LA COMUNIDAD DE KICKSTARTER SE IMPACIENTA

Tambores de estafa en torno a las gafas de realidad virtual españolas

Surgieron como una alternativa económica a Oculus Rift, el gran proyecto de realidad virtual de Kickstarter, pero después de haber incumplido varios plazos, sus inversores se sienten estafados

Foto: Tambores de estafa en torno a las gafas de realidad virtual españolas

La alternativa española -y económica- a las gafas de realidad virtual Oculus Rift, ahora propiedad de Facebook, empieza a levantar sospechas entre los inversores. Toda la ilusión que despertó el proyecto vrAse, liderado por emprendedores canarios, se ha tornado en críticas por la comunidad de backers, molestos ante los constantes incumplimientos de los plazos fijados para su lanzamiento.

El punto fuerte de vrAse con respecto a Oculus es que no tiene hardware propio, sino que se vale del smartphone para reproducir los contenidos, consiguiendo así una rebaja sustantiva en el precio final, que en principio iba a rondar los cien euros. Finalmente será algo más caro: "No puedo pillarme los dedos con el precio final, pero será... como el de unas gafas de sol de calidad", explica a Teknautas Miguel Schiaffino, CEO de la startup.

El joven emprendedor (39 años) reconoce la existencia de las críticas y pide paciencia: "Podríamos haber entregado hace un año, cuando nos comprometimos a hacerlo", explica. "Pero decidimos invertir más y dar un salto tecnológico, sobre todo enfocado a reducir su peso y a montar las mejores ópticas del mercado".

vrAse: much better than Oculus VR

Las cosas se han ido poniendo feas entre los backers del proyecto durante el último año. Tanto es así que una parte de los comentarios exigen que se les devuelvan los fondos aunque sea necesaria una intervención de Kickstarter. Otros ya no quieren las gafas por los constantes retrasos y la salida al mercado, en el impasse, de productos similares como Google Cardboard. Schiafiino cree que se "ha distorsionado la percepción del crowdfunding, que no es una tienda online, sino el apoyo a proyectos que a veces fracasan. No hay más que ver las Oculus Rift, que son un proyecto de una empresa mayor, ahora bajo el paraguas de Facebook, que se presentaron un año antes que vrAse y van a llegar un año después", considera.

vrAse considera que sus gafas no tendrán competencia durante los próximos cinco añosDurante el proceso de diseño los costes de fabricación se han duplicado, sobre todo por la parte de la óptica. No obstante, los canarios consideran crucial el avance, lo que les permitirá, siempre según su versión, "dominar el mercado los próximos cinco años. La diferencia con la competencia, si se la pueda llamar así, será brutal. De hecho nos van a copiar al momento, de hecho ya existen gafas chinas que se venden como vrAse. La gente verá si quieren reventarse la vista con unas gafas baratas", explican.

Las vrAse serán compatibles con la gran mayoría de móviles de menos de seis pulgadas, también de gama media y baja, y permitirán el consumo de contenido tridimensional en cualquier lugar. En principio serán videojuegos y cine y series en 3D; la realidad aumentada tendrá que esperar, al menos mientras las baterías de iones de litio sigan en funcionamiento. 

Sobre el papel, las gafas se encuentran en fase de fabricación en la zona de Vigo, mientras el equipo comercial de la compañía cierra acuerdos con proveedores de contenido como Universal. "Si todo sale bien, que lo dudo, las gafas estarán en manos de los backers en verano", dice Schiaffino. Más vale que así sea, porque su comunidad de inversores ha agotado su paciencia. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios