LOS PROBLEMAS DE TU CONEXIÓN

¿Tu wifi no chuta? Todo lo que debes revisar en el 'router' antes de perder la cabeza

En ocasiones, se debe a problemas que tienen una fácil solución. Otras veces, en cambio, las soluciones son más complejas. Antes de cambiar de 'router', prueba estos trucos

Foto: El ‘router’ es uno de esos objetos fáciles de tocar cuando tenemos problemas con el ordenador. (Imagen: Pixabay)
El ‘router’ es uno de esos objetos fáciles de tocar cuando tenemos problemas con el ordenador. (Imagen: Pixabay)

Sucede más de lo que nos gustaría. Llegar a casa con ganas de ver un vídeo, una serie o de descargarnos algo que nos interesa. Encendemos el ordenador, que se conecta de forma automática al wifi…, y nada, la página carga a una velocidad de caracol, el vídeo se para cada dos por tres o la descarga pendiente ni siquiera es capaz de empezar. La culpa, en muchos de estos casos, se dirige hacia el wifi, que una vez más le ha dado por jugarnos una mala pasada.

Cuando estas cosas suceden podemos utilizar algunas herramientas para comprobar a qué velocidad nos funciona internet. Si tras la pertinente comprobación tenemos claro que el problema reside en la señal de nuestro wifi, podemos realizar una serie de trucos para que funcione a máxima potencia, como nos gustaría, y así mejorar nuestra experiencia en la red.

El lugar es clave

Que el router se encuentre en una posición óptima es uno de los factores clave para que la señal llegue a tu ordenador con la máxima potencia posible. Hay que tener en cuenta que no todos los lugares de la casas son igual de válidos. En primer lugar, hay que evitar situarlos cerca de elementos que pueden generar problemas, como los objetos metálicos o los electrodomésticos que emiten ondas electromagnéticas.

Cambiar el router de tu casa te puede dar una experiencia mucho mejor.
Cambiar el router de tu casa te puede dar una experiencia mucho mejor.

Además, si la casa en la que se ubica es grande, para que la señal se distribuya de forma uniforme por toda ella, lo ideal es situarlo en una ubicación tan céntrica como sea posible, para que la señal no se pierda por espacios exteriores en los que no le vamos a tener ningún tipo de utilidad. Situarlo en un espacio un poco alto, es decir, que no esté a ras de suelo, como por ejemplo sobre un mueble o una estantería. También ayudará a que la señal sea mejor en todos los rincones de la vivienda, al igual que si dispone de antenas, ponerlas en posición vertical.

Dirigir bien la antena

Si tu router es de los que tienen antenas, en primer lugar, debes tener en cuenta que su posición es importante. La mayor parte de las antenas emiten la onda en todas las direcciones con la misma intensidad, por lo que colocarla en vertical permite que de forma homogénea en todas las direcciones en el mismo plano. Si tu aparato dispone de más de una antena, puedes optar por situarlas en perpendicular unas con otras, es decir, alternar las posiciones horizontales y verticales.

Si, en cambio, tu router es de los que cuentan con una antena interna, siempre existe la opción de agregar una externa, para facilitar el envío de una señal más potente. En tal caso, es posible puede elegir entre antenas omnidireccionales, que envían una señal a todas las direcciones, o direccionales, que envían una señal en una dirección específica. Una antena direccional tiende a ser una mejor opción, ya que lo más probable es que no esté experimentando puntos débiles en su red en todas las direcciones.

Actualizar es de sabios

hand and lan network cable with people work on wireless router,
hand and lan network cable with people work on wireless router,

En ocasiones, un mal funcionamiento del wifi se puede solucionar con una sencilla actualización del firmware del router. Esto se debe a que de los intentos de los fabricantes por mejorar el software para lograr un mejor rendimiento es constante. En principio, esta operación no es demasiado complicada, aunque siempre depende de la marca y del modelo.

Muchos de los aparatos actuales posee un sistema de actualización integrado en el interfaz de administración. En estos casos, es suficiente con hacer click en un botón para que se actualice. En otros casos, en especial si los aparatos son algo más antiguos, puede darse el caso de que sea necesario acudir a la web del fabricante. Una vez aquí, el siguiente paso es descargar el correspondiente archivo de firmware y cargarlo en la interfaz de administración.

En cualquier caso, aunque el rendimiento sea bueno, no está de más mantener las actualizaciones al día, ya que, entre otras cosas,también mejorará la seguridad y el resto de funciones.

Utilizar extensores de alcance inalámbrico

Como es fácil de imaginar, la distancia es uno de los grandes obstáculos para que el wifi llegue en condiciones, ya que existe cierto rango óptimo que la señal inalámbrica puede viajar. Si la señal debe superar este umbral, su calidad se verá comprometida. Si en tu casa pasa esto, y la distancia entre tu ordenador y el router es demasiado grande, la solución puede pasar por hacerse con un extensor wifi o un PLC.

Los extensores wifi son unos adaptadores que amplían la cobertura de la red doméstica. Su funcionamiento se basa en captar la señal de una red wifi y extenderla hacia en un área de mayor tamaño. De forma sencilla, se puede decir que este aparato “coge” la señal que le llega y la “empuja” hacia la zona a la que quieres que llegue. Ten en cuenta que la señal extendida casi nunca será tan buena como la original, pero es mejor que nada, aunque si puede conectar el extensor con Ethernet o Powerline en lugar de forma inalámbrica, será mucho mejor.

Google Wifi. (M.Mcloughlin)
Google Wifi. (M.Mcloughlin)

Los adaptadores PLC sirven, más o menos, para lo mismo: llevar la red a lugares donde no llega. Pero, lo hace de una forma un poco diferente. En este caso, el aparato se conecta a los enchufes, y a partir de eso, crea una red de conexión de alta calidad. El procedimiento es sencillo, y basta con conectar el router al emisor del pack de PLC a través de un cable de Ethernet. Con el extensor puesto en el enchufe, solo hay que encenderlo y dejarlo trabajar.

Dejar de lado los dispositivos obsoletos

Utilizar dispositivos antiguos es una de las causas de que el wifi no funcione como esperamos. En el caso de los routers, los más antiguos trabajan con unos estándares inalámbricos con un límite de ancho de banda bastante bajo. de tal forma que el rendimiento siempre será bajo. Por ejemplo, el rendimiento máximo para el estándar 802.11g es de 54Mbps, mientras que 802.11n tiene un límite de 300Mbps. En cambio, el último 802.11ac admite 1 Gbps. Por tanto, contar con aparatos de la mejor calidad y de última tecnología es, sin duda, una de las formas más sencillas para que el wifi vaya como un rayo.

Cambiar el canal

El wifi, como las televisiones y las radios, tienen canales. Cada uno de ellos es como un carril de una autopista. Por ellos, un router puede transmitir la señal. La cuestión estriba en que en la mayoría de países, existen seis canales no superpuestos, pese a lo cual, los usuarios suelen utilizar casi siempre el mismo, que el que viene predeterminado y que por lo general corresponde al canal 1 o al canal 6.

Aunque parezca que no hacen nada, las luces que hay en el router pueden delatar que alguien se está conectado a nuestra wifi (Imagen: Pexels)
Aunque parezca que no hacen nada, las luces que hay en el router pueden delatar que alguien se está conectado a nuestra wifi (Imagen: Pexels)

El problema de esto es que, volviendo al símil de la autovía, se crea una situación de embotellamientos. Una solución a este problema, por tanto, es buscar un canal con menos tráfico, por el que se pueda “circular” de una forma más fluida. En el caso de los routers de mayor calidad, es posible que el modo automático elija por sí mismo el canal más adecuado para circular, algo que, en cambio, no harán los de peor calidad. En estos casos, siempre puede usar alguna de las herramientas disponibles para ello, como, por ejemplo, Wify Analyzer.

La solución más clásica: encender y apagar

El más clásico de los consejos, y el primero que suelen dar los servicios técnicos: “Si no funciona, apague y encienda", también es útil a para el mundo de los routers. La razón es que este simple gesto sirve para que el router borre la memoria y pueda instalar las actualizaciones pendientes.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios