El programa costará $347.000 millones

EEUU se lanza a construir el buque de guerra más avanzado y poderoso de la historia

Los 14 submarinos de la clase Ohio, los más grandes de EEUU, necesitan sucesor. Será la llamada clase Columbia, llamados a ser los barcos de guerra más letales jamás construidos

Foto: Renovación del USS Ohio, el predecesor del USS Columbia. (Wikimedia Commons)
Renovación del USS Ohio, el predecesor del USS Columbia. (Wikimedia Commons)

Ningún buque de guerra de la historia ha tenido ni tendrá la capacidad de matar tanta gente o incluso de acabar potencialmente con la vida humana en el planeta como lo tiene un submarino de misiles balísticos. Diseñados como el arma furtiva por excelencia, utilizan las profundidades del océano para esconderse, fuera de las rutas marítimas, solitarios y esquivos, con una única misión: la venganza. Ahora EEUU se acaba de embarcar en la construcción del que será el submarino nuclear más letal y potente del mundo.

La tarea de los submarinos de misiles balísticos es asegurar que incluso si el país que los construye y opera fuese destruido en un ataque sorpresa aún dispondría de la capacidad de responder con una represalia brutal a su atacante, destruyendo decenas de ciudades y causando millones de muertos: la lógica es que de esta manera nadie se atreverá a atacar. Sólo seis países disponen de estas infernales máquinas de venganza: EEUU, Rusia, Francia, Reino Unido, China e India, con diversas capacidades y disponibilidades.

En EEUU se ocupan de esta tarea 14 submarinos de la clase Ohio (se construyeron 18 pero 4 han sido reconvertidos en lanzadores de misiles de crucero) construidos entre 1983 y 1997 con una vida prevista de 30 años que ha sido extendida a 50. Lo que quiere decir que para la década de 2030 habrá que empezar a reemplazarlos, un programa que ya se ha iniciado y que está previsto sea el tercero más caro de la historia del armamento estadounidense. Es la llamada clase Columbia, que cuando entre en servicio a partir de 2031 serán los barcos de guerra más letales jamás construidos.

Compartimento para los misiles del USS Columbia, en plena construcción. (U.S. Navy/General Dynamics Electric Boat)
Compartimento para los misiles del USS Columbia, en plena construcción. (U.S. Navy/General Dynamics Electric Boat)

La URSS fue el primer país en construir este tipo de buques al modificar un submarino diésel eléctrico clase Zulu con un único tubo de lanzamiento a principios de la década de los 50. Desde allí realizó el primer lanzamiento de un misil balístico (un Scud modificado) desde un submarino en 1955. Pero EEUU fue el primero en desplegar un submarino nuclear de misiles balísticos con la clase George Washington, que entró en servicio en diciembre de 1959 y llevó a cabo su primera patrulla de disuasión con 16 SLBMs entre noviembre de 1960 y enero de 1961.

Los actuales Ohio son los submarinos más grandes de la marina de EEUU. Pueden operar durante 15 años sin necesidad de recargar combustible

Los actuales Ohio son los submarinos más grandes que han entrado en servicio en la marina EEUU. Disponen de dos tripulaciones que se alternan, llevan 24 misiles Trident, están diseñados para operar durante 15 años sin necesidad de recargar combustible y llevan a cabo patrullas constantes (entre 20 y 30 anuales de 70 días casa una). Típicamente cuatro de ellos están en cada momento ocultos en rincones apartados de los océanos a velocidad baja para no ser detectados y siempre listos para recibir la orden y lanzar su carga mortífera equivalente a 600 veces la bomba de Hiroshima sobre los blancos designados.

Los Ohio están dotados de sofisticada tecnología para hacerlos más silenciosos (y por tanto más indetectables), así como para escuchar a su vez y asegurarse de que no son seguidos ni localizados. Una de las tareas de los submarinos nucleares de ataque es intentar controlar y mantener a tiro a los submarinos de misiles balísticos enemigos, y por tanto éstos mantienen una constante alerta para evitarlo.

El submarino USS Illinois. (General Dynamics Electric Boat)
El submarino USS Illinois. (General Dynamics Electric Boat)

Se dice que los Ohio son excepcionalmente silenciosos a pesar de su tamaño, y sus sistemas de escucha y de defensa pasiva son los más potentes. Pero están diseñados con tecnología de los años 70/80, aunque modernizada, y su vida útil alcanzará su fin a partir de 2030. Por eso se lleva años trabajando ya en sus reemplazos: la clase oficialmente designada como Columbia, que pretende mejorar a los Ohio en todos sus aspectos, excepto quizá en el precio. Recientemente se ha firmado un contrato que pone en marcha el largo proceso de su construcción.

Así serán los submarinos nucleares Columbia

El diseño básico se ha ido llevando a cabo desde hace algunos años mediante contratos relativamente menores con gabinetes de diseño y astilleros. De hecho ya se ha cortado acero para el primero de estos buques, ya que la marina de EEUU y la británica trabajan en un compartimento común para los tubos lanzadores de misiles para la clase Columbia y para los futuros reemplazos británicos de sus clase Vanguard, que utilizan los mismos misiles Trident. Por todo ello se conocen ya las líneas esenciales de lo que serán los futuros Columbia y sus capacidades, y se tiene una estimación aproximada (y probablemente corta) del coste total del programa. Que es enorme.

El submarino nuclear de ataque USS John Warner en una prueba (delfín incluido)
El submarino nuclear de ataque USS John Warner en una prueba (delfín incluido)

Los Columbia serán más o menos igual de largos que los actuales Ohio pero tendrán un diámetro un poco mayor para poder alargar sus tubos lanzadores casi un metro; de este modo podrán acomodar misiles futuros (y más potentes). El compartimento común agrupará los misiles Trident en grupos de cuatro para un total de 16 tubos; los futuros submarinos británicos llevarán tan sólo 12. La reducción en el número de misiles se compensa con el aumento previsto en el número de cabezas de cada uno y en la mayor disponibilidad de las plataformas.

Aún con menos misiles los Columbia podrán desplegar suficientes cabezas nucleares como para destruir cualquier país del planeta

Aún con menos misiles los Columbia podrán desplegar suficientes cabezas nucleares con potencia bastante como para destruir cualquier país del planeta, e incluso para poner en marcha un ‘invierno nuclear’ según los expertos en clima. Típicamente en la misión de disuasión la estrategia es del tipo ‘conuntervalue’ (contra valor) y los blancos escogidos son no militares tratando de causar la mayor devastación a la población enemiga. Es la esencia de la llamada MAD (mutually assured destruction, destrucción mutua asegurada) y de las estrategias de disuasión.

En total se prevé construir 12 ‘columbias’ para reemplazar a los actuales 14 ‘ohios’. Para ello los nuevos submarinos estarán dotados de un reactor nuclear diseñado para durar toda la vida operativa del buque (unos 40-50 años), de modo que sea innecesaria la recarga de medio ciclo de vida de los actuales. Esta operación es cirugía mayor y deja a los ‘ohios’ fuera de servicio durante un periodo de hasta 36 meses mientras se lleva a cabo: esto aumentará la disponibilidad de sus reemplazos y abaratará el coste de mantenimiento total de la flota.

Los nuevos submarinos estarán dotados de planos de inmersión situados en la vela (la torreta que sobresale del casco) para facilitar la operación bajo el hielo, y dispondrán de planos de cola en X para mejorar la maniobrabilidad. Además se pretende incorporar un sistema de propulsión basado en un motor eléctrico de imanes permanentes, lo que elimina la necesidad de complejos (y ruidosos) sistemas de transmisión y reducción. El eje de la hélice estará diseñado para durar entre 10 y 12 años en lugar de los nueve actuales, y la propulsión será del tipo hidrojet con la hélice dentro de un escudo para reducir el ruido.

Concepto de cómo será el diseño del USS Columbia y el funcionamiento de su sistema de lanzamiento de misiles.
Concepto de cómo será el diseño del USS Columbia y el funcionamiento de su sistema de lanzamiento de misiles.

Para ahorrar se pretende equipar a los clase Columbia con sistemas electrónicos y sensores desarrollados e instalados en los submarinos de ataque nucleares clase Virginia actualmente operativos. Así en lugar de periscopio convencional se les dotará de un mástil con cámara, lo que permite situar el centro de mando fuera de la vertical de la vela. El sonar será una versión del Large Aperture Bow (sonar de proa de gran amplitud) que llevan los 'virginias', más preciso y con menos mantenimiento que los anteriores, y los sistemas de sensores, de armas y de pilotaje (con joystick) serán también adaptaciones de los ya instalados. También ‘heredarán’ el diseño de la cobertura anecoica del casco de los clase Virginia y algunos elementos de los actuales clase Ohio.

Un programa de $347.000 millones

Aunque la incorporación de estos elementos ya diseñados y probados recorte el precio final, el programa será caro; el tercero más caro de la historia después del F-35 y el sistema antimisiles balísticos, si no hay sobrecostes. Sólo la fase de diseño y desarrollo tecnológico costará alrededor de 4.200 millones de dólares (3.550 millones de euros); la construcción del primer buque se estima en 6.200 millones de dólares (5.240 millones de euros), con los demás costando al menos 4.900 millones de dólares (4.142 millones de euros) cada uno.

Al menos 3.000 trabajadores están ya dedicados a labores de diseño y construcción del primer USS Columbia

El coste total a lo largo de todo el ciclo de vida del programa hasta 2084 está presupuestado en 347.000 millones de dólares (293.305 millones de euros), aunque la marina de EEUU tiene la mala costumbre de sobrepasar sus presupuestos en una media del 27%. De hecho algunas voces han expresado preocupación: para conseguir el objetivo de poner en servicio el USS Columbia en 2031 y añadir progresivamente el resto de sus hermanos hasta 2042 la armada de EEUU deberá dedicar hasta la mitad de su presupuesto anual de nuevas construcciones a este único programa, lo cual amenaza el objetivo político del gobierno Trump de aumentar el tamaño absoluto de la flota.

Astillero de General Dynamics Electric Boat, una de las empresas que construirá el USS Columbia. (General Dynamics Electric Boat)
Astillero de General Dynamics Electric Boat, una de las empresas que construirá el USS Columbia. (General Dynamics Electric Boat)

De todas formas el trabajo ya ha empezado; en 2016 se designó a la empresa General Dynamics Electric Boat como contratista principal y a los astilleros de Newport Huntington Ingalls como subcontratistas. Ambas son los responsables de los Ohio. Al menos 3.000 trabajadores están ya dedicados a labores de diseño y construcción en estos astilleros.

El contrato recién firmado entre la marina y Electric Boat es para los trabajos de ‘Desarrollo Integrado de Producto y Procesos’, por importe de 5.100 millones de dólares (4.310 millones de euros) y sigue a uno anterior relativo al compartimento común de misiles. De este modo continúa la producción de lo que será el navío más terrorífico y letalmente armado de la historia cuando entre en servicio hacia 2031. Con el objetivo de garantizar la venganza.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios