sin inversión previa

España cambia su consumo eléctrico con el covid: cómo bajar la factura con energía solar

Si somos uno de los países con más horas de sol de todo el mundo, ¿por qué no estamos a la cabeza en instalaciones de energía fotovoltaica? Así pueden ahorrar empresas y particulares

Foto:

La llegada del coronavirus ha alterado significativamente el consumo energético tanto en nuestro país como a nivel global. Como podemos ver en este estudio, los países más representativos de Europa han ido, paulatinamente, bajando su consumo eléctrico como respuesta al confinamiento y los parones en ciertas actividades económicas.

España no ha sido una excepción. Si comparamos el consumo en febrero y marzo de este año, vemos también una bajada. En lo que se refiere a abril, los datos de Red Eléctrica de España (REE) reflejan una caída de cerca del 23%.

Estos descensos, como decimos, se deben básicamente a la parada en ciertos sectores económicos. Sin embargo, hay un colectivo que sí ha visto disparado su consumo energético: los particulares, que debido al teletrabajo y al confinamiento han aumentado visiblemente su consumo eléctrico. Según la OCU, dicho consumo ha crecido un 28% en los hogares, lo que provoca un aumento de cerca de 26 euros en la factura mensual, tal y como refleja el informe de Selectra.

¿Estamos desaprovechando las horas de sol?

Al analizar el consumo energético en los hogares, se produce un hecho llamativo. Tradicionalmente, dicho consumo subía en horario de tarde, pero el teletrabajo ha invertido la situación, colocando las horas punta en los tramos laborales y más concretamente de mañana, tal y como reflejan las estadísticas de REE.

Es aquí donde se produce una paradoja: las mayores cifras de consumo en España se producen precisamente en los horarios en que más tiempo de luz solar disponemos. Esto cobra aún más valor si tenemos en cuenta que España está en la franja más alta de insolación anual de toda Europa, con cerca de ocho horas diarias de sol.

Las paradojas no acaban aquí. La consultora energética Wood Mackenzie hizo el año pasado una estimación de los países que en el año 2024 tendrían más potencia de instalaciones fotovoltaicas en todo el mundo. España aparecía en el décimo lugar, muy por detrás de países con muchísimas menos horas de sol al año.

¿Qué está provocando esta disonancia? Puede haber varios factores. En primer lugar, la caída de los precios, que viene siendo acusada en los últimos tiempos. Además, el covid-19 ha provocado en muchas familias y empresas una situación de incertidumbre económica que puede generar cierto recelo a la hora de afrontar una inversión inicial en energía fotovoltaica. La burocracia también está jugando su papel: pese al adiós al conocido como 'impuesto al sol', aún son muchos los municipios e instituciones públicas que ponen trabas a la hora de dar licencias de autoconsumo o permitir la instalación de paneles solares.

Sin embargo, un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que el mercado solar fotovoltaico experimentará un crecimiento significativo en los próximos cuatro años. Calculan que la cantidad de sistemas de techos solares instalados en los tejados de los hogares se duplicará hasta los 100 millones en 2024.

Energía solar sin inversión previa

En este contexto, la compañía española Powen lleva años ofreciendo a empresas y a particulares soluciones de venta de energía basada en el autoconsumo que no requieren inversión inicial y que ofrecen ahorros del 25% sobre el coste de la energía actual.

Dentro del ámbito residencial, además de instalaciones para viviendas unifamiliares, la empresa ofrece una modalidad de autoconsumo colaborativo, consistente en una instalación básica para cubrir las necesidades energéticas de las zonas comunes esenciales (iluminación de escaleras, rellanos, portales, garajes y trasteros o el funcionamiento del ascensor) u otras más amplias (piscinas, zonas de juegos y deportes). La compañía también ofrece una modalidad de instalación integral, que puede abastecer de energía a las viviendas de la comunidad; o de instalación flexible, que abastece a aquellos vecinos que hubieran decidido conectarse, aunque permitiría que otros vecinos se fueran sumando posteriormente.

Cuando la instalación tiene excedentes, estos se subastan en un 'marketplace' energético local para que otros usuarios los compren

En el futuro, los beneficiarios también podrán acceder a Solarchain, una plataforma basada en Blockchain que permite que, cuando la instalación tenga excedentes de energía, estos se subasten en un 'marketplace' energético local para que otros usuarios compren energía limpia generada en su entorno. El objetivo es hacer que los precios de la energía sean lo más bajos posible y operar el negocio de la energía a un costo constante en el largo plazo.

Powen también pone a disposición de sus clientes soluciones de 'big data' que emplea para el diseño óptimo, el mantenimiento y la maximización del aprovechamiento de las instalaciones. Procesos que permiten a la compañía dar garantías por encima de los estándares de mercado, incluso en términos de producción.

En España, cada día más empresas y clientes apuestan por la energía fotovoltaica para ahorrar, ser más sostenibles y controlar el gasto frente a la variabilidad del mercado. La tecnología e innovaciones hacen cada vez más fácil ese objetivo.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios