tres recomendaciones para tres presupuestos

¿De verdad quieres un portátil? Por qué tal vez necesitas un PC de sobremesa

Algunos portátiles modernos reciben el calificativo de "irreparables". Es uno de los motivos por los que, en ocasiones, optar por una buena torre puede ser la mejor alternativa

Foto:

Mientras que parte del futuro de la telefonía pasa por los teléfonos modulares, los ordenadores son sistemas cada vez más cerrados que no se pueden ampliar y en caso de avería son difícilmente reparables. Parece una broma pesada que la web especializada iFixit haya señalado como casi irreparables el último Macbook o la Surface Pro 3. Si alguna de estas máquinas sufre un desperfecto, el susto de pasar por el servicio técnico oficial puede ser memorable.

Lea aquí: Los mejores portátiles para cada presupuesto

Los ordenadores portátiles se han popularizado tanto en los últimos años que han desplazado a los ordenadores de sobremesa, algo por otra parte lógico. Muchos acabaron completamente hartos de esas enormes y feas máquinas plagadas de cables que se vendieron como churros antes de que los portátiles dejasen de ser un lujo.

Pero la fiebre por los ordenadores portátiles también trae consigo muchos desencantos. Sobre todo entre los que a la hora de la verdad compran estos equipos y no los mueven casi nunca de su escritorio. Puede tener mucho más sentido disponer de un ordenador de sobremesa con capacidad para realizar tareas más o menos exigentes y un portátil o tableta económicos que cubran las necesidades básicas de movilidad.

(Foto: Ramón Peco)
(Foto: Ramón Peco)

Esa combinación puede resultar más rentable a corto plazo, pero sobre todo a largo plazo, que si adquirimos un ordenador portátil avanzado. También hay que tener en cuenta que aunque se suele olvidar, muchos portátiles no están pensados para un uso intensivo. Sobre todo en la calurosa España. Los sistemas de refrigeración de los ordenadores de sobremesa están mucho mejor preparados para soportar largas sesiones de trabajo.

Pero la gran ventaja de los ordenadores de tipo torre frente a los portátiles es su diseño modular. Algo que los convierte en la pesadilla de los fabricantes que apuestan por la obsolescencia programada en sus productos. Como sucede con los viejos coches de antes de la revolución que aún circulan por Cuba, casi cualquier componente puede ser reemplazado en uno de estos PC como si se tratase de una pieza de Lego.

El tamaño tampoco tiene porque ser un grave problema. Los ordenadores de sobremesa no solo existen en forma de enormes torres. También es posible adquirir modelos con un tamaño más comedido que permiten cambiar sus componentes internos con facilidad. Menos recomendables son los denominados ordenadores 'all in one' con el monitor integrado (como el iMac). Las posibilidades de ampliación de estos equipos son por lo general tan limitadas como las de los portátiles.

(Foto: Ramón Peco)
(Foto: Ramón Peco)

¿Qué hay que tener en cuenta para comprar uno?

Debido a su carácter modular no es necesario recurrir a una marca conocida para comprar un PC. Un técnico con los suficientes conocimientos puede diseñar a medida nuestro ordenador en función de las características específicas que busquemos. En estas últimas semanas se ha hablado mucho del análisis que realizó un estudio de fotografía adquiriendo un PC por piezas en Amazon por 4.000 dólares, el mismo precio que un iMac 4K. Al comparar ambos equipos el PC lograba un rendimiento mucho más potente que el Mac.

Sin embargo, los que quieran quieran evitar complicaciones técnicas lo ideal es que opten por un PC de sobremesa ensamblado por algún fabricante de confianza. Lo primero que hay que tener en cuenta es el procesador con el que cuenta el equipo. En el caso de los procesadores Intel hay que saber que los Core i7, i5 e i3 de sobremesa proporcionan un mejor rendimiento que procesadores con la misma denominación diseñados para portátiles. Al menos si ambos modelos son de la misma generación.

Un PC adquirido por piezas en Amazon por 4.000 dólares consiguió un rendimiento muy superior al del iMac 4K, del mismo precio, según un análisis

A propósito, sabemos que por ejemplo un procesador Intel Core i7-6800T es de sexta generación por la primera cifra que aparece después del guion. Si optamos por procesadores AMD, los más avanzados actualmente para los PC de sobremesa son los AMD FX. Tanto los procesadores de AMD como Intel pueden ser igualmente válidos para el uso que vayamos a darle al equipo, pero debemos tener en cuenta que la placa base de cada procesador será diferente.

Por lo que conviene informarse bien antes de optar por un procesador u otro, porque si por ejemplo queremos pasar de AMD a Intel en el futuro, o viceversa, tendremos que sustituir, además del procesador, la placa base y otros componentes. Lo que prácticamente equivale a cambiar de ordenador por completo. En esta web es posible comparar todos los procesadores de Intel y AMD.

Respecto a las placas base hay que informarse sobre la velocidad con la que trabajan, si disponen de conexiones para discos duros SATA 3 o 4 y examinar el tipo de puertos de conexión que incorporan. También es fundamental comprobar las conexiones de memoria RAM. Los módulos de memoria están entre los componentes más baratos y que mejor rendimiento proporcionan. Si pretendemos que el equipo dure muchos años, lo ideal es que en el futuro sea posible ampliar la memoria a cantidades que quizá hoy nos parezcan exageradas, como 32 o incluso 64 gigas, y que la placa sea compatible con memorias DDR4, las más avanzadas que hay actualmente.

Otro de los componentes que mejor marca la diferencia entre los ordenadores de sobremesa y los portátiles son las tarjetas gráficas. Finalmente, es importante tener en cuenta el sistema de refrigeración del equipo. Algo en lo que también juega un papel la propia caja.

Algunos PC de sobremesa tienen tecnología de refrigeración muy ruidosa. Por lo que conviene explorar opciones en las que no sea una tortura trabajar con el ordenador cuando se calienta. Una buena opción es la caja Cooler Master: Silencio 550. En cualquier caso si compramos un PC ensamblado previamente lo ideal sería intentar verlo funcionar a plena potencia para escuchar el ruido que emite.

(Foto: Ramón Peco)
(Foto: Ramón Peco)

Tres propuestas para tres presupuestos

Las posibilidades a la hora de adquirir un PC de escritorio son casi infinitas. Basta con echar un vistazo a cualquier tienda 'online' para comprobarlo. A pesar de ello, nos hemos atrevido a seleccionar tres ordenadores con configuraciones que van desde una para uso doméstico hasta otra para juegos y tareas muy avanzadas.

Los que buscan un ordenador solvente pero no tienen mucho presupuesto pueden encontrar por algo menos de 600 euros el Asus VivoPC K31CD en una de sus configuraciones básicas: con un procesador Core Intel i3-6100 de última generación, tarjeta gráfica integrada Intel HD Graphics 530, puertos USB 3.0 y USB 3.1, compatibilidad con memoria RAM DDR 4, dos ranuras de expansión para añadir componentes internos como tarjetas gráficas, cuatro bahías para conectar discos duros (admite conexiones SATA 3), y Windows 10 Home. La principal pega de este equipo es que en su configuración básica viene escaso de RAM, solo cuatro gigas, y no cuenta con una tarjeta gráfica dedicada ni tarjeta para conectarnos a redes wifi.

Como sucede con los viejos coches, casi cualquier componente puede ser reemplazado en uno de estos PC como si se tratase de una pieza de Lego

Los que busquen una máquina capaz de ejecutar tareas avanzadas, como edición de fotos y videos, pueden optar por el Dell XPS 8900. Una máquina que por 1.099 euros incluye un procesador Intel Core i7-6700 de hasta 4,0 GHz, 16 gigas de memoria RAM DDR4, un disco duro híbrido de dos teras a 7.200 r.p.m. con una caché SSD de 32 gigas, una tarjeta gráfica independiente Nvidia GeForce GTX 750 Ti, lector de tarjetas, grabadora de DVD, tres compartimentos para unidades de disco duro y dos para unidades ópticas, un total de 10 puertos USB 3.0 y USB 2.0, y cuatro ranuras de expansión para periféricos. Incorpora Windows 10 Home.

Si damos un salto más allá nos encontramos con máquinas como el HP Envy Phoenix 860-017ns por 1.699 euros. Un ordenador diseñado para videojuegos pero con una estética algo más sobria que las de otras máquinas del sector, por lo que podría usarse sin problemas para tareas profesionales en las que sea necesario un alto rendimiento. Su principal virtud es que equipa el procesador Intel Core i7-6700K de cuatro núcleos y hasta 4,2 GHz, 16 gigas de memoria DDR4, una tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 970 de cuatro gigas de memoria, un disco duro SSD de 256 gigas y otro disco duro magnético de un tera y 7.200 r.p.m., conectividad con redes wifi y Bluetooth, dos ranuras de expansión para periféricos, cuenta con espacio para otras dos unidades de disco y equipa Windows 10.

Casi sobra decir que se opte por el modelo que se opte es importante acompañarlo de buenos periféricos. No tiene demasiado sentido, por ejemplo, comprar un ordenador de altas prestaciones y usar, por ejemplo, un monitor mediocre. De hecho, la elección de la pantalla es clave en equipos de este tipo. Aunque esa es otra historia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios