Casi tan grandes como el Hospital La Paz

EEUU despliega 2 enormes buques hospital contra el coronavirus. ¿Qué hay de España?

EEUU ha desplegado a Nueva York y Los Ángeles sus dos buques hospital. Son tan grandes como un portaaviones nuclear, con 2.000 camas de capacidad. ¿Cuáles son las capacidades de España?

Foto: El USNS Mercy (T-AH 19), uno de los dos buques hospital desplegado por EEUU en la crisis del coronavirus. (US Navy)
El USNS Mercy (T-AH 19), uno de los dos buques hospital desplegado por EEUU en la crisis del coronavirus. (US Navy)

La lucha contra el Covid-19 está movilizando una cantidad de recursos sin precedentes desde los años de las Guerras Mundiales. Un ejemplo más de este despliegue es el hecho de que la marina norteamericana, la más potente del mundo, haya desplegado sus dos gigantescos buques hospital para colaborar contra esta pandemia. No es para menos. EEUU se ha convertido en el foco mundial de la crisis sanitaria y la situación allí es grave y preocupante. ¿Podrán estos buques aliviar el colapso que empieza a sufrir el país? Y, ¿qué hay del resto de países? ¿Tendría sentido que España movilizara sus buques hospitalizados en las zonas de costa?

EEUU es uno de los países que cuenta con estos buques hospital, es decir, barcos cuya función exclusiva es la de prestar servicios sanitarios. Se trata de la denominada clase “Mercy” y son el USNS Mercy (T-AH-19) y del USNS Comfort (T-AH-20). El primero se dirigirá a Los Ángeles y el segundo a Nueva York y su tarea no será atender directamente a enfermos del virus, sino casos normales para así descargar a los hospitales de sus pacientes habituales.

Los buques hospital son muy diferentes de los buques militares que cuentan con instalaciones sanitarias de cierta importancia. Los primeros tienen cierta historia: se empezaron a utilizar en la Guerra de Crimea de 1850 por parte británica. Tuvieron un apogeo durante ambas contiendas mundiales, en las que incluso varios transatlánticos se reconvirtieron a esta finalidad y, finalmente, durante las guerras de Corea y Vietnam, Estados Unidos también utilizó varias unidades de este tipo, entonces de la clase “Haven”.

El USNS Comfort (T-AH 20). (US NAVY)
El USNS Comfort (T-AH 20). (US NAVY)

En la actualidad hay bastantes países que utilizan o disponen de este tipo de buques tan específicos, algunos procedentes de reconversiones de barcos mercantes y otros construidos con este fin. Países como China, Rusia o EEUU disponen de navíos dedicados a este fin con exclusividad y otras armadas del mundo, como la del Reino Unido o la de Francia, utilizan otros que, o bien se pueden reconvertir, como el británico RFA Argus, o bien disponen de una capacidad hospitalaria muy amplia, como las unidades francesas de la clase “Mistral”. Del caso español hablaremos al final, pero ninguno se acerca, ni de lejos, a las capacidades de los buques norteamericanos.

Enormes hospitales flotantes

La marina de guerra norteamericana mantiene en servicio solo dos barcos hospital, pero son enormes. Se trata de la denominada clase “Mercy” y son el USNS Mercy (T-AH-19) y del USNS Comfort (T-AH-20). Ambos proceden de la conversión de sendos superpetroleros de la clase “San Clemente”, en uso por la marina norteamericana. Así, el Mercy procede de la conversión del petrolero SS Worth y el Comfort del SS Rose City. Procediendo de la conversión de buques de ese tipo no es de extrañar sus enormes dimensiones con 272 metros de eslora y su desplazamiento de 70.000 toneladas. Se acerca a un portaaviones nuclear, que recordemos tienen una eslora de casi 300 metros y un desplazamiento de 100.000 toneladas.

Son buques modernos que se convirtieron entre los años 1974 y 1976 y cuentan con un equipamiento interior y una capacidad equivalente a la de un gran hospital, aunque al tratarse de conversión y no de diseño específico, también adolecen de ciertos problemas, como su poca capacidad de maniobra, escasa cubierta de vuelo y mejorable distribución interior.

Sala hospitalaria del USNS Comfort. (US NAVY)
Sala hospitalaria del USNS Comfort. (US NAVY)

La capacidad de estos buques es de 1.000 camas cada uno, de ellas 80 son para cuidados intensivos. Por establecer una comparación, el madrileño hospital de La Paz dispone de unas 1.200 camas. En cuanto a servicios médicos, disponen de 12 quirófanos totalmente equipados, instalaciones radiológicas avanzadas con capacidad, por ejemplo, para realizar tomografía computerizada y resonancia magnética, farmacia, tanatorio, laboratorios, así como instalaciones de terapia, cirugías dentales y cirugías oftalmológicas. Por último, disponen de dos plantas para la producción de oxígeno clínicamente puro, lo que les permite funcionar con total independencia del exterior. La tripulación es de 63 oficiales y 258 marineros y el personal médico a bordo durante las operaciones asciende a casi 1.000 efectivos.

USNS Mercy (T-AH 19) junto al portaaviones USS Abraham Lincoln (CVN 72). El enorme tamaño del buque - hospital es patente. (US NAVY)
USNS Mercy (T-AH 19) junto al portaaviones USS Abraham Lincoln (CVN 72). El enorme tamaño del buque - hospital es patente. (US NAVY)

Tal capacidad hospitalaria es enorme incluso para los Estados Unidos, por eso ningún otro país dispone de buques hospital tan grandes. Estos barcos se encuentran repartidos en ambos extremos del país: el USNS Comfort en la costa Este, en Norfolk, y el USNS Mercy en la costa Oeste, en San Diego. Ambos fueron desplegados durante las acciones militares de la Guerra del Golfo en los años 1990 y 1991 en las que permanecieron atendiendo a heridos de la Coalición durante seis meses. En ese período entre ambos buques se atendió a casi 1.500 pacientes y se realizaron a bordo más de 600 intervenciones quirúrgicas. Por su parte, el Comfort también fue activado durante la invasión de Irak de 2002 en apoyo a la Operación “Iraqi Freedom”.

También han participado en numerosos desastres humanitarios, como ante el huracán Katrina (Comfort), tifón Haiyan (Mercy), terremoto de Haití (Comfort) o el tsunami del sudeste asiático (Mercy), entre otros. Además, periódicamente realizan despliegues de adiestramiento y colaboración en los que visitan regiones con escasa asistencia sanitaria y donde realizan, junto con personal médico civil y voluntario a bordo, una gran labor de ayuda humanitaria.

Buques hospital en España

La Armada española no dispone como tal de buques hospital, aunque sí hay en España dos barcos hospitalizados. Se trata de los buques sanitarios y de apoyo logístico Esperanza del Mar y Juan de la Cosa. Ambos son unidades civiles operadas por el ISM (Instituto Social de la Marina), un organismo oficial dependiente del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, cuya función es prestar apoyo a las flotas pesqueras.

LHD Juan Carlos I. (Wikimedia Commons)
LHD Juan Carlos I. (Wikimedia Commons)

Fueron diseñados y construidos específicamente para estos cometidos, lo que no es algo trivial sino un detalle muy importante, ya que no es lo mismo una conversión que un diseño desde cero, de hecho son un referente mundial. El Esperanza del Mar tiene 97 metros de eslora y 5.000 toneladas de desplazamiento, lo que significa que es un buque de tamaño respetable, con más desplazamiento que las fragatas clase “Santa María” (las F-80) aunque algo más corto. Dispone de capacidad para 17 pacientes más una zona independiente para albergar 30 náufragos. El Juan de la Cosa es algo más pequeño con 75 metros de eslora y 2.600 toneladas de desplazamiento, más o menos como uno de los BAM (Buque de Acción Marítima) de la Armada, aunque también más corto.

Ambos cuentan con quirófano y un completo equipo médico, pensado para atender a cualquier necesidad y urgencia médica de pesqueros en alta mar, que es para lo que se utilizan. Normalmente el Esperanza del Mar atiende a los pesqueros que faenan en el Banco Sahariano mientras que el Juan de la Cosa atiende a los que faenan en el Atlántico Norte.

Por su parte, todos los navíos de guerra de la Armada tienen una unidad sanitaria que es acorde en su dimensión al propio tamaño del buque y su función, pero hay varias de sus unidades que disponen de unos importantes medios de atención hospitalaria. Estos buques son el LHD Juan Carlos I, los Buques de Asalto Anfibio (BAA) Galicia y Castilla, el Buque de Aprovisionamiento de Combate (BAC) Cantabria y el BAC Patiño.

El mejor dotado de todos es el Juan Carlos I. Es lógico pues es el más grande y el que, según la misión, puede manejar más personal. Su hospital dispone de 26 camas, de las cuales 8 serían de UCI y 4 expresamente preparadas para enfermedades infecciosas (con respiración asistida y presión negativa). De manera complementaria podría habilitar hasta 122 camas en camarotes dobles para enfermos menos graves. Su dotación hospitalaria es de primer nivel, con dos quirófanos, rayos X, telemedicina, farmacia, dentista, etc.

 Buques de Asalto Anfibio Castilla (izquierda) y Galicia (derecha). (Juanjo Fernández)
Buques de Asalto Anfibio Castilla (izquierda) y Galicia (derecha). (Juanjo Fernández)

El Galicia y el Castilla (buques gemelos) cuentan con capacidad hospitalaria de 10 y 12 camas respectivamente, también con UCI e infecciosos y podrían habilitar 10 camas para enfermos leves en el Galicia y hasta 105 en el Castilla. Esta diferencia viene dada porque el Castilla está más preparado para actuar como buque de mando en detrimento de la capacidad anfibia, superior en el Galicia.

El BAC Cantabria dispone de hospital para 8 camas (4 de UCI) y podría habilitar hasta 136 camas para enfermos leves. Este buque también tiene su hospital muy bien dotado y permite intervenciones de cirugía estabilizadora. El BAC Patiño, similar aunque más antiguo, dispone de idéntica capacidad hospitalaria y de hasta 140 camas para casos leves.

Estos buques, los más idóneos de la Armada para participar en esta crisis, se encuentran bajo el mando centralizado del contralmirante Rubén Rodríguez, Comandante del Grupo Anfibio y de Proyección de la Flota. A la capacidad hospitalaria descrita, habría que añadir su capacidad logística que permitiría, en caso de necesidad, transportar medios humanos o materiales a cualquier puerto español. También se podrían incrementar las capacidades asistenciales habilitando sus zonas de carga, hangares o garajes con instalaciones de campaña. Así, por ejemplo, el Juan Carlos I podría dedicar sus enormes hangares, dique e incluso cubierta de vuelo a estos menesteres.

Todos estos buques están preparados para actuar y podrían ponerse en marcha en cuestión de horas. Uno de estos barcos, ubicado en un puerto, podría contribuir (con la misma filosofía de los buques norteamericanos) a aliviar la presión y saturación hospitalaria dedicándose, por ejemplo, a los casos leves o enfermos comunes, realizando una labor que bien podría ser decisiva.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios