Adiós, Hyperloop; hola, tren magnético: así es como China quiere viajar a 800 km/h
  1. Tecnología
PRUEBAS CON GRAN ÉXITO

Adiós, Hyperloop; hola, tren magnético: así es como China quiere viajar a 800 km/h

Las últimas pruebas realizadas en China hacen pensar que estos trenes, ya en activo desde 2003, sean capaces de recorrer distancias de 1.300 kilómetros en poco más de dos horas

placeholder Foto: El maglev chino ha alcanzado los 620 km/h. (CC/Wikimedia Commons)
El maglev chino ha alcanzado los 620 km/h. (CC/Wikimedia Commons)

Acaban de llamarte y, con urgencia, te convocan a una reunión. Tienes que acudir esta tarde sin falta y no hay manera de posponerla, pero existe un problema: tienes que viajar a Milán. Las posibilidades se complican, pues la opción más sencilla es tomar un avión, pero todo lo que supone obtener un pasaje en ese vuelo hace pensar que es probable que no consigas desplazarte a tiempo. Pues bien, ese problema podría desaparecer para siempre, gracias al revolucionario sistema de transporte que plantea China y que podría dominar buena parte del planeta en solo unas décadas.

Se trata de los trenes de levitación magnética, también conocidos como 'maglev', un medio de transporte que China lleva probando —e, incluso, ya tiene en uso— desde hace varias décadas y del que, ahora, han conseguido elevar ostensiblemente su velocidad, manteniendo la seguridad del pasaje. Fue en el año 2003 cuando el país asiático puso a funcionar el primer tren de estas características, pero lo que ha conseguido la Universidad de Jiaotong hace solo unos días hace pensar que solo será en cuestión de décadas cuando estemos ante uno de los medios de transporte más rápidos del mundo.

Foto: Render de la posible pista de pruebas de Hyperloop. (Zeleros)

En los últimos años, muchas han sido las ideas para tratar de mejorar la movilidad en medio mundo. ¿Cuál es el principal problema? El medioambiente. Los dos medios de transporte más utilizados, como son el coche privado y el avión, son dos de los más contaminantes que podemos encontrar y, por esa razón, muchas potencias buscan aunar velocidad y energías limpias para desarrollar el transporte del futuro. El que más ruido ha hecho en los últimos años es, sin ninguna duda, el Hyperloop, pero la tecnología que ha ensayado China podría tener mejores resultados que la idea de Elon Musk.

El Hyperloop tiene como objetivo alcanzar los 1.000 km/h, pero, de momento, en las primeras pruebas no ha sido capaz de superar los 200 km/h. Se trata de una serie de cabinas —existen varios modelos— que se desplazarían por unas cápsulas cilíndricas y que, gracias a su propulsor eléctrico lineal externo, hacen que el compartimento se desplace a través de un tubo con aire a baja presión. Sin embargo, la idea de China no es solo más barata y factible, sino que lleva más de 17 años con éxito; ahora, lo que se busca es mejorarla al extremo, consiguiendo hacerlos más rápidos e igual de fiables.

Ha sido la Universidad de Jiaotong la que ha llevado a cabo una serie de pruebas en un prototipo con el que han alcanzado 620 km/h, si bien es cierto que aseguran que el gran objetivo es llegar a los 800 km/h. Pero ¿cómo funcionan los trenes 'maglev'? Muy sencillo: la suspensión, guía y propulsión de los trenes cuentan con un elevado número de imanes con el que consiguen sustentar y propulsar el vehículo gracias al propio magnetismo que se genera. Con ello, no solo se logran altas velocidades con gran agarre y seguridad, sino que elimina todo tipo de ruido procedente del rozamiento de las ruedas de cualquier otro sistema.

Sin embargo, el éxito de esta nueva prueba radica en una serie de cambios realmente poco costosos y podrían multiplicar la velocidad de manera exponencial. En este caso, lo que se ha hecho es hacer circular nitrógeno líquido a través de las vías, con lo que han situado el campo magnético -200°, haciendo que el tren tenga más agarre y sea más veloz. A partir de ahí, se utiliza la conductividad solo para hacer avanzar al tren, al contar con un imán estático muy potente que es el que se encarga de mantenerlo en la vía. Con ambos cambios, se tiene un tren más seguro y más veloz que los que se conocían hasta el momento, tal y como explica 'Gizmodo'.

A día de hoy, China cuenta con la red ferroviaria de alta velocidad más grande del planeta, con la que consiguen recorrer un total de 37.000 kilómetros de su país. El siguiente objetivo es conseguir mejorar la velocidad de los trenes de levitación magnética y, con ello, acortar la distancia son los desplazamientos, con una tecnología segura y completamente limpia para el pasajero. Los expertos aseguran que será cuestión de años que un desplazamiento entre Pekín y Shanghái, a 1200 kilómetros de distancia, puede realizarse un poco más de dos horas. El transporte del futuro ya está aquí: unos imanes y unos superconductores lo harán posible.

Transporte Tren Tecnología
El redactor recomienda