enisa retrasa su actividad 30 días

El Gobierno frena las ayudas a 'startups' y deja en el aire los préstamos de Enisa

La empresa pública Enisa paraliza durante al menos 30 días la firma de préstamos participativos ya concedidos, aunque asegura que la inversión está garantizada. El CDTI también sufre alteraciones

Foto: Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Pedro Sánchez anunció este martes el lanzamiento de avales públicos de hasta 100.000 millones de euros para las empresas afectadas por el coronavirus, pero hay algunas compañías a las que la crisis, el tijeretazo financiero público y sus consecuencias les llegaron antes. Es el caso de varias de las 'startups' que acuden a pedir préstamos participativos a la Empresa Nacional de Innovacion, S.A. (Enisa), la empresa pública dedicada a la financiación de proyectos empresariales viables e innovadores de pymes españolas mediante préstamos (desde 25.000 euros hasta 1,5 millones) y que en 2019 desembolsó cerca de 80 millones de euros en ayudar a cerca de 500 empresas españolas.

A Víctor (nombre modificado), un emprendedor español de una 'startup' del sector turístico, le llegó hace días un email que le amargó la mañana:

Email enviado por la Empresa Nacional de Innovacion, S.A. (Enisa).
Email enviado por la Empresa Nacional de Innovacion, S.A. (Enisa).

El correo procedía de la propia Enisa y el texto era claro: "Enisa suspende las firmas previstas por el plazo inicial de un mes, sin perjuicio de que dicha decisión pueda ser revisada", aunque "garantiza la formalización de la operación transcurrido el plazo de un mes mediante fórmulas de firma alternativas a la presencial en nuestras oficinas".

La empresa de Víctor tenía garantizada una inversión de Enisa vinculada a una ronda de financiación: en total su empresa había conseguida una ronda de 500.000 euros, de la que 200.000 corresponderían a la empresa pública. No comparte el retraso de Enisa, ya que "solo quedaba firmar el préstamo y se podría haber hecho de forma digital. Hemos tenido que hacer un plan de contención", asegura: "éramos 13 personas trabajando y este lunes hemos despedido a seis, que saben que no queríamos hacerlo, lo han entendido y han firmado una baja voluntaria".

"Éramos 13 personas y hemos despedido a seis, que lo entienden y han firmado una baja voluntaria"

Víctor reconoce que se planteó un ERTE para que sus empleados no fueran despedidos definitivamente, pero el resultado fue otro: "Hablamos con el consejo y decidimos que íbamos a intentar aguantar con los siete que nos quedamos para ver si somos capaces de asumir el trabajo los que nos quedamos", ya que "en el sector de los eventos se está cancelando todo a tres meses vista".

El emprendedor, aunque tiene cierta confianza, se muestra cauto: "Desde Enisa se dice que el préstamo va a llegar, pero claro, no sabemos cuándo, y eso afecta a todas nuestras inversiones y gastos. Si nos hubieran asegurado una fecha estaríamos más tranquilos, pero ahora no sabemos si la inversión llegará antes, si llegará después, si el Gobierno necesitará ese dinero para otras cosas...".

En cuanto al anuncio del Gobierno de la línea de 100.000 millones en avales, Víctor se sincera: "Me parece perfecto, pero habrá que seguirlo hasta el final. Ya sabes: 'El diablo se esconde en los detalles'. Una cosa es decir esto, lo otro y lo de más allá, pero hay que estar atentos a si realmente se otorga esta lineas de avales, a quiénes y cuándo se hacen realidad".

La otra cara: "Nos duele, pero es lógico"

Una visión distinta a la de Víctor la tiene Luis (nombre modificado), cofundador de otra empresa tecnológica que estaba cerrando un préstamo de varias decenas de miles de euros con Enisa y que ha visto cómo los trámites, por ahora, se han paralizado durante un mes.

"No te voy a engañar", nos asegura, "esto nos duele y nos hace daño a la caja. Llevábamos varios meses detrás de este préstamo, que estaba asegurado y apalabrado, y ahora tenemos que ver cómo seguimos". Además, "estos días nuestro negocio ha caído en torno a un 30-35% y este préstamo podría venirnos bien para aguantar la caída".

Sin embargo, Luis asegra entender la situación: "Es lógico. Está prácticamente todo el país parado y Enisa no iba a ser una excepción". Además, "nadie ha dicho que las ayudas se vayan a cancelar, 'solo' que su firma se va a aplazar 30 días. Lo dicho: nos duele un poco, pero es que es totalmente lógico. ¿Cómo va a estar Enisa organizando firmas en su sede cuando está casi todo el país parado por el riesgo de contagios?", se pregunta.

"Nuestro futuro ahora es más incierto, pero no por culpa de Enisa. Si el futuro de una empresa privada depende de una ayuda pública, mal asunto"

Por otro lado, el emprendedor no siente que su empresa esté siendo precisamente maltratada: "A todos no duele lo nuestro, claro, pero no podemos ser egocéntricos. Esto del coronavirus ha sido un guantazo para todos, las 'startups' no somos el centro del mundo, hay gente a la que esto le está perjudicando mucho más que a nosotros: a los ciudadanos que ven perjudicada su salud, a los que están siendo despedidos, a los pequeños comercios que por lo general ya sufren bastante y ahora lo van a pasar peor..".

Además, "si nos va mal podemos intentar acogernos a los ERTEs, podemos esperar las ayudas de Enisa y el pasado viernes ya sabía todo el mundo que el Gobierno iba a lanzar ayudas económicas para empresas". En este sentido, "puedo entender los despidos rápidos en sectores muy delicados como el turismo, la hostelería o los eventos, pero despedir a gente por un retraso de 30 días en las ayudas de Enisa...". En conclusión, asegura, "nuestro futuro como empresa ahora es mucho más incierto que antes, pero sería tramposo decir que es por culpa de Enisa. Somos una empresa privada: si nuestro futuro depende de una ayuda pública, mal asunto".

Desde su nacimiento en 1982, Enisa ha concedido 6.600 préstamos a más de 5.900 empresas por un importe total que el pasado mes de diciembre superó los 1.000 millones de euros. Con el nuevo contexto queda por ver cuándo se reorganizan los préstamos pendientes de abonar.

Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

El CDTI canalizará nuevas ayudas

Por su parte, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), el organismo público que concede ayudas a los proyectos de I+D+i de empresas españolas y que desde 1977 ha dado cerca de 17.000 millones de euros en ayudas directas, también ha sufrido variaciones en su funcionmiento diario a causa del coronavirus.

El pasado lunes anunció que, hasta la finalización del estado de alarma y sus posibles prórrogas, interrumpía los plazos para la tramitación de sus procedimientos administrativos, con la previsible paralización de ayudas, aunque este parón también afecta a las obligaciones de las empresas con el organismo: se ha cancelado los plazos de prescripción y caducidad de los procesos y este martes se hizo pública la decisión de ampliar en un mes los plazos de justificación de los proyectos apoyados con ayudas parcialmente reembolsables cuyo vencimiento se produzca durante el período que dure esta situación.

El CDTI participará en la reactivación de la economía de innovación empresarial

Con las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno, sin embargo, el organismo participará de los nuevos procesos. Lo hará dentro de las ayudas para apoyar el mantenimiento de actividades de alto valor añadido y la creación de capacidades para la reactivación de la economía en el ámbito de la innovación empresarial. Estas medidas podrán ponerse en marcha de manera inmediata al ser aplicadas sobre instrumentos CDTI ya en funcionamiento.

En concreto, se materializan en la exención de garantías para solicitar ayudas para proyectos de I+D+I, en una aceleración de los procesos de gestión y aprobación de proyectos, en la ampliación del instrumento LIC-A a todo el territorio nacional y la flexibilización de plazos de justificación para ayudas parcialmente reembolsables.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios