NO TE EQUIVOQUES

Autonomía, subvenciones... Qué tienes que saber antes de comprar un coche eléctrico

Aunque en España todavía está a la zaga en cuanto a ventas, estos vehículos se han convertido en una atractiva opción de compra para todo aquel que quiera renovar su coche.

Foto: Aumentan los compradores que se interesan por el coche eléctrico: en marzo se vendieron más de 900 (Pxhere)
Aumentan los compradores que se interesan por el coche eléctrico: en marzo se vendieron más de 900 (Pxhere)

A partir de 2025, por el centro de Madrid solo veremos coches eléctricos e híbridos. Se trata de una de las medidas necesarias para cumplir con los requisitos de reducción de emisiones exigidos por la Unión Europea para 2050. Este mismo plan conllevará que, para entonces, circulen por España cientos de miles de vehículos eléctricos. Por el momento las cifras no son las mejores, pero poco a poco aumenta el número de compradores que deciden apostar por los eléctricos.

Durante 2017 se matricularon en nuestro país 13.021 vehículos electrificados (entre eléctricos puros e híbridos enchufables), una cifra que, según los datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de Vehículo Eléctrico (AEDIVE), supuso un incremento de las ventas de un 226 % con respecto al año anterior. Una tendencia que parece que este año seguirá al alza: en el primer trimestre de 2018 se han vendido 4.577 electrificados, tantos como en los seis primeros meses de 2017.

Sin embargo, al tratarse de un mercado incipiente, todavía son muchas las dudas que nos pueden asaltar a la hora de comprar un coche eléctrico: desde cuáles son los mejores modelos por su relación calidad-precio hasta qué condiciones debe tener nuestro garaje para instalar un punto de carga o cuánto subirá nuestra factura de la luz.

Precio y autonomía: ¿qué modelo me compro?

Mucha gente piensa que los coches eléctricos son caros, y aunque tiene parte de cierto, quizá no tanto como se imaginan. En los últimos años sus precios han descendido y ya podemos encontrar buenas propuestas en torno a los 15.000 euros.

La marca Aixam ofrece dos modelos de los llamados ‘minicoches’ desde 14.790 euros. Los nuevos Aixam eCity y eCoupé tienen una autonomía de 100 kilómetros y se recargan por completo en apenas tres horas y media. Para conducirlos no es necesario tener carné de conducir tipo B, aunque sí licencia de ciclomotor o el permiso AM.

Los nuevos Aixam están pensados para moverse por la ciudad (Facebook Aixam)
Los nuevos Aixam están pensados para moverse por la ciudad (Facebook Aixam)

Si nos centramos en aquellos que sí precisan el típico carné, el Renault Zoe es uno de los modelos que más triunfan. El más vendido en los últimos meses, según AEDIVE, puedes conseguirlo desde 21.200 euros (gracias a su tarifa Life 40 Flexi, en vigor hasta finales de abril).

La razón para ofrecer un precio tan ajustado de partida está en que no se incluye el coste de las baterías, que podrán alquilarse por una cuota mensual que varía en función del kilometraje. En cuanto a su autonomía, va de los 240 a los 400 kilómetros según la batería que escojamos. Si optamos por comprar (y no alquilar) la mejor batería, el precio puede ascender hasta los 30.000 euros. Aún así, el Renault Zoe, del tamaño de un Clio y con un amplio maletero, es considerado por muchos una de las opciones más completas del mercado.

Algo más barata es la propuesta del Citroën C-Zero. Con un precio desde los 18.990 euros (y la posibilidad de pagarlo en cuotas mensuales de 130 euros), este modelo cuenta con una autonomía de apenas 130 kilómetros por carga que bien podría cubrir las necesidades de recorridos cortos por ciudad.

Más allá de la alternativa de Citroën, los más interesantes suben de los 20.000 euros. Por ejemplo, el conocido smart ForTwo Electric Drive (de dos plazas) y el smart ForFour Electric Drive (de cuatro) superan los 23.000 euros. El primero, con grandes ventajas para aparcar y maniobrar, cuenta con una autonomía teórica de 160 kilómetros, más que suficiente para los desplazamientos urbanos. En su versión de cuatro plazas, la autonomía disminuye a 155 kilómetros, aunque ganas en espacio interior.

En una línea parecida encontramos el Peugeot ION, desde 20.950 euros, con una autonomía de 150 kilómetros por carga y una potencia de 66 CV. Con características similares también están el Volkswagen e-UP, desde 22.800 euros, o el Mitsubishi i-MIEV, algo más caro, desde 25.000 euros.

 El Peugeot ION es uno de los modelos que más ha bajado su precio en los últimos años (Peugeot)
El Peugeot ION es uno de los modelos que más ha bajado su precio en los últimos años (Peugeot)

Si comparamos autonomía y precio, debemos destacar el Hyundai IONIQ (también con versión híbrida). Desde 24.225 euros, podremos tener un coche para recorrer 250 kilómetros con una sola carga y tirando de un potencia de 120 CV. En este sentido, otra buena recomendación es el Kia Soul EV, uno de los últimos en llegar al mercado. Por un precio que parte de los 23.875 euros ofrece una autonomía ligeramente superior a los 200 kilómetros. Además, sus dimensiones en altura (mayores que las del Zoe) y en interior lo convierten en una buena opción para aquellos que realizan trayectos urbanos con niños, especialmente si van en silla.

Siguiendo con los modelos con mayor autonomía, no debemos olvidar el popular Nissan Leaf, el que para muchos es el pionero de esta nueva era de vehículos eléctricos. Con un precio desde los 29.800 euros, permite hacer 378 kilómetros con una sola carga y a una potencia de 150 CV, garantía fuera de la ciudad.

Aunque, sin duda, uno de los que ha revolucionado el mercado de los coches eléctricos de alta gama es el BMW i3. Este modelo, con un precio de partida de 38.200 euros, ofrece un extensor de autonomía a gasolina que permite aumentar su alcance hasta los 450 kilómetros. Además destaca por su ligereza (en vacío no pesa más de 1.300 kilos) y su potente motor de 170 CV que permite una aceleración casi de deportivo.

Si el precio no es un problema, la gama Tesla cuenta con las mejores propuestas. Por ejemplo, el Tesla Model S, desde 83.000 euros, ofrece más de 600 kilómetros de autonomía (la mayor de los eléctricos con batería disponibles en España) y una una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos gracias a sus más de 600 CV. Además, cuenta con la última tecnología de entretenimiento y seguridad y todo lo necesario para convertirse en autónomo en cuanto la legislación española lo permita. En la misma liga del lujo juega el Tesla Model X con un precio de 92.500 euros. Aunque su autonomía y potencia son ligeramente inferiores a la del Model S, su gran propuesta diferenciadora es contar con 7 plazas.

Ante tal variedad, además de tener en cuenta el presupuesto, debes pensar el uso que le vas a dar; de este modo, podrás calcular la autonomía que necesitas y elegir el modelo que mejor se ajuste a tus necesidades (trayectos urbanos en solitario, con niños, grandes recorridos…)

Los tiempos de carga y dónde enchufarlo

Saber cuántas horas necesita el coche para estar a punto o dónde y cómo los podemos cargar será otra de las preocupaciones que nos asalten cuando nos planteemos comprar un coche eléctrico.

Los tiempos de carga dependerán de la potencia a la que lo enchufemos. Por ejemplo, la carga más lenta será a una potencia de entre 2,3 y 7,3 kilovatios (kW) y podría llevar un máximo de 12 horas en rellenar por completo la batería. Este tipo de carga está pensada para los estacionamientos de larga duración, como puede ser una noche entera en nuestro garaje. Aunque no es la única forma de tener tu coche a punto.

En España hay unos 1.500 puntos de recarga que permiten carga rápida y semirrápida

En España hay 1.500 puntos de recarga públicos, repartidos en centros de ocio, estaciones de servicio, aparcamientos públicos y autopistas, que permiten cargas semirrápidas, a partir de 7,3 kW, y rápidas, de 40 kW. Con estas últimas podrás tener listo el coche en media hora.

FOTO 3: Aumentar el número de puntos de carga públicos es uno los objetivos a corto plazo (Geograph)
FOTO 3: Aumentar el número de puntos de carga públicos es uno los objetivos a corto plazo (Geograph)

Ahora bien, lo más cómodo (y barato) si quieres cargar tu coche eléctrico es que tengas un punto de carga en tu propio garaje. Lo cierto es que con un enchufe tradicional nos valdría, pero muchas veces en estos aparcamientos comunitarios escasean o son propiedad de la comunidad. Además, estos pueden tardar hasta 20 horas en tener la batería de, por ejemplo, un Renault Zoe, completamente llena. Así que lo mejor es que instales un punto de carga específico (también conocidos por el nombre comercial de wallbox).

Antes de adquirirlo, deberás ver si esta instalación es posible en tu aparcamiento. Si es tu plaza es de alquiler tendrás que solicitar permiso a su propietario; si es tuya, con comunicarlo a la comunidad de vecinos será suficiente. Eso sí, deberás correr con todos los gastos de instalación, que además deberán cumplir todos los requisitos del Reglamento electrotécnico de baja tensión ITC-BT-52. El precio de esta obra podría variar entre los 600 y los 1.000 euros dependiendo, entre otras cosas, de la distancia de la plaza al cuadro de contadores.

La instalación de un punto de carga en tu garaje es un coste que también debes valorar (Pixabay)
La instalación de un punto de carga en tu garaje es un coste que también debes valorar (Pixabay)

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta es el tipo de conector que se necesita para enchufarlo. Cada fabricante es un mundo. Mientras que los alemanes y los estadounidenses han intentado estandarizarlos, los franceses y los japoneses no han llegado a un acuerdo.

Aun así, la mayoría de los modelos incluyen el conector alemán de tipo 2 o también llamado Menekkes de siete pines, estándar en Europa. No obstante, otros utilizan el modelo norteamericano Yazaki de cinco pines (también conocido como de tipo 1) y que puede utilizarse para tomas de conectores de tipo Menekkes gracias a un enchufe conversor.

Alemanes y estadounidenses han buscado un estándar, pero Francia y Japón van por libre

Por su parte, los franceses apuestan por el tipo 3, también conocido como EV Plug-in Alliance, y los modelos japoneses, como el Nissan Leaf, incluyen el conector CHAdeMO pensado específicamente para carga rápida. En cualquier caso, sea cual sea el conector, en las instrucciones del vehículo explicarán todo lo que necesitas para enchufarlos en los puntos de carga más comunes.

¿Cuánto me costará cargarlo?

De media, recargar un coche eléctrico supone un coste de 2 euros por cada 100 kilómetros. Esto implica un importante ahorro si lo comparamos con un coche de gasolina o diésel con el que recorrer la misma distancia nos puede salir por una media de 8,5 euros.

Si, como te recomendamos, has decidido colocar tu propio punto de carga en tu garaje, este coste puede asumirlo de dos formas. La más económica será vincularlo a tu contador particular, aunque a veces no es posible por culpa de la infraestructura. En esos casos, se deberá dar de alta un nuevo suministro, lo que significa un mayor gasto al tener dos facturas de la luz.

Lo más económico a tu contador particular, aunque a veces no es posible por culpa de la infraestructura

En caso de que lo podamos vincular a nuestro contador, también hay que plantearse si es necesario elevar la potencia contratada. Por lo general, los hogares españoles suelen disponer de entre 4 y 5 kW, por lo que si tenemos en cuenta que nuestro coche al cargarse consume como mínimo 2,3 kW, poco más podremos enchufar a la vez o nuestra red no lo soportará y saltarán los plomos.

Para evitar esto, muchos de estos vehículos permiten programar la recarga a horas de bajo consumo, como las que van desde la 1 a las 7 de la mañana. De este modo, no necesitaremos contratar más potencia (con el consiguiente incremento de nuestra factura) y estaremos haciendo un uso más eficiente de la energía gracias a la llamada recarga inteligente.

Con la recarga inteligente no solo evitarás contratar más potencia sino que el coste por la energía consumida también será menor (Pixabay)
Con la recarga inteligente no solo evitarás contratar más potencia sino que el coste por la energía consumida también será menor (Pixabay)

Las ayudas para la compra

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 que acaba de presentarse contempla 50 millones de euros para incentivar la compra de vehículos eléctricos. El nuevo plan Movea 2018, que se gestionará por parte del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del ministerio de Energía, se presenta como una continuación de dos proyectos anteriores: el Movalt 2018 y el Movea 2017. Ambos, también destinados a fomentar una movilidad ecológica y con ayudas para la compra de coches eléctricos, agotaron sus recursos en un plazo de 24 horas tras abrirse el plazo para la inscripción de solicitudes.

Aunque este nuevo proyecto todavía no se ha aprobado, y en el momento de escribir estas líneas no existe ninguna ayuda estatal para la compra de eléctricos, es importante que cuando acudas al concesionario, preguntes si existe algún tipo de descuento o financiación del que puedas beneficiarte. Así, puede que consigas tu nuevo coche eléctrico por menos de lo que en un principio imaginabas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios