NO NECESITÓ NI ABRIR FUEGO

Este es el sistema con el que EEUU abatió al dron iraní: un 'cóctel' de interferencias

El 'cañón' en cuestión se llama LMADIS. En realidad se trata tan solo de un equipo de perturbación electrónica, es decir, no dispara ningún arma ni lanza misiles ni tan siquiera armas láser

Foto: Antenas AESA del radar RPS-42. Justo encima las cámaras optrónicas (USMC)
Antenas AESA del radar RPS-42. Justo encima las cámaras optrónicas (USMC)

La noticia saltó a todos los medios como una muestra más de la tensión en aumento que rodea el área del Golfo Pérsico. Los norteamericanos habían conseguido,, según su versión, derribar el pasado jueves 18 de julio una aeronave no tripulada iraní en aguas del Estrecho de Ormuz. Era la devolución del 'favor' que los iraníes a su vez habían hecho a los norteamericanos en el mes de junio al derribar uno de sus ingenios no tripulados. Pero lo importante en este caso es que Estados Unidos ha utilizado un nuevo sistema diseñado específicamente para derribar este tipo de aparatos, los denominados drones o, por su voz anglosajona, RPA’s (Remotely Piloted Aircraft). Vamos a desvelarles las claves de este nuevo sistema y por qué es tan eficaz.

Los sucesos, como les decíamos, se han producido en el Estrecho de Ormuz, un área muy delicada. Un estrechamiento del océano que da paso al Golfo Pérsico y que resulta clave para la economía mundial. No en vano, por este cuello de botella que se estrecha hasta no superar los 35 kilómetros, pasa el 20% del petróleo del mundo, con una media de 14 superpetroleros navegando cada día por sus aguas. Nada de lo que aquí ocurra es banal y las consecuencias económicas de un conflicto serían enormes. No es de extrañar que Estados Unidos no admita aquí la más mínima tontería.

LHD USS Kearsarge pasando por el Canal de Suez con el sistema LMADIS a bordo (US NAVY)
LHD USS Kearsarge pasando por el Canal de Suez con el sistema LMADIS a bordo (US NAVY)

El suceso ocurrió mientras el grupo naval liderado por el buque norteamericano tipo LHD, el USS Boxer (LHD-4) navegaba por dicho paso junto a otros navíos de su escolta. Según las informaciones que han salido a la luz, el dron iraní estaría sobrevolando la zona y se acercó al buque norteamericano a menos de 1.000 yardas (914 metros) una distancia tal que, superada la misma, cualquier objeto que se aproxime al buque se considera una amenaza. Fuentes norteamericanas aseguran que se realizaron múltiples llamadas de aviso por los canales establecidos en los procedimientos internacionales y que se esperó precisamente a que el intruso superara esa línea roja de distancia. Y es aquí donde entra en acción el novedoso sistema de interceptación.

Se llama LMADIS, que como la mayoría de acrónimos militares, esconde un largo y complejo nombre. En este caso significa 'Light Marine Air Defense Integrated System0, que se podría traducir por 'Sistema Naval Integrado Ligero de Defensa Aérea'. En realidad se trata tan solo de un equipo de perturbación electrónica, es decir, no dispara ningún arma ni lanza misiles ni tan siquiera armas láser (de las que tanto se habla).

Muy complejo con diferentes componentes

De momento el sistema, que se encuentra en permanente evolución, solo lo opera el Cuerpo de Marines y consta de un radar de vigilancia aérea táctica RPS-42, una pequeña cámara electróptica e infrarroja (EO/IR), un sistema de detección de radiofrecuencia 'SkyView' RF y un bloqueador de frecuencia Modi de Sierra Nevada. El RPS-42 es un radar hemisférico de pulso Doppler para vigilancia aérea. Trabaja en la banda “S” y sus antenas son del tipo AESA (de lo mejor por el momento). Dichas antenas son lo que en las imágenes del sistema aparecen como cuatro estructuras con forma de cilindro. La misión del radar, preparado para detectar incluso drones de pequeño tamaño, es controlar el espacio y vigilar todo objeto que vuele en sus inmediaciones.

Imagen actual del USS Boxer. En la proa y con redes de camuflaje, un vehículo Polaris con el LMADIS (USMC)
Imagen actual del USS Boxer. En la proa y con redes de camuflaje, un vehículo Polaris con el LMADIS (USMC)

El sistema EO/IR sirve para obtener visión diurna e infrarroja (nocturna) de los objetos localizados, esto es, una vez el radar ha detectado algo, el equipo optrónico enfoca al objetivo y el operador obtiene una visión del mismo, lo que ayuda a identificar el objeto y tomar la decisión adecuada. El sistema SkyVieW' es algo muy sofisticado y específico para su utilización contra aeronaves no tripuladas. Este sistema, que es pasivo (no emite nada, a diferencia del radar), analiza continuamente el espectro electromagnético y detecta cualquier fuente de emisión. Así, en cuanto un dron opera en su zona de actuación, sus emisiones y recepciones de señales para control e información son detectadas. Otra particularidad del 'SkyView' es que incorpora una “librería” de señales. Con ella el sistema compara las señales captadas con las de su librería pudiendo indicar con total precisión el tipo concreto de RPA que ha captado.

LMADIS, un sistema complejo de varias piezas, es un arma de perturbación electrónica

El bloqueador de frecuencia Modi 'Sierra Nevada' es un equipo de guerra electrónica para interferir comunicaciones del enemigo. Lo de 'Sierra Nevada' viene por la empresa fabricante, Sierra Nevada Corporation (SNC) y es una empresa norteamericana de tecnología electrónica. El Modi es una gama de equipos de tamaño reducido, incluso en tamaño mochila para ser transportado por un soldado, con múltiples aplicaciones, desde interferir (o inhibir) señales de activación remota de explosivos hasta, como es este caso, un interferidor (Jammer, en inglés) de las señales del RPA.

El USS Boxer (LHD 4) cerca del Estrecho de Ormuz (US NAVY)
El USS Boxer (LHD 4) cerca del Estrecho de Ormuz (US NAVY)

Este conjunto de sistemas se utiliza integrado en dos vehículos ligeros tipo Polaris MRZR, unos vehículos ligeros de alta movilidad tipo 'buggy'. De los dos vehículos uno de ellos actúa como puesto de mando y el otro lleva el sistema, las antenas de radar (muy visibles) y el resto de los equipos. El que derribó al dron iraní se encontraba a bordo del USS Boxer y pertenece al 11th MEU (Marine Expeditionary Unit), unidad integrada por 2.200 soldados con todo su equipo pesado.

El dron iraní

Del dron iraní nada ha trascendido, salvo que el gobierno de aquel país ha negado rotundamente cualquier pérdida de uno de sus RPA’s, hasta el punto de bromear uno de sus portavoces diciendo que “sin duda los norteamericanos habían derribado por error uno de sus propios aparatos”.

Si concedemos la credibilidad a la parte norteamericana (ellos no negaron el derribo del suyo en junio) sería bastante probable que el dron iraní fuese uno de sus Shahed 129. Este RPA es bastante parecido al modelo norteamericano “Predator” y de él se dice que se desarrolló a partir de un modelo israelí Hermes 450 estrellado en Irán.

RPA iraní Shahed 129 (Fars News Agency)
RPA iraní Shahed 129 (Fars News Agency)

Es un modelo de grandes dimensiones, con 16 metros de envergadura, 8 metros de largo y con capacidad para cargar 400 kg de armas o equipos. Lleva motor de hélice propulsora y, además de equipos de vigilancia y según su versión, puede llevar hasta cuatro bombas guiadas Sadid-345, una especie de bomba-misil de precisión de unos 40 kg de peso, equivalente autóctono iraní al misil Hellfire occidental, aunque algo más ligero y de inferiores prestaciones.

De confirmarse que el dron derribado era de ese tipo y aunque es razonable pensar que las intenciones iraníes no eran atacar al buque norteamericano, entre otras cosas porque con esas armas el posible daño hubiese sido mínimo, es razonable que los norteamericanos lo abatieran una vez rebasada su línea de seguridad.

La 'lectura' del suceso

Sistema LMADIS a bordo de un Polaris MRZR (USMC)
Sistema LMADIS a bordo de un Polaris MRZR (USMC)

De este suceso podemos sacar varias lecturas o conclusiones. Desde que el Golfo Pérsico 'se caldea', obvio, hasta que los norteamericanos no van a pasar ni una. Pero vamos a buscar otra que sea distinta.

Esta lectura diferente es que los drones son vulnerables y si alguien pensaba que el futuro de la aviación o del combate aéreo se iba a basar exclusivamente en vehículos no tripulados controlados a distancia, parece que se equivoca.

Los drones son un magnífico complemento y un equipo indispensable en determinadas funciones o misiones, pero se hace difícil pensar en un futuro cien por cien automatizado cuando se comprueba lo relativamente sencillo que resulta interferir las comunicaciones y dejar fuera de control uno de estos ingenios. Todos los avances en comunicaciones seguras serán contestados con tecnología de perturbación y en esta guerra tecnológica habrá tan solo ganadores o perdedores momentáneos. No definitivos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios