Es noticia
Menú
Estas fotos no son del incendio del Amazonas (aunque muchas otras sí)
  1. Tecnología

Estas fotos no son del incendio del Amazonas (aunque muchas otras sí)

Estamos destruyendo el Amazonas a la mayor velocidad de la última década: no es una hipótesis, sino que los datos avalan esta afirmación: la deforestación en

Estamos destruyendo el Amazonas a la mayor velocidad de la última década: no es una hipótesis, sino que los datos avalan esta afirmación: la deforestación en el último año ha crecido un 13%, y el número de incendios en la región amazónica de Brasil lo ha hecho en más de un 80%. Desde hace varios días, un nuevo y durísimo golpe al denominado 'pulmón verde', el pulmón del planeta: miles de hectáreas se consumen en los últimos incendios del Amazonas, que no afectan solo a Brasil, sino a otros tres países. 

[¿Llueve en el Amazonas? De un fuerte deseo a una noticia falsa sobre los incendios]

En medio de esta situación, son muchos los que se han sumado a una campaña de solidaridad e indignación, para pedir que se tomen medidas. Bajo el 'hashtag' #PrayForAmazonia, cientos de usuarios en las redes sociales comparten imágenes de los supuestos incendios. Aunque hay que tener cuidado con todas ellas: muchas son imágenes reales, pero que no corresponden a los incendios actuales. 

Una de las más compartidas es la foto de una mona abrazando a su cría. Tal y como ha confirmado la división de 'fact-checking' de la agencia AFP, se trata de una fotografía tomada por el reportero Avinash Lodhi en el centro de India. Él mismo señaló a 'The Telegraph' que la cría no estaba muerta, sino que solo había tropezado. 

Estamos destruyendo el Amazonas a la mayor velocidad de la última década: no es una hipótesis, sino que los datos avalan esta afirmación: la deforestación en el último año ha crecido un 13%, y el número de incendios en la región amazónica de Brasil lo ha hecho en más de un 80%. Desde hace varios días, un nuevo y durísimo golpe al denominado 'pulmón verde', el pulmón del planeta: miles de hectáreas se consumen en los últimos incendios del Amazonas, que no afectan solo a Brasil, sino a otros tres países.