriados, o simplemente a personas que han estado en una tienda y han realizado una compra. En todo ello intervienen datos que damos directamente a Facebook, indicando por ejemplo cuándo es nuestro aniversario, pero también datos que obtiene por el uso que hacemos de su app, de Instagram o, si se lo permitimos, de WhatsApp.

El cifrado de extremo a extremo, tu mejor aliado

A veces nos entra la conspiranoia, ¿cómo es posible que me salgan anuncios de (inserte aquí lo que sea) si no lo he buscado ni nada? Son tantos los datos que Facebook, Google o quien sea que sirva el anuncio tiene sobre nosotros que puede llegar a adivinar o intuir productos o servicios que vamos a querer. O al menos eso tendremos que pensar mientras no haya pruebas de que nos espían por otras vías, algo que sigue en discusión. Pero lo que sí que podemos hacer es limitar qué conocen las distintas apps sobre nosotros.

Lo primero de todo es aclarar qué pueden saber sobre nosotros las aplicaciones de mensajería. Los contenidos de nuestros mensajes o incluso las fotos y videos que enviamos viajan cifrados de extremo a extremo por defecto en WhatsApp y Signal. ¿Qué quiere decir esto? Que tus mensajes viajan directamente desde tu móvil a los de los receptores, sin pasar por sus servidores, y solo los receptores pueden ver el contenido. Por mucho que alguien capture el tráfico saliente de tu móvil no podría ver su contenido, porque la clave para acabar con el cifrado solo la tiene el receptor del mensaje.

placeholder Para que esto funcione así también en Telegram debes usar chats secretos. (Foto: Reuters)
Para que esto funcione así también en Telegram debes usar chats secretos. (Foto: Reuters)

En Telegram tienes que abrir un chat secreto para activarlo, entrando en el contacto, presionando el botón Más y seleccionando 'Iniciar chat secreto'. Ojo a este punto, porque por mucho que Telegram tiene fama de ser una app segura, los chats no se cifran de extremo a extremo por defecto, se cifran, pero pasan por sus servidores. Una vez tengas tus chats cifrados de extremo a extremo, no hay manera posible de que ninguna app o incluso hacker pueda ver de qué hablas o tus fotos o videos compartidos.

La mina de los metadatos

Lo que sí pueden ver las apps son los metadatos de las imágenes y videos que compartimos, y esa información puede ser muy valiosa para cualquier plataforma, porque le ayuda a crear nuestro perfil de cara a la publicidad. ¿Qué incluyen esos metadatos? Información sobre cuándo y dónde se tomó la foto o el video, su duración o con qué dispositivo se consiguieron. Esos datos así solos pueden parecer que no aportan gran cosa, pero podrían llegar a revelar nuestros movimientos o con quién nos juntamos, porque tenemos fotos en la misma ubicación exacta.

Pero también podemos eliminar todos esos metadatos, que los usuarios nunca consultamos, y que solo tienen utilidad para los anunciantes, con la ayuda de apps. En el caso de iOS, la solución pasa por una aplicación como Exif Metadata, con ella podemos conocer el 'rastro' que deja nuestra foto, y con el botón Remove All Metadata crearemos una copia de la foto sin huellas. Podemos optar por mandar la versión “limpia” a una carpeta para que WhatsApp y compañía o directamente podemos eliminar la original. Lo mismo se puede hacer en el caso de Android, en su caso con Photo Metadata Remover.

Los metadatos de tus fotos están a mano de cualquier app, y es una información muy valiosa para los anunciantes

iOS y Android también permiten desactivar la geolocalización de las fotos y videos que sacas, pero recuerda que el dato de la localización es solo uno de los que se incluyen. Según qué móvil Android tengas, por ejemplo con los Pixel, sí que puedes desactivar los metadatos desde las opciones de la cámara. Una opción que también tienes en iOS es dar acceso limitado a la galería a WhatsApp y compañía, abriendo la puerta únicamente a las fotos y video que quieras compartir. Así ninguna app podrá “cotillear” el resto de contenido de tu galería.

Los datos sobre el uso de cada 'app'

Y tras hablar sobre las “zancadillas” que puedes ponerle a las apps de mensajería para limitar qué pueden saber de ti, también hay que hablar de qué no puedes evitar que sepan. En este punto hay que hablar de WhatsApp, porque es la que más trabaja este aspecto, en beneficio de Facebook. WhatsApp se queda con datos sobre el uso que haces de ellas, como cuándo has usado la app, tus direcciones IP y el modelo de tu teléfono además del número. Así, WhatsApp no sabe con quién hablas directamente, pero por los tiempos de uso lo puede llegar a intuirlo y hasta saber tus horas de trabajo, sueño o actividad.

placeholder Lo que tecleas, tus gestos, tus tiempos... Todo eso puede y suele ser registrado por las 'apps' aunque parezca algo sin importancia. (Foto: Reuters)
Lo que tecleas, tus gestos, tus tiempos... Todo eso puede y suele ser registrado por las 'apps' aunque parezca algo sin importancia. (Foto: Reuters)

WhatsApp es el mayor succionador de este tipo de datos, pero Telegram no es tan claro. No conocerán tu número de teléfono, pero lo que haces con su 'app' llega a sus servidores, aunque se supone que no lo comparte con terceras empresas. En el caso de Signal los únicos datos con los que se quedan son el número de teléfono y la fecha de la última conexión. De todas maneras, si usas cualquiera de estas apps, esos datos son suyos y no puedes evitarlo, sólo dejando de usarlas.

Igualmente, si todas tus conversaciones van cifradas de extremo a extremo, algo que hace prácticamente imposible que nadie más que tú y tus interlocutores tengan acceso a los mensajes, y le quitas a WhatsApp y compañía la posibilidad de ir trazando un perfil sobre ti borrando los metadatos de tus fotos, ya estarás dando un paso importante de cara a proteger tu privacidad. O dicho de otra manera, Facebook, Google y compañía no tendrán tan fácil segmentarte para su publicidad e incluso puede que llegues a ver menos publicidad, o al menos te ahorrarás unos euros porque la publicidad no será tan segmentada.

WhatsApp Telegram Android
El redactor recomienda