eshop ventures, jinn, wazypark, jobandtalent...

Despilfarro, despidos y crisis financieras: los fracasos de las 'startups' españolas en 2017

Algunas cerraron, otras despilfarraron dinero, otras despidieron a parte de su plantilla y otras afrontan el futuro con incertidumbre económica. Estos son algunos fracasos emprendedores de 2017

Foto: Tras varios meses rozando la quiebra, eShop Ventures, el autoproclamado 'Amazon español', entró en concurso de acreedores.
Tras varios meses rozando la quiebra, eShop Ventures, el autoproclamado 'Amazon español', entró en concurso de acreedores.
Autor
Tiempo de lectura7 min

Todas las empresas se enfrentan a diversos problemas, y son muchas las que acaban cerrando sus puertas. Las tecnológicas no son una excepción, pero los grandes anuncios de las 'startups' cuando cierran millonarias rondas de financiación o publican cifras de ventas contrastan con el silencio sepulcral registrado cuando tienen que cerrar. Y el motivo es más que lógico, pero a veces conviene echar la vista atrás para tomar nota de los errores (y lecciones aprendidas) que se quedaron por el camino.

Sobre todo porque, dentro del sector de las 'startups', son muchas las que llegan a conseguir millones de euros de financiación para, finalmente, desaparecer y convertirse en un espejismo de lo que podrían haber sido. Estas han sido algunas de las 'startups' españolas que nos han dejado este año una larga lista de despilfarros, despidos y cierres.

eShop Ventures: adiós al 'Amazon español'

En diciembre de 2016, Teknautas lo contaba en exclusiva: el grupo de comercio electrónico eShop Ventures, autoproclamado 'el Amazon español', estaba al borde de la quiebra y el cierre definitivo.

El conglomerado, que aglutinaba a portales como El armario de la tele, Mamuky, Chicplace o Todovino, llevaba meses arrastrando una grave crisis financiera y eso había afectado a todos: la empresa hizo un ERE, los empleados iban cayendo poco a poco, los proveedores no cobraban, los inversores no querían meter más dinero y los usuarios de sus portales de 'ecommerce' reclamaban haber pagado por productos que no estaban recibiendo.

La empresa hizo un ERE, los proveedores no cobraban, los inversores huían y los usuarios pagaban por productos que no recibían

Tras varios esquinazos y negativas sobre esta realidad, el CEO de eShop Ventures, Rafael Garrido, acabó reconociendo la situación a este diario: "Estamos intentando vender portales para conseguir financiación; si no, tendremos que solicitar el concurso de acreedores".

Dicho y hecho. El milagro económico no se produjo: eShop Ventures no consiguió más dinero de inversores y en abril de 2017 entró oficialmente en concurso de acreedores.

Rafael Garrido, CEO de eShop Ventures.
Rafael Garrido, CEO de eShop Ventures.

Jinn: 20 millones a la basura

En enero de 2017, varios repartidores de Londres se reunieron para encararse a uno de sus mayores enemigos. Se trataba de León Herrera Sáez-Benito, el cofundador de Jinn, una 'startup' de encargos de comida a domicilio creada por tres españoles.

El objetivo de los repartidores era echarle en cara al emprendedor sus condiciones de trabajo: un sueldo de entre 1,75 y 2,80 libras a la hora, un trabajo como falsos autónomos y varias condiciones más que apuntaban a una evidente situación de precariedad laboral.

Y el caso es que en Jinn no faltaba el dinero, precisamente. La 'startup' española se había propuesto competir con Deliveroo (cuyos repartidores en España están recibiendo indemnizaciones para evitar ir a juicio) y para ello habían conseguido más de 20 millones de financiación, con los que llegaron a tener cerca de 120 empleados. Pero los problemas se fueron acumulando.

La historia acabó como cabía esperar: en octubre de este año, Jinn cerró definitivamente.

Wazypark: sin modelo de negocio

Era una de las 'startups' con mejor pinta de toda España. En 2015, Wazypark se convirtió en una de las ganadoras del campus de emprendedores de Seedrocket merced a su servicio: una aplicación que le ayudaba a encontrar aparcamiento y a avisar a otros usuarios cuando dejasen una plaza libre.

Sin embargo, con el tiempo fueron apareciendo los problemas. Según relataba El Español, el CEO de la compañía, Carlos Rodríguez, estaba trabajando también en el desarrollo de otra 'startup', una información que no todos sus accionistas recibieron.

Wazypark fue valorada en 15 millones de euros, pero nunca tuvo un modelo de negocio claro

Además, pese a que Wazypark fue valorada en cerca de 15 millones de euros, lo cierto es que nunca encontró un modelo de negocio. En su mejor año, 2016, su facturación fue de apenas de 34.023 euros, frente a unas pérdidas de 1,2 millones de euros.

El emprendedor, puesto en contacto con este diario, asegura que la relación con sus inversores siempre fue "cómoda y sana" y que todas las actas del consejo de administración, así como el cierre de la empresa, "se aprobaron y firmaron por unanimidad". Por otro lado, el emprendedor asegura que sus inversores siempre estuvieron al tanto de sus actividades en la otra empresa y que eso nunca supuso un problema.

Carlos Rodríguez, fundador y CEO de Wazypark.
Carlos Rodríguez, fundador y CEO de Wazypark.

Apparcando: de la aceleradora de Mercadona a cerrar

No ha sido un buen año para las 'startups' centradas en el aparcamiento. El enfoque de Apparcando era distinto al de Wazypark: esta firma valenciana ofrecía a los dueños de plazas de garaje alquilárselas a otros usuarios cuando no las estuviesen usando, sacándose así unos ingresos extra,

La idea de Apparcando, en principio, fue bien recibida: de hecho, la compañía llegó a formar parte de Lanzadera, la aceleradora de 'startups' de Juan Roig, presidente de Mercadona, y parecía ser una de las 'apps' con más futuro del panorama emprendedor español.

Sin embargo, aquí la historia también acabó mal. A finales de 2016, la empresa solicitó un concurso de acreedores que se hizo efectivo en febrero de 2017.

Despidos y falta de financiación

Al margen de los cierres, también hay varias 'startups' españolas que durante este 2017 han sufrido varias crisis. Una serie de problemas medianamente comunes en cualquier tipo de empresa, pero que les han enfrentado a sus usuarios e inversores y que, en muchas ocasiones, vislumbran un futuro muy delicado a corto plazo.

Jobandtalent: fichajes a lo grande y despidos en un mes

Sin duda, Jobandtalent fue una de las 'startups' españolas que más atención mediática recibió desde su nacimiento. No es para menos: en los últimos tres años, la compañía ha levantado 81 millones de dólares en varias rondas de financiación.

Sin embargo, a comienzos de 2017 seguía sin encontrar su modelo: tras pasar de ser una aplicación de búsqueda de empleo a hacer las veces de ETT, se embarcó en una vorágine de gastos y fichajes de talento internacional. Algunos de esos nuevos empleoados, sin embargo, fueron despedidos al mes siguiente. Trabajadores, usuarios y fuentes del sector acusaron a la empresa de llevar a cabo una política de despilfarro. Hoy Jobandtalent sigue tratando de encontrar su hueco en una actividad cada vez más competitiva y con menos margen.

Tutellus: una ICO para remontar el vuelo

Lo contamos a mediados de este año: Tutellus, la mayor web de cursos de formación 'online' en castellano, había sido demandada por, al menos, uno de sus mayores acreedores. Además, los profesores de la plataforma también acusaban a la compañía de no estar pagándoles los cursos que impartían.

El CEO de la 'startup' negaba a este periódico que estuvieran atravesando dichos problemas, pero lo cierto es que, en este tiempo, no han conseguido una nueva ronda de financiación. A día de hoy, la compañía está recurriendo a la tecnología 'blockchain' para intentar conseguir fondos.

Hundredrooms: 11 millones puestos en duda

Hundredrooms es un metabuscador de pisos turísticos que, en sus tres años de vida, ha levantado varias rondas de financiación por valor de 11 millones de euros. Sin embargo, su modelo ha sido puesto en duda tras despedir al 50% de su plantilla.

Desde la 'startup', no obstante, niegan a este diario que su situación esté peligrando. Sus inversores, entre los que se encuentran Atresmedia, Mediaset, Seaya, Bankinter o Inveready, también defienden el futuro de la compañía.

Habrá que seguir la evolución de todas estas compañías a lo largo de 2018. No se están enfrentando a problemas muy distintos a los que pueda afrontar cualquier otro tipo de empresa, de modo que habrá que estar atentos para comprobar si consiguen esquivarlos.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios