análisis y cruce de datos contra las mentiras

Este 'software' gallego es lo que Cospedal necesita para acabar con las 'fake news'

Una 'start-up' comercializa un programa de análisis de datos en redes sociales que puede detectar y señalar la falsedad de un contenido en tres minutos. ¿Será suficiente?

Foto: Cospedal participa en encuentros del diario La Razón (Javier Lizón / EFE)
Cospedal participa en encuentros del diario La Razón (Javier Lizón / EFE)

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, se ha propuesto acabar con las 'fake news' que atentan contra la democracia española. ¡Suena bien! ¿Pero cómo lo hará?

¿Acaso concediendo entrevistas a medios no afines, poniendo a los gabinetes de prensa de los ministerios a responder demandas de los periodistas en lugar de ignorarlas? ¿O quizá colaborando de una vez con el Consejo de Transparencia, órgano al que Defensa demandó en 2016 para no revelar la lista de invitados a viajes oficiales?

Nada de eso. Lo que Cospedal ha propuesto es reunir a diputados con editores de medios de comunicación, según reveló en un acto organizado por el diario 'La Razón' la semana pasada.

Lo que la ministra manchega desconoce es que en España ya hay quien desea poner en sus manos un 'software' que podría ayudar al Gobierno a combatir la desinformación en redes, y además, sin tener que mancharse demasiado las manos.

"La otra mañana, Puigdemont puso un tuit donde sale un vídeo que en realidad fue grabado en 2013, pero él no explicaba que el vídeo es de entonces", cuenta a Teknautas Guillermo López Taboada, CEO de Torusware, una 'start-up' gallega que realiza análisis de grandes cantidades de datos en redes sociales. "El vídeo fue retuiteado por 9.500 personas y ha llegado hoy a una audiencia de dos millones de personas".

Es justo lo que hacemos, con datos de redes sociales analizamos esa información masiva para ver los problemas en los que podría surgir el efecto bola de nieve", explica, "tomar medidas correctivas frente a algo que está teniendo mucho impacto en redes".

El vídeo tuiteado por Puigdemont en la mañana del 23 de noviembre pertenecía al ataque por parte de un grupo ultraderechista del Centre Cultural Blanquerna de Madrid, efectivamente, en el año 2013. Sin embargo, el expresidente catalán no mencionó este detalle en su tuit: "El Gobierno catalán está en prisión o exiliado, pero el Tribunal Constitucional Español no envía a la cárcel a los militantes de extrema derecha que atacaron la representación catalana en Madrid", dijo en inglés.

"Tres minutos después de tuitearlo nosotros ya sabíamos que era de 2013", indica López Taboada, "por lo que podrían haberse aplicado medidas correctivas para evitar la difusión de ese vídeo". Lo que a Torusware no le dio tiempo a contrastar es que el TC sí que había enviado a prisión a los responsables del ataque a la librería de lengua catalana: el 27 de septiembre confirmaron su ingreso en prisión.

Tres minutos después de que Puigdemont lo tuiteara nosotros ya sabíamos que era de 2013

La empresa gallega tiene como clientes a empresas de telecomunicaciones o bancos, aunque su CEO insiste que "nos gustaría ampliar con clientes del sector gubernamental".

Tecnología contra las 'fake news'

No es la única iniciativa tecnológica que ha surgido en los últimos tiempos para combatir este reciente fenómeno. En el Reino Unido, que también sufrió una fuerte epidemia de propaganda durante la campaña del 'Brexit', hace unos meses que funciona Full Fact, una organización no gubernamental que analiza en tiempo real mensajes parlamentarios o titulares en redes sociales.

Este 'software', construido gracias a donaciones de multimillonarios como George Soros o Pierre Omidyar —fundador de eBay— colabora con la Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido para incorporar datos que permitan automatizar su labor.

El 'software' de Full Fact revisa un discurso parlamentario.
El 'software' de Full Fact revisa un discurso parlamentario.

"En España el problema del INE es que te da la información con seis meses de retraso", dice López Taboada. "Nosotros quisimos analizar la posible caída del turismo en Cataluña y el problema es que no existen fuentes fiables, dado que las únicas que hay, como los datos de vuelo de AENA o el registro en hoteles, no están automatizadas", explica al respecto el fundador de Torusware sobre las dificultades de construir programas de 'fact-check'.

"Las elecciones de junio en Reino Unido se han llevado buena parte de nuestro tiempo este año", explica Tom Hegarty, portavoz de Full Fact, a El Confidencial. "Hicimos 'fact-check' a los programas de los principales partidos y a cada debate en televisión, trabajamos con otros medios para llevar nuestros análisis a todos los votantes que pudiéramos alcanzar y colaboramos con First Draft, expertos en verificación, para identificar y contrastar frases que se viralizaban en las redes sociales".

De Senegal a los trenes catalanes

Actualmente, lo que mantiene a los británicos en tensión son las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea por el Brexit, y en Full Fact están actualmente dedicados a revisar docenas de frases emitidas a diario en redes sociales sobre comercio, inmigración, el derecho de membresía a la UE o la llamada 'factura del divorcio' que los británicos deberán pagar antes de irse.

Mucho de este trabajo se ha venido haciendo, hasta ahora, de forma manual. "Estamos trabajando en proyectos automatizados de 'fact-checking' que se llamarán Live y Trends", explica Hegarty, "nuestro proyecto tiene un enfoque internacional y queremos compartir nuestros estándares con dos revisores de hechos internacionales: Africa Check, basado en Senegal, Sudáfrica, Kenia y Nigeria y Chequeado, basado en Argentina".

La estación de Atocha en Madrid (EFE).
La estación de Atocha en Madrid (EFE).

López Taboada no tiene, de momento, ambiciones tan globales y se centra en resolver los problemas que le quedan más a mano, por ejemplo uno que le obsesiona es el de los trenes de cercanías catalanes, los llamados Rodalies de Catalunya, de los que siempre se dice que son los que más retrasos acumulan en todo el país.

"Decían que las infraestructuras en Cataluña eran peores y que el tren de cercanías de Barcelona se retrasaba más que el resto de España", dice López Taboada. "La realidad es que hay más retrasos en Cataluña que en la media del resto de España, pero los datos también señalan que donde hay más retrasos es en Cataluña y en Madrid, y esto tiene que ver con las urbes: número de trenes, frecuencia, pasajeros, poblacion, etcétera".

Como vemos, los sistemas se han ido sofisticando en un tiempo récord y ya son capaces de detectar algunos niveles de desinformación. Sin embargo, al 'software' aún le queda camino por delante hasta ser capaz de evitar bromas telefónicas a ministros.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios