el retorno de antonio moll, fundador de being one

Coaching a 900€ en Being One: vuelve el emprendedor que dejó tirados a sus clientes

En 2017 dejó en la calle a quienes pagaron hasta 900€ por su congreso de autoayuda. Ahora Antonio Moll es insolvente y su congreso lo lleva otra empresa, pero su presencia es evidente

Foto: Antonio Moll (en el centro), fundador del congreso de autoayuda Being One.
Antonio Moll (en el centro), fundador del congreso de autoayuda Being One.

Según su propia versión, es un exitoso emprendedor digital que un día abandonó sus negocios millonarios para centrarse en el crecimiento personal y espiritual. Para sus seguidores, una de las mentes más asombrosas de nuestro país, un auténtico evangelizador del 'coaching', la autoayuda y la conexión emocional de las mentes. Para otros, sin embargo, Antonio Moll es un embaucador, un charlatán o incluso un estafador, según los testimonios consultados por este periódico. Lo único objetivamente cierto es que este emprendedor, fundador del congreso Being One Forum, se buscó el año pasado múltiples enemigos: los asistentes que dejó en la calle tras pagar entre 80 y 900 euros de entrada, los proveedores que no cobraron sus servicios e incluso varios empleados que le han demandado.

A día de hoy su empresa ha sido declarada judicialmente insolvente, pero el Being One Forum de 2018 celebrará este fin de semana en Valencia su segunda edición. Gran parte de sus enemigos dicen sentirse engañados: la empresa organizadora es otra, pero la presencia de Antonio Moll, aseguran, es más que evidente. Esta es la historia de un emprendedor español que montó un congreso de 'coaching' de hasta 900 euros la entrada, canceló parte del evento, dejó al público en la calle, ha sido demandado por proveedores y empleados y ahora vuelve a la carga con su nombre bien grande en la promoción del congreso, pero alejado de responsabilidades empresariales.

Gente en la calle y empresas sin cobrar

La edición de 2017 de Being One, que se celebró el 12, 13 y 14 de mayo, contaba con un cartel repleto de algunas de las grandes figuras de la pseudociencia, el pensamiento positivo y la autoayuda tales como Enric Corberá (condenado por plagio y que asegura curar el cáncer con campos magnéticos), Gregg Braden (afirma que las emociones modifican el ADN) o Anita Moorjani (dice haber superado un cáncer solo con su fuerza de voluntad), entre otros. También contaba con una gran visibilidad, llegando incluso a publicar una entrevista de Mercedes Milá a Antonio Moll. Sin embargo, la cosa se torció enseguida: el 11 de mayo, un día antes de dar comienzo, el evento se trasladó de la Casa de Campo de Madrid a la Cubierta de Leganés. ¿El motivo? Según diversas fuentes consultadas, la presencia de impagos por parte de la organización.

La primera jornada transcurrió entre los distintos problemas de sonido y el frío de los asistentes, pero la verdadera crisis tuvo lugar al día siguiente: la empresa de seguridad aseguraba no haber cobrado el dinero que se le debía, así que las puertas de la Cubierta se cerraron, dejando en la calle a cientos de personas que habían pagado hasta 900 euros por la entrada completa. Ante el nerviosismo de la gente, Antonio Moll "cogió un micrófono y empezó a decir que se habían quedado sin dinero, que él hasta había hipotecado su propia casa, pero que no podía más. Que les faltaban 80.000 euros y que iban a poner una caja para que la gente diese donativos", asegura a este periódico Isabel, una de las allí presentes.

Asistentes protestando a las puertas del Being One Forum 2017. Foto: EFE/Víctor Lerena
Asistentes protestando a las puertas del Being One Forum 2017. Foto: EFE/Víctor Lerena

"Yo estaba indignada", nos cuenta. "Había mucha gente cabreada, pero la organización dijo que aprovechásemos la energía y las emociones generadas entre todos y las compartiésemos. Yo pensé que estaban riéndose de mí, pero hubo quien se creyó esa tontería, así que veías a gente –que había pagado hasta 900 euros– en la calle tan feliz. Muchos de los ponentes decidieron dar su charla en la calle, algo que se agradece, pero yo no pagué 450 euros para que me den una charla en la calle y un tipo, con cara de lástima, me diga que no tiene dinero, pero que aproveche mis energías y mis emociones".

La empresa de seguridad no fue la única que no cobró: "Pronto empezamos a tener miedo por nuestro dinero", nos cuenta la CEO de la empresa que montó el mobiliario. "Nos pagaron una parte por adelantado, pero cuando vimos cómo se estaba organizando todo, empezamos a pensar que igual no cobrábamos". Una empleada de la organización confirma este punto: "Los únicos que cobraron bien fueron los ponentes. Para los demás no había dinero, pero Antonio Moll seguía con su discurso melodramático. Yo confiaba mucho en él, pero aluciné cuando, con todo el morro del mundo, se presentó como una víctima y la gente le aplaudió. ¿Una víctima de qué? Si has montado un evento enorme y no vas a pagar a la mitad de la gente". Entre los asistentes hubo de todo: desde los que consideraron aquello un posible fraude hasta los que, efectivamente, se sumergieron en la mística generada para olvidar que todo aquello estaba siendo un desastre.

La empresa, demandada e insolvente

Tras el evento, Antonio Moll no solo no ha caído en desgracia, sino que se ha labrado cierta trayectoria dando charlas en las que cuenta cómo creció personal y espiritualmente tras Being One Forum, unas charlas en las que repite el tono sentimental y la ausencia de autocrítica. Al margen de él, las consecuencias del evento fueron tricéfalas: por una parte, los conferenciantes que, sumergidos por la mística del asunto, hicieron un balance positivo del congreso sin mencionar de ninguna manera los problemas generados a todo el mundo; por otro, los que criticaron a la organización y la postura victimista y melodramática de Antonio Moll y su equipo; y en tercer lugar, los más silenciosos, pero también los más contundentes: los que decidieron ir al juzgado y demandar.

Aparte de los asistentes aislados que presentaron denuncias individuales, en este tiempo Antonio Moll se ha visto demandado incluso por gente de su propio equipo: así lo hicieron su directora de producción, su directora comercial, su administrativa y otra colaboradora, que solicitaron indemnizaciones económicas. También ha denunciado públicamente la situación su diseñador, quien dice llevar año y medio sin cobrar y señala que la mayoría de proveedores no han cobrado y su trabajo lo hicieron voluntarios que, a cambio, recibieron una camiseta del evento.

El director general de otra de las empresas que trabajó en el Being One Forum nos confirma esta punto: "Lo peor no es solo que no nos hayan pagado, sino que, las pocas veces que Antonio Moll se dignó a atendernos, nos quería dar un abrazo y nos venía con el rollo espiritual, cualquier cosa menos asumir su responsabilidad. Llevo en esto más de veinte años y jamás he tenido un cliente que, además de no pagarme, me haya tratado con tanta jeta". Las deudas, consultadas por este medio con cuatro proveedores de Being One Forum, superan de largo los 150.000 euros, según sus testimonios.

Sin embargo, la empresa de Antonio Moll, Luxemedia Publishers SL, hace tiempo que cerró la posibilidad de afrontar sus deudas: en los juzgados no encontraban al emprendedor en la sede social de la empresa, y al final Luxemedia Publishers ha sido declarada insolvente. Con estos ingredientes, parecía evidente que la de 2017 iba a ser la primera y última edición de Being One Forum.

La empresa organizadora de Being One Forum 2017, Luxemedia Publishers SL, se ha declarado insolvente.
La empresa organizadora de Being One Forum 2017, Luxemedia Publishers SL, se ha declarado insolvente.

El retorno: ¿quién monta Being One 2018?

Sin embargo, aquellos que reclaman a Antonio Moll un dinero que asumen que no van a cobrar llevan meses alucinando, ya que el evento Being One Forum ha vuelto y se celebrará este fin de semana en Valencia con una modalidad de precios que puede llegar hasta los 640 euros para el abono de dos de los tres días. Ahora bien, este año la empresa organizadora es otra: se trata de Los Seis Maestros SL, cuya administradora única es Isabel Puertas Alfaro, la nueva CEO del evento. Por el momento, el congreso ya se enfrenta a algunos problemas: la artista Mónica Naranjo, que iba a actuar el sábado 13, ha anunciado que Being One Forum ha cancelado de manera unilateral su actuación.

Este periódico ha querido hablar con Isabel Puertas del posible papel de Antonio Moll en Being One Forum 2018, pero ha rechazado la entrevista asegurando que "la mercantil Los Seis Maestros no tiene ningún tipo de relación con la mercantil encargada de la realización del mismo el año pasado". Sin embargo, la realidad parece bien distinta.

Para empezar, en una entrevista a Isabel Puertas publicada en la propia web del congreso, ella marca claramente la relación con Moll: "En menos de media hora ambos supimos que queríamos trabajar juntos. Yo le dije: 'Antonio, cuenta conmigo y hazlo en Valencia, tu ciudad'. A los pocos días me llamó y me dijo: 'Lo hacemos'".

"Queríamos trabajar juntos. Yo le dije: 'Antonio, cuenta conmigo y hazlo en Valencia, tu ciudad'. Me llamó y me dijo: 'Lo hacemos'"

La acciones de Antonio Moll tampoco dejan lugar a la duda: el pasado 27 de abril presentó el Being One Forum 2018 y poco después lo hizo de forma oficial en un evento recogido por la propia organización. Además, en el canal de Youtube del evento se ve constantemente a Moll, ya sea hablando del congreso o en una entrevista en la que la propia directora de comunicación de Being One se refiere a él como la persona "que ha hecho posible por segunda vez" que se celebre el evento. En esa misma entrevista, por cierto, Moll no solo obvia los problemas del año pasado, sino que además presume de lo conseguido: "El año pasado hubo quien encontró pareja y le ha puesto mi nombre a su hijo".

Antonio Moll, fundador del congreso de autoayuda BeingOne.
Antonio Moll, fundador del congreso de autoayuda BeingOne.

Lo cierto es que las trayectorias de Antonio Moll y de la CEO actual de Being One, Isabel Puertas, registran perfiles similares. En su entrevista con Mercedes Milá, Moll asegura haber sido un empresario tecnológico de éxito que, en un momento dado, decidió dar un volantazo en su vida y dedicarse a ayudar a los demás mediante el crecimiento personal y espiritual.

Un vistazo a su presencia en el Registro Mercantil desvela que Antonio Moll Pons es administrador único de Luxemedia Publishers (antigua organizadora de Being One, que nunca ha presentado cuentas), Binary Works (una empresa de servicios informáticos que no presenta cuentas desde 2006), Nice Monday SL (sin cuentas visibles), Gonpui Logística SL (sin cuentas visibles) Buytohelp SL (sin cuentas presentadas) y Vifabesa SL (sin cuentas presentadas, pero demandada por una empresa farmacéutica). Históricamente, Moll tuvo presencia mercantil en The Netwizzy Company SL (actualmente una web de juegos), Diltaco SL (sin cuentas desde 2008 y ya desaparecida), Nofitransfer Servida SL (sin cuentas presentadas) y Tefilvana Danpier (sin cuentas presentadas).

Isabel Puertas, por su parte, aseguraba hace poco ser una empresaria que, en un momento dado, decidió vender su compañía (una red de clínicas dentales y franquicias de consultoría) para reenfocar su vida y su trayectoria profesional. Lo cierto es que, según el Registro Mercantil, la empresa actual de Puertas, Los Seis Maestros SL, es la única que ha montado. No hay más trayectoria empresarial, al menos con rastro en los registros públicos consultados.

Al igual que con Isabel Puertas, este periódico ha contactado con Antonio Moll a través de correo electrónico para conocer su visión sobre los problemas de Being One Forum 2017 y su papel en el evento de este año, pero el emprendedor no ha respondido a la solicitud. No parece, por tanto, que vaya a cambiar las opiniones sobre él: sus admiradores seguirán viéndolo como una de las mentes más asombrosas del país en lo que a crecimiento personal y espiritual se refiere; sus proveedores y parte de sus antiguos empleados y colaboradores seguirán viéndolo, según los testimonios aportados en este reportaje, como un charlatán. A día de hoy solo hay una cosa clara: el fundador del Being One Forum, que el año pasado dejó tirados a cientos de personas, vuelve a la primera línea del evento, aunque ahora desde la sombra.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios