costará 39,95 euros

Juul, la "epidemia" del cigarrillo-USB que engancha a los adolescentes, llega a España

El organismo regulador del tabaco en EEUU considera este cigarrillo electrónico una "epidemia entre los jóvenes". Ahora llega a nuestro país con una agresiva estrategia de precios

Foto: Una mujer fumando Juul, el cigarrillo electrónico que engancha a los adolescentes en EEUU y ahora llega a España. (Reuters)
Una mujer fumando Juul, el cigarrillo electrónico que engancha a los adolescentes en EEUU y ahora llega a España. (Reuters)

Juul, la polémica 'startup' californiana creadora de un cigarrillo electrónico con forma de USB que arrasa entre los adolescentes en EEUU y trae de cabeza a las autoridades, ultima su lanzamiento en España. Según ha podido confirmar Teknautas, la firma ya baraja su estreno comercial en nuestro país en febrero, y planea salir con precios agresivos: costará 39,95 euros. Comparado con los 100 euros que cuesta otro de los aparatos más populares, el iQos, la apuesta de Juul es clara: llegar a todos los públicos. Su lanzamiento en España, sin embargo, podría retrasarse por los requerimientos del Ministerio de Sanidad. Fuentes conocedoras del proceso confirman a este diario que el ministerio aún no ha recibido de la empresa la documentación necesaria para operar. Y no solo eso: señalan la "profunda preocupación" con la que se vive en Sanidad el desembarco de la 'startup' en nuestro país.

Juul es ahora mismo uno de los negocios de Silicon Valley más deseados del mundo. Altria, el gigante tabaquero estadounidense, se hizo el pasado diciembre con el 35% de la empresa por casi 13.000 millones de dólares. En apenas año y medio, Juul ya ha superado los 35.000 millones de dólares de valoración y se ha convertido en el primer fabricante de vapeadores de EEUU, con una insultante cuota de mercado de casi el 80% (tenía solo el 24% en agosto de 2017). Ha barrido a toda la competencia. ¿Cómo? Con un aparato que se parece a todo menos a un cigarrillo.

Se trata de una especie de USB (se carga de hecho conectándose por USB a un ordenador o un enchufe) al que se insertan cápsulas con líquidos de sabores (mango, menta, 'crème brulée', Virginia —sabor tabaco original—, pepino...). Ese líquido contiene diferentes químicos pero, sobre todo, nicotina. Tanto como un paquete de tabaco normal. Vapearse una cápsula entera (los JuulPods) equivale a fumarse unos 20 cigarrillos.

Su uso es tan sencillo y su diseño tan minimalista y rompedor respecto a los vapeadores tradicionales que le ha valido ya varios apodos, entre ellos el del ‘iPhone de los cigarrillos electrónicos’. Y no solo por las desorbitadas ventas. Uno de sus dos cofundadores, Adam Bowen, trabajó en Apple como diseñador. Bowen conoció a su socio, James Monsees (ambos son físicos), estudiando diseño industrial en Stanford en 2003 y años más tarde decidieron lanzarse juntos al mercado de los vapeadores. Hoy son multimillonarios.

El cigarrillo electrónico Juul, con las cápsulas de recarga.
El cigarrillo electrónico Juul, con las cápsulas de recarga.

El brutal éxito no ha salido gratis. Investigadores, médicos, activistas y hasta la FDA estadounidense, la agencia responsable de la regulación del tabaco, los acusa de ser los causantes de una “epidemia entre los jóvenes”. Así lo definió recientemente Scott Gottlieb, jefe de la FDA. Juul ha creado un producto tan irresistible para los adolescentes que el 'juuling' (en lugar de 'vaping', vapear) se ha convertido en un fenómeno social y cultural en las escuelas e institutos del país. Los datos que llegan de EEUU son preocupantes: el aumento entre 2017 y 2018 del número de adolescentes (entre 16 y 18 años) que vapean ha sido el mayor incremento en 43 años en el consumo de sustancias tóxica por parte de los jóvenes, según uno de los mayores estudios nacionales llevados a cabo. Casi un 25% de los adolescentes del país asegura haberse enganchado al vapeo. Y el 80% de ellos tiene un Juul.

Una prueba más visual de cómo arrasa entre los jóvenes: cientos de ellos llenan YouTube de vídeos como el de debajo enseñando cómo 'julear', con trucos y consejos para hacerlo cada vez mejor. El 'juuling' es sinónimo de 'cool':

Este imparable tsunami está ahora a punto de inundar España. Juul ha creado un equipo local de directivos (de momento, no más de cinco), pero aún no ha comunicado ningún movimiento de forma oficial. Nuestro país será el quinto en su lista europea (ya opera en Reino Unido, Francia, Alemania y Suiza). Diversas fuentes conocedoras del lanzamiento confirman a este diario la estrategia comercial: el aparato (con cuatro cápsulas incluidas) costará 39,95 euros. Un paquete adicional de cuatro cápsulas costará 11,99 euros (tres euros la cápsula) y 6,99 los paquetes de dos. Todo esto se venderá en estancos, tiendas de vapeo y, sobre todo, en internet, en su propia web.

Sin noticias en Sanidad

La llegada de Juul a nuestro país está prevista para febrero (aún no hay fecha fija), aunque todo dependerá del visto bueno de Sanidad. Oficialmente, el ministerio ni confirma ni desmiente la recepción de la información por parte de Juul, pero fuentes conocedoras del proceso administrativo aseguran no tener constancia de que un punto clave, el "envío del diseño del etiquetado, envasado y folleto informativo para cada marca y tipo de producto con un plazo de seis meses antes de su comercialización", se haya cumplido. De confirmarse este contratiempo, Juul podría tener que retrasar su llegada a España hasta incluso después del verano. "Esa es una opción, pero también pueden optar por lanzarlo mucho antes y pagar la sanción por no cumplir ese punto", señala una fuente del sector conocedora de estos procesos.

Un hombre fuma Juul. (Reuters)
Un hombre fuma Juul. (Reuters)

"De momento, no podemos dar detalles sobre nuestra expansión en Europa. Pero cuando comencemos a operar en España cumpliremos con todas las regulaciones locales, siempre lo hemos hecho", explica un portavoz de la compañía en Reino Unido al preguntarle por su llegada a nuestro país. Sí ofrece muchos más detalles para intentar desmontar la visión de Juul como ese vapeador que está 'aniquilando' a la juventud en medio mundo. "Nuesta misión es ayudar a unos 1.000 millones de fumadores en el mundo que quieren dejarlo y pasar a una alternativa más satisfactoria y efectiva. Estudios del NHS británico, del American Cancer Society y del Royal College of Physicians aseguran que vapear es hasta un 95% menos perjudicial que fumar. El German Cancer Research Center (DKFZ) clasifica los cigarrillos electrónicos como mucho menos dañinos que los cigarrillos convencionales".

Otros estudios señalan lo contrario. Por ejemplo, que solo el 10% de los exfumadores que se pasaron al vapeo logró de verdad dejar de fumar. Otras investigaciones concluyen que los cigarrillos electrónicos no hacen más que crear nuevos fumadores: adolescentes que, tras un tiempo vapeando, acaban pasándose al tabaco tradicional. Juul evita mencionar este frente y también el asunto más peliagudo: el nivel de adicción que provoca entre los jóvenes.

El aparato es fácil de esconder, incluso en clase. La gran mayoría de adultos y padres aún no saben qué es, le restan importancia. Apenas produce humo, por lo que es más fácil fumar a escondidas o en casa sin ser descubierto. No tiene el sabor fuerte del tabaco tradicional ni impregna las manos ni la ropa de su olor. Juul hace que vapear parezca algo sano y 'cool' que debes hacer... porque lo hacen tus amigos. La 'startup' asegura que está haciendo esfuerzos por dejar de atraer a los jóvenes (como eliminar sabores dulces, dejar de vender en tiendas en EEUU o no anunciarse en redes sociales), pero ni la FDA se lo cree. El jefe del organismo les pidió recientemente explicaciones por carta ante el incumplimiento de sus promesas para frenar su uso entre adolescentes.

En España, fuentes cercanas al Ministerio de Sanidad confirman la "preocupación interna" ante la inminente llegada de Juul a nuestro país. "Técnicos del ministerio ya han tratado el tema con los responsables de Sanidad de cada comunidad. Están avisando de lo que viene y no descartan impulsar campañas de concienciación en las escuelas para intentar evitar lo que está ocurriendo en EEUU", explican.

"¿Que si va a ser un problema de salud pública? Sí, desde luego. Y uno muy grande en las escuelas", explica a Teknautas Andrés Zamorano, médico y vicepresidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT). "En adolescentes entre 13 y 18 años, el efecto nocivo de vapear nicotina es mucho mayor. Los pulmones, el cerebro y el resto de órganos aún están en desarrollo. La sensibilidad a los tóxicos se acentúa". ¿Qué hay de los adultos y la alternativa para ayudar a dejar de fumar? "Juul se presenta como una alternativa, pero es una alternativa falsa. Es elegir una vía de reducción de daños. El vapeo no es inocuo. La nicotina sigue siendo tóxica. Como médico de familia, no voy a recomendar jamás a mis pacientes algo tóxico, aunque lo sea menos que otras opciones".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios