ahorro, eficiencia y control energético

Estas familias ahorran hasta un 70% en su factura de la luz gracias al autoconsumo

Están ahorrando dinero desde el primer momento y contribuyen a mejorar el medioambiente. Así son los españoles que han recurrido a la energía fotovoltaica para cambiar su modelo para siempre

Foto:

Juan Carlos Uroz llevaba tiempo con un objetivo entre ceja y ceja: librarse de la grandes compañías energéticas. Y por fin lo ha conseguido: ahora, la casa que comparte con su mujer a las afueras de Alcalá de Henares luce una instalación de placas solares de 3,5 kilovatios de potencia con la que ha logrado su meta.

La decisión de Juan Carlos de apostar por la energía fotovoltaica, además, tenía otros tres objetivos: "Siempre he estado interesado en la sostenibilidad energética, la eficiencia y el ahorro", nos cuenta. Y parece que lo ha notado: "Yo consumo durante el día lo máximo posible, aprovechando la luz solar. Comparando mi factura de la luz con la de años anteriores, he ahorrado cerca de un 50%. Si el año pasado pagaba poco más de 100 euros al mes en verano, este año he pagado entre 50 y 60 euros mensuales. Y eso que he consumido más que otros años".

Además del ahorro, hay algo que también le ha supuesto una ventaja: el control de su consumo y generación energética. "He domotizado muchas cosas en casa para ver cuánto consumen la piscina, el aire acondicionado, la bomba de calor, la lavadora, etc.", asegura. En su caso, este es un proyecto sin retorno que, además, está recomendando a cualquier persona que se lo plantee: "El sol es algo totalmente gratuito y deberíamos aprovecharlo. Todos debemos ser eficientes y sostenibles con el medioambiente".

Algo similar le pasa a Silvia, una madrileña que en junio de este año sopesó la posibilidad de colocar placas solares y se decidió a hacerlo en agosto, instalando 12 kilovatios en la vivienda que comparte con su pareja y sus hijos. "Estos meses de verano tardío y principios de otoño, me han supuesto un ahorro de cerca del 60%. La sostenibilidad no era la primera motivación, pero también importaba".

Ella tampoco duda en recomendar esta opción: "A quien se lo esté pensando, le diría que haga números para evaluar si le cuadra la inversión, pero que al menos lo considere, ya que a largo plazo es algo que merece la pena".

Las ventajas del autoconsumo fotovoltaico

La energía fotovoltaica se encuentra en pleno auge en España, implantándose tanto a gran escala como en formato de autoconsumo, para consumidores finales industriales, o en los casos que nos ocupan, a nivel residencial. En todas estas circunstancias, quienes optan por este tipo de energía ven en ella una serie de ventajas que se adaptan a su perfil.

1.- Ahorro en el consumo de energía y compensación de excedentes

Nuestro país goza de una situación geográfica privilegiada donde las horas de sol hacen que esta energía sea la más barata a todos los niveles. Así lo ha demostrado recientemente el informe 'Impact of weighted average cost of capital, capital expenditure, and other parameters on future utility‐scale PV levelised cost of electricity', coordinado por la entidad nacional de energía finlandesa Fortum y en el que participan profesores y expertos de cinco países europeos, que certifica que España posee la fotovoltaica más barata de Europa.

Esta energía, usada para autoconsumo residencial, hace que los usuarios ahorren en su factura de la luz no solo por la energía generada y autoconsumida, sino que, además, el nuevo Real Decreto-ley 244/2019, aprobado el pasado mes de abril, permite verter la que no utilicen a la red convencional a cambio de una compensación económica mensual en su misma factura de luz.

2.- Sostenibilidad

Las economías desarrolladas de todo el mundo llevan años luchando por descarbonizar tanto la actividad industrial como las fuentes de energía de consumo de los ciudadanos. En este sentido, todos los actores económicos y sociales evidencian que cualquier tipo de energía renovable contribuye a una mayor eficiencia de los recursos y a un menor daño sobre el medioambiente.

El autoconsumo supone la primera acción a nuestro alcance para reducir significativamente nuestra huella de carbono. La energía física consumida proviene de la instalación fotovoltaica y es, por lo tanto, 100% renovable. Hasta ahora, como ciudadanos, solo teníamos disponible el suministro de energía verde a través de comercializadoras que utilizan garantías de origen, que no tienen relación con el origen físico de la energía que consumimos realmente.

3.- Control

El autoconsumo hace que la energía que consumimos en nuestras casas se pueda casi ver y tocar. La monitorización de una instalación permite ser consciente de cuándo y cuánto se genera energía. Estas herramientas dan el control al cliente sobre cómo debe consumir su energía para maximizar el retorno de su inversión y lograr, cuando llegue el almacenamiento en baterías, ser más y más independiente de las circunstancias del mercado o de políticas opacas de empresas de energía tradicionales.

Un ahorro medio del 40%

Uno de los responsables de este aumento de la fotovoltaica en España es Powen, una compañía española nativa digital y con ADN renovable que hasta ahora ha instalado alrededor de 24MW, equivalentes a más de 8.000 hogares en todo el mundo. La empresa ofrece la posibilidad de pagar a 12 meses sin intereses y sin entrada (o también en tres pagos); además, proporciona el suministro de la red, ya que es comercializadora y puede complementar el consumo que los clientes tienen durante el día e incluso vender sus excedentes. A través de una cuota extra de 10 euros, la compañía además vende la energía con origen renovable tal cual la obtiene a precio de coste y ofrece también el mantenimiento y gestión de la instalación.

El proceso es rápido y sencillo. Powen realiza propuestas a medida del cliente en menos de 24 horas, en las que analiza los hábitos de consumo y coste de la energía, con el fin de brindar el mayor aprovechamiento de autoconsumo solar. Al finalizar la instalación, el servicio ofrece acceso a su 'app' para que el cliente “toque su energía” y pueda ver aspectos clave como el aprovechamiento y funcionamiento de su instalación, la energía vertida a la red, realizar comparativas o la huella de carbono, todo en tiempo real.

"Tener esa información en la palma de la mano te da un control que te ayuda a ser más eficiente", asegura Pablo Pérez-Bedmar, director de Marketing de la compañía. La empresa, además, gestiona los trámites administrativos de la instalación o las posibles bonificaciones e incentivos de un cliente sin coste adicional.

"Tenemos clientes que ahorran desde un 30% a un 70%, pero de media les ahorramos un 40%"

¿Y en cuanto al ahorro? ¿Hasta qué punto un cliente puede ver reducida su factura energética? "Depende de cuánto y cómo consumas", asegura: "Tenemos clientes que ahorran desde un 30% a un 70%, pero de media les ahorramos un 40%. Están contentos, ya que por fin son conscientes de cuánto están generando, cómo es su consumo y cuánto pueden ahorrar. Damos herramientas para que puedan saber este tipo de datos. La información es fundamental, en Powen queremos hacer las cosas diferentes y el cliente es el protagonista".

Por el momento, el modelo residencial de la compañía está en crecimiento: "En España, empezamos en el entorno agrícola y crecimos en el industrial. Hemos empezado hace poco en el sector residencial, estamos creciendo bastante y la previsión es que el año que viene multipliquemos por 10 el número de instalaciones", insiste Pérez-Bedmar. "En México fue al revés, allí empezamos con residencial y hacemos más de 50 instalaciones al mes, ya que los ahorros allí llegan hasta el 98% de la factura".

Mientras la empresa sigue aumentando su cuota de mercado, hay un hecho que parece irrebatible: la energía renovable en general y la fotovoltaica en particular están llegando cada vez a más hogares españoles. Y no tiene pinta de ser una tendencia puntual, sino un escenario consolidado y que no parará de crecer en los próximos años.

Tecnología

El redactor recomienda