Cuidado con escribir mal en la red

La policía ortográfica de la ESO que corrige a Abascal, Chicote y Pedro Sánchez en la red

Un profesor extremeño ha convertido a su grupo de alumnos de 3º de la ESO en el azote de las faltas de ortografía en las redes sociales. Ya han cazado a gente como Rosalía o Sergio Ramos

Foto: Los Detectives de la ESO de un colegio de Badajoz. (Imagen cedida)
Los Detectives de la ESO de un colegio de Badajoz. (Imagen cedida)

No tienen placas, no forman parte de ningún grupo policial y ni siquiera cobran por su trabajo. Así es difícil que te tomen en serio y menos en un lugar como internet, pero pese a todo se han convertido en una de las cuentas más temidas (y aplaudidas) de las redes sociales, actuando con la misma firmeza con la que lo haría cualquier uniformado. Eso sí, ellos dejan siempre un apunte bonito al final. Hablamos de los Detectives de la ESO, un grupo de chavales que a pesar de no superar, la mayoría, los 16 años de edad, llevan casi un año siendo la policía ortográfica de internet. Corrigen a diestra y siniestra y su especialidad son los famosos, a los que no dejan pasar una.

Puede que su nombre no te suene demasiado ahora mismo, pero cada vez tienen más fans en internet. A través de sus cuentas de Twitter e Instagram, castigan con dureza a todo famoso que no pone correctamente un mensaje o incluso a cualquier medio que publica un artículo con un fallo ortográfico en su interior, y eso les ha valido para acumular, entre ambos canales, más de 15.000. Pero,¿quién está detrás de esto y cómo surgió la idea? Pues gran parte de la culpa la tiene Alejandro Galán, el profesor de Geografía e Historia que inició el proyecto en el IES Cuatro Villas de Berlanga (un municipio de Badajoz de unos 2.500 habitantes).

"La verdad es que la idea nació como un pequeño proyecto de clase. Nos dieron un curso para profesores en el que se hablaba de formas de introducir las nuevas tecnologías e internet en las aulas y nos contaron la historia de un colegio de Brasil que enseñaba inglés a sus alumnos corrigiendo los mensajes de los famosos en las redes sociales. Me gustó tanto la idea que decidí traerla aquí, pero con nuestro idioma", explica Galán en conversación con Teknautas.

Cogió a su curso de 3º de la ESO en el que enseñaba Geografía, les comentó el proyecto a los gestores del instituto y a los padres, la idea gustó y se pusieron manos a la obra. "El grupo era de unos 26 alumnos, formamos un grupo de WhatsApp con el consentimiento de padres y alumnos y empezamos a crear Detectives de la ESO como una actividad más del curso", apunta este profesor interino de 26 años. "Yo también entré en el grupo y puse una serie de reglas que todos debían seguir para poder participar".

Entre las reglas, están el no entrar en polémicas ni discusiones, centrarse en corregir a gente con más de 20.000 seguidores y hacerlo siempre siguiendo un modelo concreto. Primero se saluda al usuario, se le dice el fallo que ha cometido, la construcción correcta y por último se pone una despedida alabando algo bueno de él. Así intentan dar a su gesto un aire positivo y de ayuda. "La idea no solo era que los chicos aprendiesen ortografía y lengua de una forma diferente sino que también aprendan a moverse en un entorno que a día de hoy es tan importante como las redes sociales, que lo hicieran de forma independiente y con responsabilidad", argumenta Galán.

De Rosalía a Abascal pasando por Chicote

Los chicos eligen sin consultar con el profesor a quién corregir. Cada uno de los 26 detectives tiene las claves de la cuenta, rastrea las redes y decide si va a por uno u otro famoso. En estos casi 12 meses, han intercambiado mensajes con todo tipo de perfiles, siendo de los más destacados figuras de talla global como Rosalía, personajes televisivos como Alberto Chicote o políticos como Pablo Iglesias o Pedro Sánchez. También se atreven hasta con cuentas oficiales como la de la Guardia Civil. "Hemos tenido de todo. La gente normalmente se lo toma bien e incluso nos escriben sorprendidos por el proyecto. Eso ayuda a los chicos a motivarse, a seguir con el trabajo y a profundizar en los conocimientos".

En cuanto al tipo de faltas que encuentran, hay un poco de todo. A la cuenta de la Casa Real le corrigieron la palabra 'rey' porque en un mensaje lo habían puesto en mayúscula, a Santiago Abascal le dieron un toque por poner 'Ongs' en vez de 'ONG' y a El Rubius ya le han cazado varias veces comiéndose varias tildes. "Si tienen dudas, los chicos pueden consultar Fundéu, la RAE o algún diccionario contrastado como WordReference. La idea es que aprovechando los fallos que encuentran, afiancen sus conocimientos y se acostumbren a no cometer fallos".

En cuanto a la idea de aumentar el número de detectives, Galán es bastante reacio y prefiere mantener el proyecto como está a día de hoy. "Es una idea concreta de un grupo de alumnos concreto. Obviamente, podríamos ampliar el grupo, pero no me sentiría muy a gusto. La idea de empezarlo fue mía, pero Detectives de la ESO es lo que es por todos los que formamos parte del grupo, incluidos los 26 chicos", apunta el profesor.

Unir educación, tecnología y motivación

El caso de estos estudiantes extremeños es bastante particular, pero no es único. Cada vez más profesores se animan a unir internet y redes sociales con educación, probando todo tipo de técnicas y relacionando historia y WhatsApp o filosofía y Twitter. La tecnología se va normalizando en las aulas y el propio Alejandro Galán lo tiene claro. "Pese a ser algo novedoso, en mi instituto siempre me apoyaron y todo el mundo vio el proyecto con buenos ojos. Sigue habiendo algo de recelo en cuanto a lo peligrosas que pueden resultar las redes sociales para los adolescentes y el cuidado que debemos tener, pero lo normal es que la gente te apoye con este tipo de iniciativas".

Él, a sus 26 años, asegura que tiene la suerte de compartir con sus alumnos esa convivencia casi natural con internet y la capacidad de poder aunar ambos mundos, pero también hace mención a una mejora en la educación española con respecto al mundo digital. "Ahora tenemos pizarras digitales, proyectores en casi todas las aulas, recursos de todo tipo. En mi época como estudiante, nada de esto existía, pero la cosa ha cambiado mucho y podemos ser mucho más originales y motivar a los alumnos con proyectos que se acercan más a su mundo".

Por último, a la pregunta de si ya están pensando tanto él como sus alumnos en nuevas ideas y retos, responde con bastantes dudas. "Yo soy interino y he tenido suerte de poder repetir este año en el mismo instituto, pero no puedo pensar mucho más allá del próximo curso. Además, las tecnologías cambian continuamente así que, bueno, nada te garantiza que algo que ha funcionado vuelva a hacerlo".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios